¡DICTADURA AL DESNUDO! Freedom House: Venezuela se quita su fachada democrática

DolarToday / Mar 7, 2017 @ 5:00 am

¡DICTADURA AL DESNUDO! Freedom House: Venezuela se quita su fachada democrática

Venezuela se ha unido a Cuba y se ha convertido en el segundo país en América clasificado como No Libre por Freedom House. De no hacer algo al respecto, la crisis humanitaria podría provocar una migración a gran escala.

Con las amenazas globales a la democracia multiplicándose diariamente, es fácil pasar por alto a Venezuela. Sus crisis políticas, económicas y de salud lucen relativamente autocontenidas comparadas al flujo de emigrantes de Medio Oriente y Africa. Y la promoción del “Socialismo del siglo XXI” –otrora fuente de angustia en Washington– es mucho menos preocupante para los defensores del orden liberal internacional que el surgimiento del populismo y del nacionalismo de derecha en Europa y los Estados Unidos. Dada su disminución en la influencia ideológica y el deterioro de la economía, Venezuela se retrata con más frecuencia como un país en lento declive, sirviendo como un cuento cauteloso para otras naciones dependientes del petróleo.

Sin embargo, esta narrativa no cuenta la importancia del 2016 como el año en que Venezuela se quita completamente su careta democrática. También disminuye la urgencia de frenar el barrido autoritario del país.

Ignorando elecciones

Por más de una década, Venezuela fue referida como un estado autoritario competitivo, donde algunos de los derechos estaban restringidos, pero las elecciones ocurrian regularmente y los partidos de oposición podrán participar, a pesar de las desventajas del proceso. Sin embargo, en 2016, los canales institucionales usados por los ciudadanos para influenciar las desiciones gubernamentales fueron cerradas completamente, y la voluntad del pueblo, expresada en la victoria de la oposición en las elecciones legislativas de 2015, fue ignorada por completo. Los rivales del gobierno fueron apresados con alarmante rapidez, y los esfuerzos de legisladores para solicitar apoyo externo para hacer frente a la crisis humanitaria fueron bloqueados por razones políticas. Hoy, un poder ejecutivo irresponsable y un poder judicial partidario gobiernan a una ciudadanía que efectivamente carece de representación política.

Como resultado, en Freedom in the World 2017, Venezuela cayó en la categoría de No Libre, uniendose a Cuba como uno de los dos países en América que obtuvo la peor calificación. En 2009, Freedom House concluyó que Venezuela ya no estaba en la categoría de “democracia electoral”, pero mantenía un estatus Parcialmente Libre. Como sugiere la última actualización, Venezuela es ahora un régimen inequívocamente autoritario.

Aunque el año 2016 incluyó una continuación de la larga tendencia descendente de Venezuela, el gobierno hizo menos esfuerzos para velar sus tácticas represivas que en años anteriores. Habiendo perdido las elecciones de la Asamblea Nacional en diciembre de 2015 a la coalición de la Mesa Redonda de Unidad Democrática (MUD), el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) se movió rápidamente para despojar a la legislatura de sus funciones constitucionales. Una decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) -la Corte Suprema de Justicia de Venezuela-, invalidó los resultados de la votación de cuatro escaños legislativos, eliminando así la supermajoría de la oposición, necesaria para nombrar a instituciones clave como el Consejo Nacional Electoral (CNE). El TSJ anuló repetidamente la legislación aprobada por la Asamblea Nacional sobre supuestos motivos de inconstitucionalidad, incluyendo un proyecto de ley para permitir la ayuda humanitaria extranjera a Venezuela. La rama ejecutiva también impulsó un presupuesto federal sin permitir la revisión legislativa, en clara violación de la constitución.

Las fuerzas de oposición se convirtieron en un proceso constitucionalmente sancionado para organizar un referendo revocatorio presidencial, pero esto también fue bloqueado por razones flagrantemente políticas. Con los índices de aprobación del presidente Nicolás Maduro ya en mínimos históricos, el CNE inicialmente pospuso y luego suspendió indefinidamente la campaña de referéndum basada en falsas acusaciones de fraude. La decisión prácticamente garantiza que el PSUV retendrá el poder hasta el final del mandato de Maduro en 2019.

El rechazo del CNE al proceso ha dejado a los venezolanos en una posición de impotencia. La escasez crónica de alimentos y medicinas, los crecientes índices de delitos violentos y la inflación incontrolable han sumido a algunos venezolanos de clase media en la pobreza y dejaron a gran parte del país luchando por protegerse y satisfacer las necesidades diarias. Sin embargo, el gobierno ha ignorado repetidamente las demandas de los ciudadanos al descartar la profunda crisis como una “guerra económica” emprendida desde el exterior, sin hacer nada para detener su propagación.

