PRESIONES INVISIBLES Y DOLOROSAS: ¿Tuvo que ocurrir un suicidio para entender el caso Sebin?

DolarToday / Mar 19, 2015 @ 7:30 pm

PRESIONES INVISIBLES Y DOLOROSAS: ¿Tuvo que ocurrir un suicidio para entender el caso Sebin?

¿Tuvo que suicidarse Rodolfo González para que un poco de sindéresis se hiciera presente en el sistema judicial del país? ¿O fue la visita de los cancilleres de Unasur lo que surtió efecto? Tal vez sea una combinación de ambos hechos. Aunque podemos apostar a que fue la fatal decisión del piloto civil de 64 años, contra quien no había la más mínima prueba para inculparlo, la que logró que liberaran de forma inesperada a cinco personas, dos de ellas con muchos meses en prisión. Editorial TalCual

Sin embargo no se puede descartar que los cancilleres de Brasil, Colombia y Ecuador hayan tenido también que ver en algo con la decisión. No dijeron nada públicamente, para conservar las formas de la diplomacia, pero en privado es muy probable que le hicieran ver al gobierno de Maduro que el trato que les viene dando a sus adversarios no cuadra con la concepción democrática de gobierno. Eso de afirmar que en Venezuela no hay presos políticos sino políticos presos debió recordarles a algunos de estos dirigentes políticos del Cono Sur las pesadilla vividas durante los peores gobiernos militares que padecieron en sus países. Una comparación nada favorable para la dirigencia del PSUV que a todo rato califica de fascistas a los opositores venezolanos.

Ahora bien, ¿cuántos de los presos políticos que hay actualmente en el país deberían ser juzgados en libertad si se aplica la ley como corresponde? Esta es una pregunta que se ha hecho la sociedad civil. Ese era el camino legal, correcto, pero desde el gobierno y sus dependencias, como la Fiscalía y el sistema de tribunales, se han empeñado en no recorrerlo cuando los acusados son parte de la oposición.

El gobierno ha hecho uso del sistema judicial para reprimir y amedrentar. Eso es algo innegable que los mandatarios aliados de Maduro en la región conocen y callan. Una conducta que desdice la condición democrática de la administración Maduro. Algo sobre lo que quienes detentan hoy el poder en Venezuela deberían reflexionar.

Todos hemos visto cómo el que comete el delito, si es militante rojo rojito o integra los organismos de represión, goza de todos los privilegios establecidos en la ley, mientras que aquellos que no lo son, son tratados de manera infame. Un ejemplo de ello es el caso es de la funcionaria de la Guardia Nacional que golpeó salvajemente a Marvina Jiménez en Valencia, y que, a pesar de su falta, continúa en libertad. Los presuntos autores de los asesinatos cometidos en las cercanías de la Fiscalía General de la República, el 12 de febrero de 2014, gozan de prerrogativas propias de los simpatizantes gubernamentales.

La liberación en días recientes de Miguel Ángel Nieto, Julver Pulido, Juan Esqueda, Christian Holdack y Alexa Gizeht Brandti Gil, en menos de una semana, podría ser una señal de que algo está cambiando. Siendo optimistas se alguien pensaría que en sectores del gobierno quisieran enderezar los entuertos. En todo caso una medida similar se la deben aplicar a todos los que les corresponda, según lo establecido en el código penal. No se debe esperar a que ocurra otro suicidio o nos visiten unos cancilleres vecinos para cumplir la ley.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*