¡ASESINOS! Guardia Nacional, los uniformados con insignia criminal para azotar en protestas

Dolar Today / Jun 22, 2017 @ 4:00 pm

¡ASESINOS! Guardia Nacional, los uniformados con insignia criminal para azotar en protestas
CAR123 - CARACAS (VENEZUELA), 31/05/2017 - El foto-periodista colombiano de la Agence France Presse (AFP) Luis Robayo (c) forcejea por miembros de la Guardia Nacional Bolivariana durante una manifestación hoy, miércoles 31 de mayo de 2017, en Caracas (Venezuela). La Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) de Venezuela impidió hoy con chorros de agua y gases lacrimógenos que la marcha convocada por la oposición llegara hasta la Cancillería, ubicada en el centro de Caracas. EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ

La tarde del lunes un grupo de personas caminaba apresuradamente, como huyendo de algo, más bien corrían. Se habían escuchado varias detonaciones y una humareda blanca cegaba la vista y producía asfixia. Ya sabían lo que estaba pasando, pero trataban de que no los alcanzara. Se observaba la bandera tricolor, se escuchaban consignas y gritos desaforados pidiendo libertad.

Algunos que estaban asfixiados por la humareda huyeron por la avenida Orinoco de Las Mercedesotros siguieron en resistencia en el Centro Venezolano Americano (CVA), situado en la misma zona, para continuar el llamado de la oposición nombrado “Todos a Caracas”. Aquellos uniformados de verde, con arma en mano y equipos antimotines rondaban y acechaban por los alrededores, como buscando una presa, un objetivo, a quien dominar.

Los incautos que salían de sus trabajos, de sus clases, de sus labores varias o de su vivienda fueron algunos sometidos al lado amargo de la impudicia y de la impunidad, con rostro de Guardia Nacional (GN). Seis efectivos a bordo de motos se aprovechaban del efecto que generaban las bombas lacrimógenas en los transeúntes para aplicar su autoridad y apropiarse de lo ajeno.

Mujeres y hombres fueron despojados de sus pertenencias, mientras unos los sometían, otros aprovechaban para llevarse teléfonos, dinero en efectivo u otros y luego se repartían el botín. Estaban desaforados llegaron hasta un puesto de perros calientes de Las Mercedes y se apropiaron de las pertenencias de las personas que consumían en el lugar. Sin pudor, ni una pizca de remordimiento, valiéndose del casco y máscaras antigases que cubrían sus rostros.

El Cooperante.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*