Criminalizando a la oposición

El gobierno sigue intensificando su represión contra los opositores políticos. De acuerdo con la organización venezolana de vigilancia y asistencia jurídica Foro Penal, habían 11 presos políticos cuando Maduro llegó al poder en 2013. El número asciende ahora a unos 100, y más de tres docenas han sido añadidos a las filas en 2016. Delson Guarate, alcalde del estado de Aragua, y Alejandro Puglia, periodista y empleado de la Asamblea Nacional, fueron detenidos a principios de septiembre. Los activistas de la oposición Francisco Márquez y Gabriel San Miguel fueron arrestados en junio mientras recogían firmas para la petición de retirada t liberados el 18 de octubre a condición de que abandonaran el país. Más de una docena de personas siguen encarceladas por participar en protestas el 26 de octubre para condenar el rechazo de la CNE al referendo revocatorio. Y al menos otros cuatro ya han sido detenidos desde principios de 2017. El líder de la oposición, Leopoldo López, ha estado encarcelado desde 2014.

Los funcionarios de inteligencia venezolanos actúan cada vez más como una especie de policía secreta, a menudo arrestando a líderes políticos o de la sociedad civil sin una orden judicial y violando el debido proceso. En algunos casos, los miembros de la familia son mantenidos en la oscuridad sobre el paradero de las víctimas durante horas o incluso días antes de que se confirme que la víctima ha sido llevado a una prisión venezolana. Yon Goicoechea, un prominente líder del partido de oposición Voluntad Popular, permanece encarcelado después de desaparecer el 29 de agosto. Fue detenido ilegalmente durante más de un día antes de que los oficiales de inteligencia confirmaran su paradero. Se enfrentó a dudosos cargos de poseer explosivos.

Los funcionarios de seguridad usaron la violencia durante las frecuentes manifestaciones multitudinarias durante el año, particularmente contra periodistas y líderes estudiantiles. En muchas ocasiones, las autoridades detuvieron temporalmente a periodistas, en muchos casos confiscaron su equipo de grabación y otros dispositivos, en un claro intento de limitar la información crítica sobre los problemas económicos y sanitarios del país. El periodista Braulio Jatar fue arrestado en septiembre tras grabar en video un incidente en el que los ciudadanos cacerolearon al presidente Maduro durante su visita a la isla de Margarita. Jatar sigue encarcelado por cargos falsos, a pesar de mostrar signos de rápido deterioro de la salud y haber sido diagnosticado con cáncer. A más de una docena de periodistas extranjeros se les negó la entrada al país en 2016, en su mayoría al intentar cubrir manifestaciones masivas contra Maduro.

¿Una nueva generación de líderes, o una nueva ola de emigrantes?

Con la crisis empeorando y cada forma institucional de lograr el cambio político cerrada, los venezolanos están desesperados. Un gran número de personas, entre ellas jóvenes, han huido del país. Hasta 150.000 venezolanos pueden haber salido solo en 2016, en algunos casos emprendiendo peligrosos viajes en botes. Mientras muchos activistas juveniles han permanecido, otros han buscado seguridad en el extranjero después de ver a sus amigos encarcelados o con prohibiciones de viajar. El crecimiento de una generación políticamente comprometida y exclusivamente creativa dedicada a lograr la libertad para todos ha sido un subproducto positivo del cambio autoritario de Venezuela, pero esos avances podrían desaparecer si una parte significativa de la población juvenil se pierde por la emigración, el hambre, y la falta de oportunidades económicas.

Mientras la administración de Maduro ha dado la espalda al pueblo venezolano, la comunidad internacional tampoco ha hecho lo suficiente para prestarle apoyo. La Organización de los Estados Americanos ha encontrado su voz en el marco del Secretario General Luis Almagro, quien rompió con su predecesor al condenar abiertamente y reiteradamente a Maduro por violar los derechos humanos. Se necesitará más para obligar a los líderes de toda la región a actuar.

Un país de promesas ilimitadas, Venezuela puede prosperar una vez más. Pero eso requerirá una presión internacional sostenida para complementar los valientes esfuerzos de millones de venezolanos que han salido a la calle una y otra vez con la esperanza de recuperar su futuro.

En todo el mundo, los líderes políticos están despreciando abiertamente las normas de derechos humanos y cuestionando los principios básicos que sustentan las instituciones democráticas. Aquellos que valoren la libertad y los derechos humanos universales deben defenderlos con la misma convicción que los jóvenes venezolanos han mostrado, o tendrán que enfrentar repercusiones que van mucho más allá de Venezuela

Freedom House, traducido por Runrun.es

Fuente: Runrunes

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*