¿MUD complice de fraude? La carta de Eric Ekvall a Roberto Picón que todo Venezolano debe leer

Editor / Jul 29, 2013 @ 9:03 pm

Carta Abierta de Eric Ekvall a Roberto Picón

Roberto,

Me he abstenido de comunicarme contigo a partir del momento en que tú con tu aliado Juan Mijares hicieron lo imposible para bloquear el acceso de directivos de Esdata y Votolimpio a Henrique Capriles y los directores del Comando Venezuela en junio del año pasado.
Fue en ese momento cuando empecé a darme cuenta de que no eras ni un ingenuo, ni carecías de la información correcta y veraz para formarte una opinión más, y que no estabas dispuesto de ninguna manera a escuchar argumentos fundamentados que no cuadrasen con tus doctrinas. A lo largo de los meses después del 7O pensé que quizás era posible que recapacitaras, en vista del flagrante fraude perpetuado en esas elecciones, pero no, seguiste con tus gríngolas bien apretadas, cogiendo la línea hipócrita y colaboracionista de La Colina y buena parte de la MUD.

Te escribo ahora por que es conveniente para personas serias, pensantes y que dicen tener algo de ética y moral, considerar las consecuencias de sus decisiones, sus acciones y sus palabras. Tú que has escogido ser siervo y portavoz de un grupúsculo político llamado MUD, que no maneja sino sus intereses personales y partidistas/colectivos, mereces entender con qué clase de gente te has metido.

“Politics, como reza el refrán gringo, makes strange bedfellows.” O, hasta más relevante en tu caso me viene la frase Sir Walter Scott, famoso poeta escocés del siglo XIX: “Oh what a tangled web we weave, when first we practice to deceive.” (“Qué intrincada red tejemos cuando escogemos el camino del engaño”)

En el foro celebrado por ustedes de la MUD y La Colina la semana pasada, tú fuiste la persona que intentó evadir las preguntas del doctor (médico cirujano) Alberto Zambrano, preguntas cuya intención era esclarecer las contradicciones entre lo que todo el mundo entero reconoce, es decir, el fraude descomunal que logró invertir los resultados de las últimas dos elecciones presidenciales, y la actitud de avestruz de la MUD en relación con este tema.

A raíz de las insistentes intervenciones de Zambrano, quien cuenta cómo fue perseguido por los esbirros cibernéticos del G2 cubano y el SEBIN en el escalofriante escrito abajo, fuiste tú quien le preguntó a Zambrano con desdén si era un “enviado de Ludwig Moreno”, ¿no es cierto?

Tú niegas sistemática y airadamente la posibilidad de que hubiese fraude en estas elecciones. Dices que — aunque hayas estudiado el informe (que comprueba la tesis de fraude electrónico) que MM Febres Cordero y Bernardo Márquez presentaron en manos propias a Henrique Capriles a pocos días del 7O, — no puedes coincidir con sus conclusiones porque no estás de acuerdo con su “metodología”. Pero no ofreces una metodología alternativa, ni intentas siquiera demostrar las supuestas fallas en la metodología de ellos.

Además, tú y tus colegas intentan pasar por alto las demoledoras conclusiones que salieron a la luz pública durante la rueda de prensa convocada (con mucha renuencia, pareciera) por Ramón Guillermo Aveledo el 3 de abril, cuando por un error por parte del representante del PSUV frente al CNE se descubrió que el PSUV tenía las claves secretas y por ende acceso privilegiado al sistema operativo de todo el sistema de computación del CNE.

Si la capacidad comprobada del partido del gobierno para manipular resultados electorales electrónicamente no constituye fraude electoral en el sentido más descarnado de la palabra, te invito a que me corrijas.

Me he cansado de darte el beneficio de la duda, Roberto. Al leer qué le pasó a Zambrano después de hacerte unas preguntas incómodas la semana pasada, no puedo sino concluir que tú trabajas únicamente en función de tus propios intereses, seguramente en función de los de tu empresa, y posiblemente en la de tus ambiciones de poder, de figurar, y no en función de los intereses de las fuerzas democráticas, la inmensa mayoría de los venezolanos.

Roberto, admítelo o no, tú trabajas para los intereses del régimen castrista que está ahogando a tu país!

