Con un corrupto incapaz usurpando el poder, el coronavirus llega a Venezuela sin camas ni agua en los hospitales

DolarToday / Mar 24, 2020 @ 6:00 am

Con un corrupto incapaz usurpando el poder, el coronavirus llega a Venezuela sin camas ni agua en los hospitales

En agosto de 2018 la Organización Panamericana de la Salud (OPS) confirmó que el sarampión volvía a ser endémico en Venezuela. De esa enfermedad erradicada en casi todo el mundo, se confirmaron más de 6.200 casos. También en ese país de América del Sur, desde julio de 2016, al menos 1.500 personas sufren de difteria, según la OPS, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que la cantidad de personas con malaria aumentó de forma constante en los últimos años: de 36.000 en 2009 a más de 414.000 en 2017.

Ahora Nicolás Maduro se dispone a frenar un virus que declarado como pandemia mundial por la OMS. El 16 de marzo el mandatario anunció la cuarentena en todos los estados, una medida que intenta detener la expansión del Covid-19 en Venezuela, un muy mal lugar para recibir al coronavirus.

Según la Encuesta Nacional de Hospitales (ENH) de 2019, el 78% de estos reportan fallas en el servicio de agua. La mayoría –el 70%– denuncia intermitencias, es decir que solo recibe suministro una o dos veces a la semana. Mientras que el 20% dice que no recibe agua en ningún momento. Además, solo el 49% de las salas operatorias de todos los hospitales del país están en funcionamiento y los centros de salud pública han perdido el 40% de las camas disponibles. Se estima que hay en total unas 18.000 plazas hospitalarias públicas, lo que representa un déficit superior al 70%.

Coronavirus en Venezuela
Ante esta ya alarmante situación, el Gobierno de Maduro informó el 16 de marzo de 33 casos de coronavirus en el país, aunque los medios de comunicación locales y fuentes sanitarias aseguran que son más. El número de personas infectadas aumentó en casi 100% en menos de tres días por lo que la cuarentena pasó de ser parcial a total este martes.

Durante el primer día de la cuarentena la capital parecía un domingo. El lunes parte de la población salió a comprar comida. La favela de Petare, una de las zonas más populares de la ciudad al este de Caracas, mantenía su actividad en las primeras horas de la mañana, mientras que en las zonas del oeste, específicamente en la parroquia 23 de Enero, las personas transitaban sin mayor preocupación.

De ese lado de la capital la gente no había acatado con mucha contundencia la medida dictada por Maduro de permanecer en sus casas. Este martes la cosa se puso más seria tras el anuncio de que la cuarentena dejó de ser parcial y afecta ahora a todo el país. Las calles están cerradas y las fuerzas de seguridad del Estado salieron a controlar el tránsito y los desplazamientos.

Efectos económicos del coronavirus
La economía en Venezuela ya estaba postrada y se prevé que la situación se agrave aún más con la llegada del coronavirus, según nos informó el director de un medio digital venezolano. En el país con la mayor hiperinflación del mundo, con una depresión económica que ha pulverizado el 70% del tamaño de la economía en los últimos cinco años, el Covid-19 podría significar la octava plaga.

“El principal motor económico que es Petróleos de Venezuela (Pdvsa) ya está técnicamente quebrado por manejos financieros y operativos equivocados, a lo que se le suman las sanciones impuestas por el Gobierno de Estados Unidos contra el Gobierno de Nicolás Maduro, de modo que este motor económico se verá aún más afectado debido a la pandemia”, sostiene el periodista.

En términos macroeconómicos la producción de petróleo ya se había derrumbado en dos tercios en los últimos cuatro años. El analista añade que actualmente se encuentra entre 700 y 900 mil barriles diarios, pero hasta ahora y por momentos, se había logrado compensar el declive de la producción con unos precios moderados.

Ante esta pandemia que va a sumir al mundo en una recesión económica importante y duradera, los precios del petróleo se mantendrán bajos, y aunque Venezuela lograra elevar el nivel de producción, va a tener pocos ingresos ya que en el país el barril se cotiza 10 dólares por debajo de los marcadores Brent y WTI.

“Antes de la extensión del coronavirus, el barril en Venezuela ya se cotizaba en 20 dólares y con tendencia a la baja. No se debe olvidar que aún el petróleo aporta 98 de cada 100 dólares que entran al país”, añade el periodista.

Un país a su mínima capacidad
Por otra parte, la depresión económica se refleja en que el aparato industrial en Venezuela trabaja en promedio en torno al 15% de su capacidad instalada, especialmente la manufactura. Además, hay otro efecto de esta variable y es la caída drástica en el nivel de alimentación. Los índices de desnutrición en los niños y personas mayores son demasiado altos y la población de riesgo, muy amplia.

Añade que el Covid-19 ocurre en un contexto en el que Venezuela está sumida en un default o en un impago de la deuda externa que alcanza los 150 mil millones de dólares de los cuales 60 mil son en bonos que circulan en los mercados financieros internacionales.

“Es decir, el país tiene el crédito cerrado en los mercados financieros y en las instituciones multilaterales como el FMI, debido a las sanciones impuestas por EE UU a Maduro por la violación sistemática de los derechos humanos, entre otros delitos”.

Cuarentena en medio de una crisis
Por otra parte, esta cuarentena en la que está el país se da en medio de una escasez crónica de combustible. Ya en los estados productores de alimentos, como en los andinos o en Zulia, no están vendiendo gasolina. Si el abastecimiento y la llegada de camiones a las grandes ciudades ya era complicado, ahora se va a dificultar más debido a esta situación.

Otra consideración es que el comercio en los últimos meses había tenido una cierta recuperación debido a la dolarización de los medios de pago. «Hoy en día el dólar circula en Venezuela más que el bolívar en los pagos al detal», dice el periodista. Esto había dado, durante algunos meses, una ilusión de recuperación económica porque, en efecto, un sector pequeño que de la población había mejorado su poder adquisitivo debido al uso de las divisas, añade el también experto en economía.

Inevitablemente, con la cuarentena el sector comercial se verá paralizado indefinidamente, aumentará la depresión económica y el mercado negro, que ya es muy activo, se va a repotenciar. Se encarecerán las medicinas y alimentos importados que habían ayudado a atenuar la escasez a pesar de hacerlo a costa de una alto precio y para alimentar unos pocos. «Lo que faltaba», es una frase que no deja de repetirse entre los ciudadanos venezolanos que aseguran que no era el lugar, ni el tiempo más propicio para enfrentar una pandemia de esta magnitud y aunque la sociedad venezolana tiene altos niveles resiliencia, el país es un terreno donde el Covid-19 podrá hacer de las suyas.

Artículo original en The Objetive

Agencia: AFP

Fuente: El Estímulo

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*