“EL MAZO DE DIOSDADO”: Desde aporrea le dan en la madre al indeseable Diosdado Cabello

DolarToday / Sep 17, 2014 @ 7:00 pm

“EL MAZO DE DIOSDADO”: Desde aporrea le dan en la madre al indeseable Diosdado Cabello

Recuerdo cuando escribí aquel artículo titulado “La Hojilla que ya no corta” (http://www.aporrea.org/actualidad/a165190.html), el cual desató la locura colectiva de una “tropa” (a la cual siempre he respetado), quienes sin ver de fondo, el daño que el programa ya estaba causando a la revolución, cerraron filas sobre Mario Silva, y arremetieron sin más argumento que la solidaridad automática, el hecho de haber escrito contra algo que se consideraba suntuoso en el campo de la llamada comunicación alternativa transmitido por Venezolana de Televisión (VTV).

Con el paso de los días, surgieron los famosos audios y el vídeo que terminó por llevar a “La Hojilla”, como diría el otrora “dirigente” de aquella enterrada coordinadora democrática: “fuera del aire”. Desde allí habría que preguntar: ¿quiénes se acuerdan de Mario Silva en el día a día?

Posteriormente, fue Alberto Nolia, el conductor de “Los Papeles de Mandinga” a quien sólo le bastó un corto lapso en el relevo de “La Hojilla”, hasta que cómo dicen en criollo en vez de meterse con “el santo” se metió con “la limosna”, y eso le costó ser echado, por no decir desaparecido del contexto de la opinión política, que hasta su leída columna “Cianuro en Gotas”, al parecer terminaron dejando en afasia su implacable verbo. Luego Nolia hasta fue víctima de hackeos de sus cuentas de correo por parte de una camarilla para-estatal que operando desde una ciudad del centro del país, busca destruir personalmente a más de un chavista que ose criticar algo del gobierno, exponiendo en Twitter sus intimidades, fotos personales y mensajes privados.

A partir de allí, ha surgido una especie de “talk show” por parte del Presidente de la Asamblea Nacional, el cual ha titulado “Con el mazo dando”, pero la verdad es que si usted hace una encuesta entre los revolucionarios al día siguiente del programa, para preguntarles que dijo el “ungido” de Chávez, no tendrá respuesta de parte de la mayoría, porque es simple: casi nadie ve ese programucho; y quienes se atreven a mirarlo una que otra vez, salvo por los vídeos que éste coloca del presidente fallecido Hugo Chávez, lo demás para sintetizarlo no es más que paja envuelta en melcocha, porque es la repetición semana tras semana del mismo rosario: Echarle la culpa a los demás (la oposición, la CIA, Uribe, la izquierda trasnochada, los guerreros del teclado, etc) de todos, absolutamente todos los males que hoy confronta la República.

Cómo hace falta en VTV un Ernesto Villegas quien abandonó aquel periodismo de altura que provocaba ver cada mañana “En Confianza” para convertirse ahora en una especie de controlador de agenda capitalina, desgastado y desgastado entre problemas y promesas. ¿A dónde se fue Vanessa Davies, quien injustamente fue decapitada con su programa estelar a las 9 de la noche, sólo por atreverse a preguntar, al hoy “canciller”, por las colas y problemas del ciudadano común?

Lo que hoy manda en VTV es el “mazo” de Diosdado, con el cual pretende imponer una forma dogmática de pensamiento en quienes hace tiempo no le creen una palabra sobre lo que intenta convencer. El Presidente de la Asamblea Nacional sólo le queda como único reducto el control que tiene dentro del Estado, porque incluso, y él, bien lo sabe, es una de las figuras más rechazada dentro del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV); razón por la cual, jamás volvería a ser candidato a gobernador, y en el caso de postularse como diputado, es evidente que sólo lo haría nuevamente por lista desde cualquier entidad federal con puesto de primera línea, porque si lo hiciese uninominalmente, llegaría detrás de la ambulancia.

En el pasado, y todavía en el presente se dice que los otrora partidos del status quo habían sido dominados por “dinosaurios” de la política. Por eso, no imagino que un día de éstos aparezca un(a) humorista venezolano(a) dibujando al Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, en una suerte de “Trucutú” (aquel personaje de tiras cómicas en tiempos de dinosaurios) vestido con guayuco y mazo que en vez de ser color oscuros, sean rojos-rojitos (como decía el defenestrado Presidente de Petróleos de Venezuela), para tratar de explicar en el colectivo, el cómo la era cavernícola, y peor aún, sólo generando platelmintos en el pensar se ha apoderado desde la jerarquía del parlamento.

¿Estará la política del PSUV en vías de extinción con el mazo de Diosdado? ¿Ustedes que dicen?

Por: Javier Antonio Vivas Santana
Fuente: Aporrea

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*