CONTINÚAN LOS CRÍMENES DEL RÉGIMEN: GNB trató de impedir asistencia médica a joven estudiante herido

@DolarToday / Mar 7, 2014 @ 3:00 pm

La tarde del jueves efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana trataron de impedir que médicos del Hospital Victorino Santaella, en Los Teques, atendieran a Ronald Palacios Mora, de 22 años de edad, que había sido trasladado en ambulancia por presentar un presunto disparo en la pierna.

La situación indignó a médicos y enfermeros del hospital, relató una de las doctoras que se encontraba allí en el momento. Agregó que una enfermera y un galeno hicieron frente a los militares y operaron al joven, quien tenía un perdigón alojado en el muslo derecho.

A pesar de que los médicos tratantes indicaron que Palacios requería más curas y tratamiento intravenoso de antibióticos los militares se lo llevaron a un centro de reclusión. El joven es uno de los siete detenidos durante las manifestaciones del miércoles en Carrizal y Los Teques.

Nizar El Fakih, abogado miembro del Centro de Derechos Humanos de la UCAB y quien lleva el caso de Palacios, relató que el joven es estudiante de administración en la UBA y de Economía en la UCV. Detalló que no ha continuado recibiendo el tratamiento médico.

“Según sus padres él estaba bajando a pie de La Rosaleda al centro comercial La Casona I para un banco, cuando fue sorprendido por efectivos de la GNB, quienes lo golpearon y lo hirieron”, dijo.

Otro de los casos llevado por el Centro de DDHH de la UCAB es el de Moisés David Del Valle Guanchez Díaz, de 19 años de edad, a quien aprehendieron a las 2:30 pm dentro del C.C. La Cascada, cuando venía saliendo de su trabajo.

Ingresó al hospital de Los Teques, donde aún se encuentra, con impactos de perdigón en el muslo, en el glúteo y en el brazo izquierdo. Las heridas son por disparos a quemarropa, indicó El Fakih.

Con apoyo de colectivos. La mañana del jueves habitantes de Montaña Alta junto con trabajadores de la Alcaldía de Carrizal limpiaron la zona en la que durante 14 horas la GNB y colectivos arremetieron contra manifestantes que respondían en ocasiones con botellas y piedras. “Fue una batalla campal. Hemos conseguido al menos cuatro docenas de cartuchos de perdigones percutidos, y más de 30 bombas lacrimógenas, regados en las calles y dentro de los edificios”, relató Marlene García, habitante de Montaña Alta.

Fuente: El-Nacional

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*