En ese sentido te agrego a la lista de personas que considero como traidores a la causa democrática, como lo son tu colega Juan Mijares, y tus colegas de la comisión técnica de la MUD: Mario Torre, Enrique Márquez, Vicente Bello, y no olvidemos el truhan mayor de la pandilla, Felix Arroyo.

Cuando en la primera semana de junio del año pasado tú yo yo nos sentamos a conversar en tu casa, después de conocernos en el foro sobre fraude electoral patrocinado por El Nacional el 23 de mayo, te pregunté como aliado, de manera muy directa, como es mi estilo, si tenías vulnerabilidades personales, políticas, familiares, empresariales. Es decir, si eras chantajeable. Lo que los gringos llaman “candidate opposition research”.

Quería saber si el régimen tenía con qué extorsionarte, torcerte el brazo, desviar tus esfuerzos y así confundir a la gran masa democrática de este país que esperaba tanto de su candidato Henrique Capriles. Una pregunta importante, porque en ese momento tú fungías como el gran experto y asesor de Capriles en materia de defensa del voto.

Y fuiste muy sincero conmigo, por lo menos durante esa primera visita. Me dijiste que tenías una empresa de venta y distribución de servicios y productos de alta tecnología, la cual tenía clientes o buscaba clientes en el sector público. Me hablaste de la Hacienda la Vega en el oeste de Caracas, que es o era propiedad de familiares tuyos, y que estaba sujeta a amenazas de expropiación por parte del régimen, y que habías sido muy activo en defensa de ella.

Recordarás que al final de la conversa, que duró unas 2-3 horas, te deseé mucho juicio y mucha suerte en tu trabajo. Lo hice porque ya temía, partiendo de la premisa que en ese momento actuabas y hablabas de buena fe, que era posible que en algún momento pudieras estar expuesto a las presiones del régimen, presiones que a lo largo de los años tantos políticos de la oposición no han sido capaces de resistir.

Partiendo otra vez de la premisa de que hablabas de buena fe, y de que estabas inocentemente equivocado en torno al fenómeno del fraude, no puedo sino concluir que en estos últimos tiempos sí te torcieron el brazo, que es posible que lograron convencerte que la seguridad de tu familia, tus bienes, tu carrera y tu futuro eran más importantes que develar el secreto mejor guardado de los últimos 15 años: la implantación por parte del régimen, tutelado por los cubanos, de un sofisticado y multifacético sistema de fraude electoral, como bien lo está demostrando y documentando el General retirado Carlos Julio Peñaloza en su blog puestodecombate.org.

Y si este es el caso, tu manera hoy de actuar y hablar tiene mucho sentido.

Pero si no parto de esta premisa, Roberto, la que te define como una persona malinformada, quizás algo inocente, tengo que concluir lo peor. Que tú, una persona inteligente (aunque un poco pendejo, como te describen tus antiguos compañeros de estudios en el Colegio San Ignacio), aunque muy fácilmente manipulable por figuras autoritarias, ya sean eclesiásticas o políticas, hayas sido reclutado por grupos con desmesuradas ambiciones de poder para promover un proyecto político oscuro, hipócrita e inmoral.

Si fuiste un pendejo bien intencionado que en algún momento recibió una oferta que no podía rechazar, como dicen en la Mafia siciliana, o bien estabas jugando un doble juego, no lo sé.

Pero partiendo de la mejor premisa, la primera, tenías la opción, Roberto, como tiene todo político, de decirles que no, y retirarte de la arena. Al político opositor sujeto a presiones del régimen siempre le quedan tres opciones cuando se le hacen esas propuestas indecentes. La primera propuesta puede ser: “Si no dices y no haces las cosas así, sabemos donde están tus hijos, tus cuentas bancarias, tus propiedades, y sabemos donde y cómo joderte” Esto es el garrote. O la segunda puede ser así: ”Si haces y dices las cosas así, te pagamos un millón de dólares.” Esto es la zanahoria. O aceptas la zanahoria o sigues tu curso, el que te dicta tu sentido ético, tu conciencia, y te espera quizás el garrote.

¡Qué terrible dilema para una persona honrada! El resistir puede precipitar terribles consecuencias. Si no lo crees, pregúntales a María Corina Machado, Oscar García Mendoza y su hermano Germán García Velutini, o a Marcel Granier y Rafael Alfonzo Hernández.

