¡DE REGRESO A LA ESCLAVITUD! Aporrea: ¿Vale la pena trabajar por Bs. 15.217 diarios? (0,19$)

DolarToday / Nov 23, 2017 @ 8:00 pm

¡DE REGRESO A LA ESCLAVITUD! Aporrea: ¿Vale la pena trabajar por Bs. 15.217 diarios? (0,19$)

De acuerdo al último aumento del salario mínimo, podemos concluir que la mayoría de los trabajadores venezolanos reciben como pago integral por un día de trabajo la cantidad de Bs. 15.217.

Por: Gilberto Hernández Ortíz / Aporrea

¿Vale la pena trabajar por Bs. 15.217 diarios?

A sabiendas de que:

-Un kg de carne cuesta el equivalente de seis días de trabajo,

-un kg de arroz cuesta el equivalente de cuatro días de trabajo,

-los enchufados se están enriqueciendo con miles de millones de dólares,

-muchos comerciantes que no producen nada, ganan más del 1000%

-los gerentes de PDVSA se están llenando con contratos fraudulentos,

-los banqueros y empresarios comprando dólares a Bs 10,

-el dinero en efectivo hay que comprarlo hasta con un recargo del 50%

Existen muchísimos casos similares, mientras el pueblo se debate en la miseria y el desamparo, muere en los hospitales por falta de atención y medicamentos y en las calles de las ciudades debido a la inseguridad, pero el gobierno se la pasa haciendo cadenas y diciendo que todo lo malo que sucede es por culpa de la “guerra económica”, de Trump, del gobierno colombiano, de Rajoy, etc.

Es evidente que si pensamos calmadamente y analizamos brevemente la situación general, llegaríamos a obtener unas conclusiones muy interesantes que podrían hacernos perder la calma y concluir que

¡Es mejor dejar de trabajar y exigir un cambio ya!

Debemos estar claros en las riquezas que tenemos los venezolanos y venezolanas y los beneficios económicos que deberíamos recibir por este motivo. Veamos un solo caso:

Es de conocimiento público y notorio que Venezuela produce aproximadamente 2,5 millones de barriles de petróleo diarios, los cuales, al precio actual significan más de $150 millones diariamente. Si descontamos los costos totales de producción, transporte, administración, etc. que no deberían nunca estar por encima del 40% del precio de venta, nos daría unos ingresos líquidos de $90 millones para repartir entre 30 millones de venezolanos, vale decir $3 diarios, (o sea Bs 270.000 al precio actual) para cada venezolano, sea hombre, mujer niño o niña, sin tener que trabajar.

No pretendemos promover el parasitismo, solamente alertar a nuestros compatriotas, para que exijamos a nuestros gobiernos, además de nuestro salario, lo que nos corresponde en justicia, por concepto de la renta petrolera a cada venezolano o venezolana.

El pueblo en general está siendo víctima de un monstruoso saqueo por parte de nuestros propios gobernantes y dirigentes, quienes junto con la colaboración de una asamblea nacional constituyente ilegitima e ilegal, pretenden crear además, leyes como la “Ley Terminator de Promoción y Protección de Inversiones, o de Inversión Extranjera Directa, para otorgar a empresas y particulares de otros países mayores privilegios que a los venezolanos y arruinarnos”, según la opinión de Luis Brito García en su artículo publicado en Aporrea el 20/11/17 el cual recomendamos leer detalladamente.

“La Ley de Promoción y Protección de Inversiones Extranjeras confiere a los extranjeros privilegios para la concesión y adquisición de divisas, lo cual es contradictorio, pues se admiten tales inversiones para que aporten divisas y no para que las exijan, y además tiende a crear dos categorías discriminatorias: la de empresas y personas extranjeras, privilegiadas con divisas, y la de los nacionales, privados de ellas”.

Y mientras tanto, la mayoría de nuestros sindicatos, asociaciones, federaciones, agrupaciones, universidades, medios de comunicación, gremios, nuestros intelectuales, universitarios, profesionales, etc. están colaborando consciente o inconscientemente con su silencio cómplice.

El gobierno venezolano “revolucionario y socialista” está más interesado en promover y proteger la inversión extranjera que los inversionistas nacionales, que seríamos todos los venezolanos, si nuestra renta petrolera fuese justamente repartida. La generación de pobreza ha sido una política de Estado, orientada a institucionalizar la dependencia del pueblo de las dádivas del gobierno.

Los venezolanos estamos en capacidad de producir todos los alimentos, medicinas y bienes de todo tipo que necesitemos, siempre y cuando modernicemos nuestros campos, nuestras fábricas, nuestras empresas, las cuales pueden generar empleos dignos a tantos venezolanos que han tenido que abandonar su país en contra de su voluntad y que gustosamente retornarían a su patria, así como también a quienes nos negamos a abandonarlo. Pero para esto necesitamos que el gobierno “revolucionario y socialista” de Venezuela deje de preocuparse tanto por la inversión extranjera y le preste más atención a la inversión nacional.

No necesitamos que nos subsidien los alimentos ni las medicinas, tampoco necesitamos los claps, ni el carnet de la patria, ni que el presidente salga por las noches buscando a quien regalarle un carro para montar luego un show televisivo, mientras por otra parte nuestro país está siendo entregado a empresas transnacionales y potencias extranjeras, promulgando leyes inconvenientes para nuestro pueblo.

Lo que necesitamos los venezolanos es un gobierno eficiente, honesto, responsable, justo y que reconozca nuestros derechos. Tenemos abundantes recursos naturales y un pueblo dispuesto y capaz, que se avergüenza de la miseria a la que nos han conducido nuestros dirigentes durante casi dos siglos con algunas contadas y honrosas excepciones.

La situación económica, política y social del país es dramática y desesperada. El pueblo se siente acorralado, está contra la pared, acosado por el hambre, la falta de medicamentos, la inseguridad, el abuso de quien quiera y pueda abusar. Los bancos no suministran el escaso y devaluado dinero en efectivo que pertenece a los venezolanos y venezolanas. Ni el gobierno, ni la “dizque oposición”, han podido o han querido ofrecer una solución concreta a la grave crisis que sufre Venezuela. Son todos unos pillos que lo único que les interesa es ir a reunirse en Santo Domingo, lejos del pueblo venezolano, para repartirse el país. Que quieren el poder para entregar nuestras riquezas a sus amos extranjeros, chinos, rusos o estadounidenses, sin preocuparse en absoluto por los sufrimientos del pueblo venezolano.

Y mientras tanto. ¿Qué esperan los dirigentes honestos del país, los militares, los verdaderos revolucionarios y chavistas críticos, los que no están involucrados con este desastre, los que realmente les duele el país, los intelectuales, los hombres de buena voluntad, para actuar?

Ya es hora de que se unan y se pongan de acuerdo para formar un solo bloque y llamar al pueblo chavista y no chavista, pero igualmente desamparado, que constituye la mayoría del pueblo venezolano, al combate y la lucha unificada para sacar a Venezuela de esta horrible situación creada por la polarización psuv-mud. Es una situación de emergencia extrema que reclama la participación de ese sector de la población que ha sido marginado siempre. Es una situación que ya no la aguanta nadie.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*