CON ESTE INCAPAZ TODO ESTARÁ PERDIDO: La última oportunidad del Petróleo

@DolarToday / Apr 5, 2015 @ 8:00 pm

CON ESTE INCAPAZ TODO ESTARÁ PERDIDO: La última oportunidad del Petróleo
La historia de Venezuela ha estado ligada al petróleo desde tiempos muy remotos, cuando el bitumen se utilizaba para calafatear navíos. Pero es con los albores del siglo XX cuando comienza a asomar el potencial de una industria que terminaría por convertirse en eje de la vida del país. Para bien y para mal.En nuestro intenso siglo pasado, intelectuales de elevada talla como Arturo Uslar Pietri y Juan Pablo Pérez Alfonzo, hablaron de aquello que para algunos era una bendición y para otros, todo lo contrario. Uslar con su histórico artículo “sembrar el petróleo”, el cual hemos citado desde esta tribuna en diversas oportunidades y que nos dejaba un alerta sobre cómo proceder ante esa riqueza súbita.

Pérez Alfonzo sí fue bastante más escéptico con aquello del excremento del diablo, recordándonos que el codiciado recurso podía volverse en nuestra contra.

Lo cierto es que ya nos encontramos en la segunda década del siglo XXI, una centuria trepidante, don de las realidades mundiales cambian con una velocidad vertiginosa y en la cual de poco sirven muchos conocimientos que se consideraban de vanguardia hace apenas unos lustros.Esto es particularmente cierto con respecto al petróleo. Los grandes cerebros del mundo se preocupan –y se ocupan- del asunto energético de una manera que contribuye a modificar realidades en lapsos más breves de lo que pueden ser asimilados.

Nos referimos a nuevos actores en la industria petrolera internacional. Productores que hace unos años no existían y que hoy cambian las correlaciones del mercado. También existen nuevas tecnologías. A decir verdad, la avasallante industria petrolera nunca deja de actualizarse y de superarse a sí misma, con lo cual marchamos de sorpresa en sorpresa en cuanto a las posibilidades para extraer y procesar el crudo en el mundo entero.

Sirva toda esta introducción para dejar aquí nuestro alerta sobre el cambio de contexto que enfrentamos como proveedor de petróleo, ya que ahora estamos ante un mercado muy distinto al de hace cinco años. Y a todos los venezolanos nos interesa que nuestra industria sea competitiva.

Estamos sentados sobre las mayores reservas mundiales de crudo, y eso es un motivo de orgullo, para qué negarlo. Pero lo cierto es que esos barriles están allá abajo y mientras no estén arriba, no sirven de mucho.

Mientras nos tardamos en extraerlos, el mundo avanza hacia la búsqueda de energías alternativas, como los vehículos eléctricos, hacia nuevas formas de llegar a yacimientos petroleros que antes se consideraban inalcanzables y hacia nuevas formas de procesamiento de crudos que no tienen la mejor calidad.
No es tampoco para bajar la Santamaría y decirle al último que apague la luz. Muchos países dependerán aún por décadas del combustible fósil y lo que está sucediendo es que los mercados se desplazan. Unos consumidores se alejan mientras aparecen otros.

Pero esto indica que debemos estar preparados para las nuevas oportunidades. Que se impone inversión y actualización tecnológica. Que es necesario el personal mejor calificado para poder dar la competencia a nivel mundial. Que hay que saber de ventas, de mercadeo, del nuevo mapa del consumo mundial. La realidad ha cambiado y hay que asimilar la nueva para poder sacar provecho de las oportunidades que aún existen y de las nuevas que surgen.

Aquello de que Venezuela es un país monoproductor y monoexportador sigue siendo tan cierto como cuando lo aprendimos en la escuela. No escuchamos a Uslar Pietri y aún estamos lejos de tomar en serio a Pérez Alfonzo.

Pues bien, hay que convivir con esta realidad, que no es la ideal pero tampoco es como para rasgarze vestiduras. Tenemos un recurso aún muy valioso para el planeta y este valor aún se extenderá por un rato, aunque las nuevas tecnologías y las modificaciones de los escenarios geopolíticos nos están lanzando la campanada de que las realidades favorables a los países petroleros comienzan a cambiar y hay que reinventarse para provechar las últimas décadas del ciclo petrolero de la historia de la humanidad.

Extraer, procesar, exportar y conseguir la mejor ganancia posible de ese oro negro sigue siendo nuestra tarea, así como la revisión de los destinos que se le dan a esos recursos para crear desarrollo sustentable, es decir, ese aire que nos permita confiar en el crecimiento y desarrollo de Venezuela en los años por venir.

El mapa de nuestras oportunidades ya no es igual y hay que aprender a conocerlo. Todavía no se nos ha cerrado la puerta, pero es mejor que comencemos a actuar como si fuera a suceder más pronto que tarde. La agresividad – en el mejor sentido-, la competitividad, la inversión y la formación son más urgentes que nunca, tanto como la diversificación de intereses de nuestra economía. Aún tenemos una oportunidad.

duzcategui06@gmail.com

El Universal

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*