¡PARA AQUELLOS MADURISTAS QUE AÚN CREEN EN NICOLÁS! Carta abierta de un Economista: ¿Quién le pone el precio al Dólar Paralelo?

@DolarToday / Jun 20, 2015 @ 7:00 am

¡PARA AQUELLOS MADURISTAS QUE AÚN CREEN EN NICOLÁS! Carta abierta de un Economista: ¿Quién le pone el precio al Dólar Paralelo?
Por si acaso, juro nuevamente que no tengo ningún vínculo ni interés en defender para nada a DolarToday, y que solo trato de poner las cosas en su lugar.Los del Gobierno, de Maduro para abajo, en forma reiterada despotrican contra el monstruo maligno que desde Miami inventa el valor diario del DolarToday para fregar y hundir en el caos al país. Igualmente echan a DolarToday la culpa de todos los males que nos aquejan, y mantienen una feroz cacería contra éste, pero no han podido agarrarlo (lo que sí han logrado hacer con otras páginas web que también publicaban el cambio del $), por lo que el ogro malvado ha podido sobrevivir, haciendo que el Gobierno se muerda el ombligo. Si uno los oye y les cree, juraría que si encanan a ese peludo troglodita mayamero, pasaremos a ser una Suiza tropical, toda una potencia económica, pero ¡lástima que no le han podido echar el guante!, porque por su culpa seguimos pelando.En mi anterior artículo traté de explicar lo que realmente hace DolarToday, y el por qué de los altos valores que ha alcanzado el $ paralelo.Hoy hago algo de historia sobre el comportamiento del $ paralelo, insistiendo para que se vea claramente que su alta cotización no se debe al engendro de Miami, ni al malvado imperio encompinchado con malucos pelucones, sino a simples hechos económicos naturales y lógicos que, de paso, tienen en buena parte su origen en las acciones del Gobierno. Veamos.Entre el 31-julio-2010 y el 31-julio-2012, el $ paralelo pasó de 8,38 a 9,42, aumentando solo 1,04 Bs., el 12,4% en ¡dos años! Obsérvese lo muy lentamente que subía.Hasta ese mes de julio 2012, además de lo que se daba por Cadivi a 4,30, cifra que no tengo, pero que era cuantiosa, el Sitme adjudicaba (léase regalaba), a 5,30 unos 50 millones de dólares diarios. Repentinamente esa cifra bajó a 15, dejando una reverenda hueca de 35 millones diarios, por lo que el $ paralelo cambia completamente la tendencia que traía, de una subida muy moderada como se ilustró en el párrafo anterior, a una loca carrera alcista, y se dispara hasta llegar a 17,42 a fin de ese año, un aumento del 108% en 5 meses, que no tuvo nada de ficticio o irreal, sino que fue totalmente lógico y previsible.

Como se ve, la fuerte subida del $ comienza por una razón muy sencilla: el violento recorte de los dólares que el Gobierno daba al sector privado, que hizo que muchos de los “recortados” fueran a buscarlos al paralelo, aumentando copiosamente la demanda de dólares en ese mercado, que carece de una oferta significativa, pues es claro que en este país solo el que necesita imperiosamente bolívares vende sus dólares, así llamen a los que no los venden apátridas, pitiyanquis y bemba e’ perros.

No quiero abrumarlos con cifras, de las que además, por la inaudita y vagabunda práctica que tiene ahora el BCV, alcahueteada u ordenada por el Gobierno, de no publicar lo que no le gusta, carezco en buena parte, por lo que me limitaré a decir que el recorte de los dólares que se entrega al sector privado, viene en aumento continuo desde el 2012, potenciado ahora fuertísimamente por la caída de los precios petroleros, al punto de que según estimaciones medio burdas mías, hoy se están dando a ese sector (empresas y personas) menos de una cuarta parte de lo que se le daba en el 2012, disminución que ciertamente tiene visos dramáticos.

Ello por supuesto ha generado un gigantesco aumento de la demanda en el paralelo, frente a su escuálida oferta. Entonces, ¿cómo quiere el Gobierno que no siga subiendo sin parar el $? Y ojo, la demanda no sube solo por el recorte en la entrega de los dólares a los privados, sino también por otros factores como la absurda mega inyección que hace el BCV de dinero inorgánico, que además de la fea inflación que causa, llena el bolsillo de mucha gente con bolívares que van a presionar a ese $ paralelo; la desconfianza que se ha sembrado sobre el país, que cohíbe la inversión nacional y extranjera; el gentío que se está yendo, que vende sus cosas y lo que obtiene lo cambia por dólares; etc.

Cierro entonces el tema, en la seguridad de que queda claro que el $ paralelo no es un invento de DolarToday, sino una realidad generada por la situación económica del país, creada por los que les conté.

Creo que ya es hora de que Maduro, y el Gobierno en general, dejen de estar buscando culpables chimbos de todas las penurias que padecemos pues el país ya se está desesperando.

herbert_hudde@yahoo.es 

El Universal

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*