Para una persona no tan honrada, la segunda opción puede constituirse en el sueño de una vida. Pregúntalo a buena parte de los políticos de la oposición.

Pero hay una tercera opción, para gente honrada pero quizás algo pendeja y timorata. La de rendirse y retirarse del juego de una vez. Para un parlamentario, por ejemplo, significaría renunciar a sus ambiciones políticas. Para un empresario, dejar de luchar para salvaguardar su patrimonio. Pero para un técnico como tú, sería más fácil. ¿Qué tienes que perder? Te retiras de la política, y vuelves a tu empresa. Y esta hubiera sido una buena opción para ti, Roberto, suponiendo que eres más pendejo que oportunista.

He tomado mucho de tu tiempo, y no hemos llegado aún al plato fuerte, que es relato de Alberto Zambrano. Léelo. Y luego mírate en ese espejo. No me digas que te sientes orgulloso de pertenecer a y ser protegido por semejantes delincuentes.

Oh what a tangled web we weave, when first we practice to deceive.

Saludo cordial,

Eric Ekvall

Reflexiones del Dr. Alberto R. Zambrano U.

A quien le pueda interesar
A LA OPINION PUBLICA
Buenas tardes: la presente es para denunciar la terrible violación a mi privacidad de la que he sido víctima, mi cuenta principal de twitter fue comprometida por delincuentes cibernéticos que se dieron a la tarea de borrar mis seguidores y la gente a la que sigo, tras un rudimentario proceso de recuperación, vagamente puedo mantener el control de la misma, hago una invitación a todos los que seguían la cuenta @albertozambrano que sigan esa cuenta y junto con ella la cuenta @neumotisiologia.
Todavia me encuentro en fase de recuperar el control absoluto de mi cuenta, por lo que os invito a seguirme y hacer mention sobre esta franca violación a la privacidad que tiene como objeto callarme en vista de que en las últimas semanas denuncié el comportamiento de personas en la Mesa de la Unidad y luego de mi controversial participación en un foro organizado por el grupo la colina en cual señalé la ineptitud con la cual estos técnicos representan la oposición ante el CNE, sacándolos de sus casillas y produciendo respuestas fatuas, aireadas, e incoherentes.
Adjudico este ataque cibernético a gente de la oposición que castiga la disidencia, lo terrible del asunto es que disfrazan sus fechorías cambiando el nombre de mi cuenta a “viva chavez” y usurpan mi identidad usando la etiqueta “tropa”
HECHOS
Todos mis tweets relacionados con el tema de la alcaldía de caracas fueron borrados.
Todos mis tweets sobre mi participación en el foro organizado el dia miercoles 17 fueron borrados
Todos mis tweets relacionados con denuncias futuras y la problemática de la candelaria fueron borrados.
Todos mis tweets relacionados con el colaboracionismo opositor fueron borrados.
Para la fecha de publicación de esta nota, se borraron de manera sistemática centenares de tweets en los cuales expresaba estas denuncias, preservaron sólo los tweets anteriores al foro y el día en el que comencé a denunciar la macolla que hay por las concejalías en el norte de la ciudad de caracas.
NO ES COINCIDENCIA, ES PRODUCTO DE UNA ACCION DELIBERADA DESTINADA A SILENCIARME, dirigida tanto por gobierno como oposición.
TENGO MÁS DE TRES AÑOS CON MI CUENTA TWITTER
más de 30.000 tweets, casi 1000 seguidores (el hackeo los redujo a cero), y siempre criticando al gobierno, no me había ocurrido nada hasta que comencé a criticar a la oposición dentro de la misma oposición.
Lo que me sucedió puede ocurrirle a cualquiera de vosotros. Estamos ante la presencia de un régimen criminal que pacta con la oposición para callar la disidencia.
Agradezco a todos aquellos que se solidarizaron conmigo, colegas, amigos, familiares, organizaciones no gubernamentales y asociaciones civiles que han mostrado por diferentes canales de comunicación su solidaridad ante este atropello contra mis derechos humanos.
Nada de esto me va a detener, nada de esto me va a amedrentar, Alberto Rafael Zambrano Urquiola NO NEGOCIA con terroristas, ni da su brazo a torcer. Cuando me atacan.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*