¡AUN ESTÁS A TIEMPO DE RECTIFICAR! Carta de un compañero de armas al General Padrino Lopez

@DolarToday / Apr 18, 2017 @ 10:00 pm

¡AUN ESTÁS A TIEMPO DE RECTIFICAR! Carta de un compañero de armas al General Padrino Lopez

Ciudadano

GJ VLADIMIR PADRINO LOPEZ

Ministro del Poder Popular para la Defensa

Caracas, 18 de abril de 2017.

Estimado Vladimir

Esta noche cuando estés a punto de cerrar las puertas de tu despacho en el 5to piso probablemente tendrás la oportunidad de disfrutar o sufrir ese lapso que llaman “la soledad del jefe”. Ese momento en que se enfrentan los lideres antes de un momento crucial. Un momento de decisiones. Realmente no te envidio la posición.

Después que se hayan despedido tus subalternos a continuar haciendo eso que llaman los “arreglos para” antes de que las tropas empiecen a avanzar desde la posición de ataque (PA) para cruzar la línea de partida (LP), esa película empezará a pasarte completa en el rellano de tu cómoda butaca. Ese momento lo vivieron otros jefes que históricamente han pasado a la historia por lo acertado de sus decisiones. Son los grandes líderes militares que franquearon las puertas de su profesión para trascender en la inmortalidad de la institución original, más allá de la patria y de la historia.

Una cosa es el plan que ya adelantaste en tus declaraciones públicas cuando expresaste “lealtad al presidente Maduro” y otra cosa es la realidad cuando las tropas bajo tu mando empiecen a reprimir al pueblo en la calle. Allí se iniciará eso que llamamos en Los Pinos, una Secuencia de las Acciones del Comandante y su Estado Mayor, para tomar decisiones en tiempo real, dictar órdenes a tus subordinados y ejecutar las acciones en el campo de batalla. Es el momento en que tu JEM te informará como va avanzando en magnitud la marcha de la democracia, cual es el estado del despliegue operativo de las tropas en toda Venezuela y el control de daños correspondiente, cuando las primeras posiciones defensivas del enemigo (el pueblo en la calle) empiecen a resistir.

Heridos, detenidos, deserciones dentro de las fuerzas militares, daños a la infraestructura, estrés nacional e internacional y lo más grave, muertos atribuibles a la represión de los militares, los paramilitares de las milicias y los colectivos y otros delincuentes alentados oficialmente. Todo eso en vivo y en directo, recogido por la prensa global y las redes sociales. Esa película te pasará completica en los veinte minutos que tardaras en cerrar tu oficina, hundido en tu soledad, la que te acompañará a partir de hoy sea cual fuere la decisión que tomes, mientras el guardia de comando te trae un guisquicito para aliviar la tensión.

Cordura personal, equilibrio profesional, ponderación familiar, mesura institucional y acatamiento a la Constitución Nacional (la única a la que le debe lealtad un militar) deberán pasar en algún momento por tu mente y el juramento que hiciste a Dios y a la república en presencia de la bandera de “defender la patria y sus instituciones hasta perder la vida”, antes de montarte en el carro oficial y arrancar para tu casa a dormir.

Si es que duermes hoy. El único de la nomenclatura oficial en el entorno inmediato al presidente Maduro, que no tiene sindicación por narcotráfico, terrorismo, corrupción y violaciones a los derechos humanos eres tú. El resto, iniciando por el vicepresidente, el 1er vicepresidente del PSUV, el ministro del interior, el comandante General de la guardia nacional y el jefe del SEBIN presentan expedientes globales por aquellos morbos, por los que responderán oportunamente cuando esto termine. Porque esto va a terminar y eso tú también lo sabes.

Eso también debe cruzarte en algún momento por el pensamiento.

Hay elementos a la mano para apelar a tu criterio profesional y a tu juicio institucional en este momento delicado de la patria, de la nación, de la constitución y de la institucionalidad. Recuerdas esa cesta de navidad que recibiste en un diciembre como el anterior, mientras convalecías de tu operación realizada en Brasil y no en Cuba y no tocaste nada de las delicadas exquisiteces que te enviaron desde el Caribe, como te lo

recomendaron…no vaya a ser. Así como esos puros Cohiba primorosamente empaquetados en su cajita de madera, los vinos exquisitos, la cara champaña y los rones añejados que le hacían guarnición al inmensojabugo que presidía la cesta fueron a parar a la candela ministerial para evitar…no vaya a ser.

Te recomiendo de infante a infante, procesar todas las informaciones que vayan llegando a tu puesto de comando (PC) mientras las tropas constitucionales combaten contra la gente en la calle y la reprimen los paramilitares inconstitucionales de las milicias y los colectivos, manejar todas las formas de acción (FA) operativas, compararlas en el orden político, histórico, global, constitucional, familiar y personalmente, y finalmente tomar una decisión que trascienda.

Los viejos tiempos de la a Academia Militar de Venezuela decían de formar “hombres dignos y útiles a la patria”, en la Escuela de Infantería te remacharon aquello de “ana karina rote aunicon paparoto mantoro ito to manto” (solo los infantes combatimos las demás armas nos apoyan), en la Escuela Superior del Ejercito te hicieron un Oficial de Comando y Estado Mayor con toda la visión para ser un verdadero Comandante de Tropas, de aquellos para quienes la prioridad es el cumplimiento de la misión y el bienestar de sus hombres; y finalmente, el Curso Superior de la Defensa te enseñó la interacción de los civiles y los militares para garantizar la seguridad de la nación.

Todos esos niveleste enseñaron a tomar decisiones para la seguridad y la defensa de la nación. Allí no aparece ninguna revolución, ningún Chávez y mucho menos la lealtad a algún Maduro.

Finalmente, Vladimir, aún mantengo la expectativa de la reflexión en tus decisiones, de un infante a otro infante, para el día de mañana 19 de abril de 2017.

Tú verás, con tu decisión, si agarras a Nicolás del brazo, como Francisco Salias y lo llevas al cabildo de esta gran asamblea que se dará mañana en todas las calles de Venezuela o simplemente también te vas como se fue Vicente Emparan.

Ojalá que ese guisquicito te ilumine.

Con la cordialidad de un infante para otro infante,

ANTONIO MARIA GUEVARA FERNANDEZ

Coronel de Infantería

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*