¡ACOSADOS POR EL RÉGIMEN! Estudiantes venezolanos recurren a la ONU para denunciar ataques de Diosdado Cabello

DolarToday / Aug 16, 2015 @ 10:00 am

El acoso de la “revolución bolivariana” no se limita a los miembros de la oposición o a los medios de prensa nacionales e internacionales.

SERGIO N. CÁNDIDO / scandido@miamiherald.com / El Nuevo Herald

Ahora, el régimen de Nicolás Maduro busca reprimir las voces de los estudiantes venezolanos en el exterior usando métodos intimidatorios, a fin de callar una dolorosa realidad que tiene a muchos de los que salieron del país sudamericano en busca de una educación universitaria al borde de la indigencia por la negativa de otorgarles divisas.

“Si los estudiantes tenían antes miedo de decir que están pasando hambre, imaginate ahora que nos tratan como si fuéramos criminales”, dijo Carlos Moreno, coordinador mundial de la organización Estudiantes Venezolanos en el Exterior (EVE) y estudiante de Ciencias Políticas en el Salt Lake Community College de Utah.

Moreno, junto al coordinador general del grupo en España, Henrry Narveiz Sosa, han sido el blanco de lo que ellos aseguran son acusaciones infundadas y difamatorias a través de la televisión e internet hechas por Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, en su programa semanal “Con el Mazo Dando”.

Los estudiantes enviaron esta semana un documento a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Suiza en el que detallan los ataques, con la esperanza de que la comunidad internacional ejerza presión para que el gobierno venezolano cese sus acciones.

“[Las acciones de Cabello] obedecen a alguien que manifiesta un patrón de desconfianza general a tal nivel que interpreta cualquier acción de otros como maliciosa, cuya condición se agrava por las informaciones espurias que recibe del servicio de inteligencia (“sapos” en el argot popular del venezolano) lamentablemente pagado con el dinero de todos los venezolanos”, dijo Sosa a el Nuevo Herald desde la ciudad de Alcalá de Henares, donde cursa una maestría en Psicopedagogía.

MAQUINARIA REPRESIVA

Un importante funcionario de la Sección para las Américas de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos recibió el miércoles por la noche una versión digital de la carta de EVE, según confirmó Sosa. La copia física del documento arribó a Ginebra el viernes.

En el escrito, los estudiantes dan notificación de la incidencia y proveen aclaraciones para cada uno de lo señalamientos de Cabello. Además, le piden a la Oficina que incluya el tema en su agenda, el cual dicen alcanza “ribetes de persecución política”.

Durante la emisión del 11 de febrero de su resumen de propaganda política, Cabello, quien está siendo investigado por la agencia antidroga (DEA) por presuntas conexiones con el narcotráfico, identificó a Moreno como “dirigente de Voluntad Popular”, partido cuyo líder es el opositor venezolano preso Leopoldo López.

Cabello también se refirió a Moreno como “amigo” del “prófugo de la justicia” Carlos Vecchio, coordinador político de VP exiliado en Miami, quien enfrenta varias acusaciones en relación con las manifestaciones contra el gobierno de Maduro en 2014.

Por su parte, Moreno dijo que nunca habló con Vecchio, y que no tiene afiliación política con VP.

 

 

En la página web del programa transmitido por el canal estatal Venezolana de Televisión, el rostro de Sosa aparece junto al titular “EVE conspira desde España”.

En la edición del 29 de julio, Cabello calificó a Sosa de “supuesto” estudiante “muy vinculado con el Foro Penal Venezolano”.

El FPV es un una organización no gubernamental de asistencia a víctimas de violaciones a los derechos humanos al cual el chavismo se ha referido como “un frente de conspiración de la derecha,” debido a la postura del FPV frente a las detenciones de manifestantes pacíficos durante las protestas.

En la transmisión, Cabello muestra por televisión pública una foto de Sosa junto a Tamara Suju, abogada y coordinadora del FPV, “quien ha venido realizando fuertes críticas contra el Estado venezolano con el cuento de la supuesta falta de divisas para los estudiantes en el exterior”.

Cabello también dio la fecha exacta de la salida de Sosa de Venezuela y acusó al estudiante de postgrado de organizar una protesta frente al Consulado General de Venezuela en Madrid.

“Desconozco el motivo que lo impulsó a realizar ese tipo de señalamientos en mi contra, pues nunca lo he aludido ni mencionado en ningún comentario, reflexión u opinión que haya podido hacer sobre la actual crisis sin precedentes que vive en este momento nuestro país”, dijo Sosa. “Cuando me enseñaron el vídeo publicado en YouTube confieso que me dio mucha risa pues pensé que se trataba de una broma”.

 

 

Expertos de las Naciones Unidas y del Sistema Interamericano de Derechos Humanos han llamado la atención al ataque sistemático contra activistas y defensores de derechos humanos a través del programa televisivo semanal de Cabello “con el aparente fin de intimidarlos”.

“Exhortamos a las autoridades venezolanas a cesar inmediatamente los ataques contra defensores de derechos humanos”, dijeron en un comunicado emitido el 22 de julio.

“Los defensores de derechos humanos y las organizaciones de la sociedad civil deben estar en capacidad de llevar a cabo su trabajo en materia de derechos humanos y cooperar libremente y con seguridad con los mecanismos internacionales y regionales de derechos humanos sin temor a intimidación y represalias”.

LA CRISIS DE DIVISAS

De acuerdo a datos de EVE, un 70% de los 18,000 estudiantes venezolanos en el exterior que dependen del visto bueno del gobierno chavista para poder convertir sus propios bienes a dólares o euros, y así costear el precio de su formación universitaria esperan desde hace más de dos meses por una respuesta a sus solicitudes.

De ellos, alrededor de 10,000 cursan estudios en Estados Unidos — cerca de 4,000 se encuentran en Florida.

Debido a la crisis económica y a los estrictos controles de cambio, el dólar en el llamado “mercado negro” ha quebrado la barrera de los 600 bolívares. Esto limita seriamente las opciones de los estudiantes y sus padres que deben conseguir la moneda extranjera por vías oficiales.

Varios de estos estudiantes se encuentran al borde de la indigencia, viviendo de prestado y trabajando ilegalmente para tratar de no perder su estatus migratorio, su dinero y el tiempo invertido en una carrera.

“Me tocó trabajar lavando vasos en una disco, pasar frío entregando flyers para que la gente entre a las discos, en fin, trabajar duro para poder sobrevivir a esa primera negación”, dijo Andrea Balzán, una joven venezolana de 26 años que cursaba hasta hace unos meses su maestría en Dirección de Restaurantes y Hotelería aplicado al Turismo en la Universidad de Alicante.

Hoy Andrea vive en Kendall, con su hermana Astry, esperando poder retomar los estudios una vez tramitada su residencia. En España, ella dice que la situación se volvió insostenible, y volver a Venezuela no era un opción, ya que su madre recibió amenazas por los reclamos de sus hijas al Cencoex.

“Desde el momento en el que se hizo pública nuestra opinión, nuestro rostro, eso nos convertía en un blanco fijo,” dijo Andrea.

 

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*