Despreciado Roy.

ciceron / Mar 30, 2014 @ 6:18 pm

Despreciado Roy.

JOAQUIN-F.-CHAFFARDET1PARA MIS AMIGOS y para Roy Chaderton Matos por Joaquin Chaffardet
missionvene@venezuela-oas.org rcmatos17@gmail.com

Despreciado Roy:

Veo que el viernes, te atreviste a ir a provocar cobardemente la muy justificada ira de los manifestantes a las puertas de la OEA, aprovechando que estabas en Washington, protegido por una barrera y un grupo de policías. [ m.youtube.com/watch?feature=youtu.be&v=ggR0Qv_7NF4 ] Quién no te conozca que te compre. Te conozco desde hace décadas, no desde atrás, y siempre fuiste un cobarde. Tu cobardía personal es conocida por todos los que en una época estudiábamos en la UCV, tanto copeyanos como adversarios. Eras famoso entre nosotros, los copeyanos, porque cada vez que había una trifulca con los adversarios salías corriendo a esconderte en los baños. ¿O es mentira?

Lo del viernes fue un desplante típico de los cobardes, especialmente de los cobardes del régimen, que son bocones y desafiantes cuando están “guapos y apoyados” y seguros de que no se exponen a recibir una respuesta adecuada. En Venezuela y sin la protección policial que tenías en Washington, no te habrías acercado a cien cuadras de la manifestación ni tendrías la sonrisita prepotente y burlona sino el rictus y la palidez de la cobardía.

Has disfrutado, mamado y vivido de todos los gobiernos, jalado y acariciado bolas de todos los colores y tamaños. Eres de los seres que nacen con esa habilidad, una habilidad tortuosa que no se aprende sino que se nace con ella. Parece ser una aberración genética.

Tu conducta la conoce toda Venezuela. Eres el propio “camaleón”, un excelente bailarín que bailas al son que te toquen con tal de conservar los privilegios de vivir en el exterior pagado por el Estado y poder así dar rienda suelta a tu estilo de vida con plena libertad, lejos de las malas lenguas y los ojos indiscretos que abundan en Venezuela, donde no hay secretos. Lástima que el siempre bien recordado Edecio La Riva no viva porque te habría dedicado un capítulo especial en una nueva edición de su obra El Elogio de la Adulancia.

Quisiera verte valiente y desafiante enfrentando la justicia por ser cómplice de una dictadura genocida y agente de una potencia extranjera. Pero estoy seguro de que cuando caiga este gobierno no enfrentarás a la justicia, sino que te refugiarás en La Habana o en Río de Janeiro, ciudades donde hay un amplio mercado de jineteros y jineteras para todos los gustos, en el Malecón de La Habana y en la Avenida Atlántica de Copacabana, aunque creo que a tu edad no tendrás mucho éxito. Como tienes años trabajando para el G2 puedes reclamar una pensión de jubilación y una vivienda, que con seguridad no será tan confortable ni con vista a nada parecido al Rock Creek Park, pero tendrás que conformarte: La Habana o el Rodeo.

Te deseo una larguísima vida. Deseo que vivas una larga ancianidad. Una ancianidad solitaria y llena de recuerdos vergonzosos. Un aciano triste y solitario, por supuesto sin una mujer a tu lado, en consecuencia sin hijos y sin la alegría de los nietos, es decir sin dejar un recuerdo vivo en el mundo y hasta sin un amor del mundo raro por razones de edad. Solitario y con la conciencia arrugada, si es que todavía te quedara algo de conciencia, por haberle servido a la dictadura más incapaz, corrompida y sanguinaria de nuestra historia, a la dictadura que destruyó la Nación. Vivirás así hasta que te lleven a la sepultura o la incineración, que creo sería lo más conveniente por razones sanitarias.

JOAQUIN FERNANDO CHAFFARDET

jchaffardet@gmail.com
@jchaffardet

m.youtube.com/watch?feature=youtu.be&v=ggR0Qv_7NF4

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*