Carnicerías en jaque mate por falta de insumos y precios regulados: “A los carniceros nos están quebrando”

DolarToday / Mar 28, 2015 @ 8:00 am

Carnicerías en jaque mate por falta de insumos y precios regulados: “A los carniceros nos están quebrando”

Andry Vergel, propietaria de una venta de carne, asegura que el sector no puede trabajar con las regulaciones de precios. Ayer la mayoría de los negocios ubicados en el Mercado Coritos permanecieron cerrados. Los pocos que abrieron no tenían nada que ofrecer

Daniela García /  dgarcia@laverdad.com / La Verdad

Una hoja blanca en la que se leía la frase “Tenemos Patria”, era lo único que había ayer en el refrigerador de una de las tres carnicerías que estaban abiertas en el Mercado de Coritos, en el sector Los Haticos, parroquia Cristo de Aranza.

En los otros dos comercios abiertos no había nada en las neveras, ni siquiera avisos que alertaran sobre la falta de carne, el vacío hablaba por sí solo. El resto de los establecimientos dedicados a la venta del rubro simplemente mantenía las santamarías abajo.

“Nos están quebrando”, alertó Nancy Manchego, vocera de los vendedores de Coritos. Advirtió que el sector no puede trabajar con la regulación de precios impuesta por el Gobierno. “Nos duele ver salir a la gente con una lata de sardinas en las manos”.

Andry Vergel, propietaria de una carnicería, aseguró que esta semana el gremio decidió no abrir los negocios como medida de protesta en contra de las sanciones de la Superintendencia para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (SUNDDE).

“Nos aplican multas de hasta 300 mil bolívares y además de eso nos obligan a vender las reses a precio regulado, cuando en realidad uno las compra más caras. Ahí uno pierde el doble, porque está la pérdida de la mitad del precio de la res y la pérdida por la multa. Así nos están quebrando”.

Explicó que los proveedores les despachan cada kilo del alimento al menos en Bs. 200, un monto más alto que el establecido (Bs. 195), por lo que los comerciantes no pueden ofrecerlo al público según lo estipulado por las autoridades (Bs. 220 el corte de primera), pues no tendrían beneficio alguno.

Las cuentas

“Si compramos el kilo de carne en 220 bolívares, no podemos venderlo en 220 bolívares”, explicó Ramón Ortega, vocero de los carniceros de Coritos. Estimó que cada kilo del corte tipo A debe expenderse en 440 bolívares para tener una ganancia.

“Nosotros debemos pagarle a un deshuesador que nos cobra 500 bolívares por cada res, tenemos que pagar transporte, cancelarle a los empleados y comprar bolsas. Además de eso los equipos están caros y cada hoja de sierra nos cuesta dos mil bolívares y no dura nada”.

Recordó además que hay partes de las reses que prácticamente deben reglarse y otras que se pierden, como los casos de los huesos blancos, las costillas y las grasas; por lo que los carniceros tienen que sacar el beneficio de los cortes que sí tienen salida.

“Nosotros vendemos fuera de lo regulado, porque compramos fuera de lo regulado. Tenemos necesidades de trabajo, familias que mantener, por eso estamos aquí. No pueden tratarnos de especuladores porque nosotros somos los especulados”.

Instó al Gobierno a sentarse con los ganaderos y los distribuidores para analizar los precios del rubro. “Ellos tendrán sus razones y explicaciones de por qué están vendiendo fuera de regulación. A nosotros no deben castigarnos cuando somos el último eslabón de la cadena”.

Apoyo

Lester Toledo, diputado del Consejo Legislativo del Estado Zulia (CLEZ), visitó ayer el Mercado municipal Coritos, desde donde hizo un llamado a los gobiernos nacional y regional para que escuchen los reclamos de los comerciantes.

“Los carniceros compran el producto en canal en 220 bolívares por kilo, pero después vienen los fiscales -de la SUNDDE-, que no saben nada de economía, a obligarlos a vender a los mismos 220 bolívares, así los están quebrando”, denunció el parlamentario regional.

El dirigente de Voluntad Popular recordó que los pequeños comerciantes “también son pueblo”, por lo que merecen soluciones a sus problemas. “Ellos necesitan tener una ganancia para poder mantener sus familias y pagarle a sus trabajadores”.

Toledo agregó que las dificultades que enfrentan los carniceros son las mismas que afrontan los vendedores de víveres, de cauchos y del resto de los productos, y son causadas por las distorsiones económicas provocadas por las políticas del Gobierno.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*