Discurso de López Obrador, antítesis de corrupción y derroche de la Narco-Robolución de Maduro

DolarToday / Dec 4, 2018 @ 6:00 am

Discurso de López Obrador, antítesis de corrupción y derroche de la Narco-Robolución de Maduro

“Dictador, dictador”, se escuchó decir en la toma de protesta (posesión) de Antonio Manuel López Obrador en su discurso antimadurista

Si me preguntan el cómo fue el discurso de toma de protesta¹ (posesión) de Antonio Manuel López Obrador investido presidente de México, considero que estuvo lleno de muchas expectativas, casi todas muy contrarias sobre lo que significa el gobierno madurista, aunque algunos intenten descalificar sus palabras diciendo que se asemejan mucho al discurso de Hugo Chávez, cuando éste oficialmente se convirtió en presidente de Venezuela en febrero de 1999.

En tal sentido, sobre este excelente discurso tenemos:

1) Agradable, sencilla y demoledora disertación. Es la antítesis del madurismo. Lucha frontal contra la corrupción. Calificar la corrupción como delito grave. El presidente no aceptará corrupción así sea de su esposa e hijos. Reducción de los salarios de altos funcionarios, quienes por cierto viven en Venezuela, como si fueran jeques árabes.

2) En venta avión presidencial. No habrá presupuesto para la compra de vehículos para altos funcionarios, es decir, ni camionetas y carros de lujo. Eliminación de seguros médicos privados para esos funcionarios ¿Qué les parece eso a Diosdado Cabello, Tarek William Saab, Vladimir Padrino, y al propio Nicolás Maduro y sus “ministros”?

3) Construcción de una nueva refinería y reactivación de otras seis propiedad de Petróleos Mexicanos (Pemex), para bajar el precio de los combustibles, lo que afirmó como una promesa de su gobierno ¿Qué opina Maduro quién desea elevar el precio de la gasolina a precios internacionales?

4) Ha establecido un plan de empleo para 2 millones de jóvenes en oficios de aprendices con salario de 3.600 pesos mexicanos, el equivalente a 176 dólares. Mientras que en Venezuela el salario mínimo no llega ni a los 10 dólares mensuales, con el recién decretado aumento “salarial”. Sin obviar, que una universidad madurista anuncia que los presos podrán graduarse de “docentes” y “policías”.

5) Salutación a los presidentes y representantes de los gobiernos de Estados Unidos y Canadá para intentar solventar los problemas más allá de un Tratado de Libre Comercio. Mención de Simón Bolívar, José Martí y Benito Juárez para la búsqueda de un camino común de desarrollo. Contrario, a lo que señala el madurismo, quienes incluso intentan torcer nuestra historia, cuando desconocen a Colón, viven sembrando cizaña epistolar con Santander en los tiempos de Nueva Granada, o se llega al extremo de establecer un maestro bueno para el Libertador con Simón Rodríguez, pero se ignora a Andrés Bello.

6) Prometió una investigación conformada por miembros del Congreso sobre los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, y curiosamente aquí se calla la quema de casi 70 presos en una cárcel de Carabobo, o ni siquiera se investiga la desaparición de Alcedo Mora, y en donde la Asamblea Nacional ha sido eliminada de facto, y sustituida por una ilegal e ilegítima “constituyente”.

7) No se va a volver a endeudar al país, contrariamente a lo que busca el madurismo, quien vive subyugado a los chinos y rusos terminando de empeñar lo que ya no tenemos.

8) No habrá persecución política – mención que lo hizo al inicio de su discurso -, situación que en Venezuela se agrava, cuando hasta los sindicalistas son apresados sin el debido proceso, convirtiendo la protesta en un delito entre los venezolanos.

Por otra parte, también hizo referencia que en México llegan unos 30 mil millones de dólares anuales en remesas, es decir, siendo éstos sus ingresos más importantes, incluso por encima del petróleo ¿Será por ello, que el madurismo busca por cualquier vía ponerle mano a las remesas que están enviando los venezolanos y amigos desde el exterior, máxime cuando han quebrado nuestra industria petrolera?

Además, López Obrador aseguró que se necesitan tres cosas para superar la crisis de México: Primero, un pueblo trabajador, segundo, sus recursos naturales, y muy pronto tendría el tercero de los factores, o sea un “buen gobierno”, ante lo cual dijo que dedicaría toda su esfuerzo y sin odios, respetando las libertades ¿Será que en Venezuela, nuestro pueblo trabajador es considerado en sus derechos, cuando éstos protestan a diario por condiciones laborales? ¿Qué podemos hablar de nuestros recursos naturales, al ver la barbarie que la minería ilegal ha generado sobre los espacios de Guayana? ¿Será que en la patria de Bolívar podremos hablar de un “buen gobierno”, mientras nos azota la hiperinflación, la escasez, la quiebra de los servicios públicos, la corrupción, la criminalidad, y la impunidad?

Por cierto, finalizando su discurso, el presidente de México fue muy enfático al decir: “soy partidario de la no reelección”, premisa que no sólo concluyó con esas palabras, sino que la reforzó cuando volvió a asegurar que bajo ninguna ocasión “habré de reelegirme”, y en dos años y medio habrá una consulta revocatoria para preguntarle al pueblo, si quiere que siga en el poder. Verbigracia, el presidente López Obrador, sin una modificación previa a la Constitución, y sin necesidad de firmas de los electores, ha dejado convocado el propio día de su investidura como mandatario, un referendo sobre su permanencia en el poder ¿Qué dice Nicolás Maduro sobre esto? ¿Permitiría una consulta de los venezolanos con el propósito de realizar una enmienda a la Constitución que elimine la reelección indefinida, y disminuya el periodo presidencial a 4 años? O por el contrario, torpedearía con sus “instituciones” una acción política de tales características.

Por último, no podemos obviar que cuando el presidente de México en su discurso de investidura, mencionó los mandatarios asistentes de otras naciones, y salió de su voz el nombre de Nicolás Maduro Moros, éste fue secundado bajo la consigna de muchos de los presentes en el Congreso de México – donde él estuvo ausente – con la palabra: “dictador, dictador, dictador”² (…)”, cuya calificación también estaba complementada con una pancarta cuya imagen de su rostro tenía la lectura: Maduro no eres bienvenido.

¡Bravo AMLO! Ahora entiendo porque quiso que fuera Nicolás Maduro a su toma de protesta, sobre la cual éste rechazó estar en el principal sitio de los acontecimientos políticos, y dejando constancia para aquellos que hablan de la similitud del discurso de Antonio Manuel López Obrador con el de Hugo Chávez, que si es así, pues, entonces queda comprobado que el madurismo en nada se parece al chavismo. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

Por: Javier Antonio Vivas Santana

javier2

Fuente: Aporrea

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*