EL TSUNAMI QUE BARRERÁ CON EL RÉGIMEN: “Tendencia irreversible” Por Charito Rojas

DolarToday / Mar 29, 2014 @ 7:00 am

EL TSUNAMI QUE BARRERÁ CON EL RÉGIMEN: “Tendencia irreversible”  Por Charito Rojas

Todos los días entrevisto en mi programa radial a políticos, economistas, abogados, educadores, funcionarios y ex funcionarios, seleccionados porque aportan luces a la información e interpretaciones con conocimiento y autoridad sobre el acontecer nacional. Todos ellos coinciden en que lo sucedido hasta el momento es la primera ola de un tsunami que barrerá con el régimen y cuidado si con muchas de las instituciones existentes. También confluyen en una gran preocupación por el caos económico que impera en el país y que no será fácil controlar a corto plazo.

Si la situación de Venezuela era cada vez más comprometida con la democracia y con el desarrollo económico cuando el finado era presidente, con el heredero ha impresionado con una rapidez fácilmente atribuible a la incapacidad política, la torpeza administrativa y a la maldad aflorada sin contenciones.

Quien está en la presidencia ha llevado la revolución a niveles de caricatura, algo que los chavistas no le perdonarán jamás. Su escasa convocatoria es cada vez más notable. Defiende su gobierno los rojos que tienen mucho que perder, los boliburgueses que quieren seguir disfrutando lo robado, los militares que están en el poder y los hampones que disfrazados de colectivos gozan de impunidad. El chavista de corazón, ese que ama a su comandante, ese que fue beneficiado con misiones, ese que sigue creyendo en que “el pueblo es quien manda”, está molesto con este sucesor que, para ellos, ha dañado el legado del finado.

Después de seis semanas de intensas protestas, con un saldo de 35 muertes, más de 200 heridos, más de mil detenidos, cuarenta y cinco casos de tortura, daños millonarios a propiedades públicas y privadas, persecución a dirigentes de oposición y a periodistas, el presidente se atreve a decir que ya “desmontó el golpe de estado” y “derrotó las guarimbas”. Su elemental criterio le indica que si no hay barricadas es porque todo el mundo se fue tranquilo a su casa. Y no escucha el volcán en el cual está sentado, sigue echándole gasolina a la candela. Las causas de la protesta están vivas y la tensión vibra en el ambiente.

Mientras el régimen dice al mundo que quiere la paz, guardias nacionales, policías bolivarianos y colectivos delincuentes se agavillan para matar, herir y torturar a civiles que protestan por su derecho a ser libres, tener seguridad, servicios, alimentación, educación y salud. Este gobierno por lo visto cree que matar un estudiante es más fácil que atender sus demandas. Requerimientos que por lo demás son la absoluta obligación de un gobierno responsable hacia sus gobernados.

A cada represión sigue una oleada de protestas; con cada agresión, el disgusto de la población es mayor. Encarcelar y destituir a Enzo Scarano solo ha hecho que San Diego, el municipio más seguro del país, este en batalla campal entre ciudadanos que no aceptan que les quiten el alcalde que eligieron con un 76% de los votos y los uniformados y colectivos que atacan con sus armas para someter por la fuerza a la razón. San Cristóbal no está mejor: los gochos jamás van a ceder por las malas.

Pero con cada torpeza gubernamental, la oposición gana un escalón más en el apoyo de la opinión pública internacional. Y ya las justificaciones son increíbles: ” Hay muertos porque hay protestas” ( no dicen que es porque son balas contra ideas); ” Otros países han tenido mayor inflación” (pero no mencionan que la inflación en estos 15 años pasa de 9.000 %); “Yo los invito al dialogo y la paz” (al mismo tiempo que violan los derechos humanos de los venezolanos); “Hemos ganado 17 de 19 elecciones”( pero no informan de la complacencia del CNE y de que cuando pierden son como Jalisco: arrebatan el mando colocando funcionarios a dedo por encima de los elegidos); “Ganamos el 75% de los municipios”, pero no explican que la oposición gano las principales y más pobladas ciudades del país, incluidos 4 de los 5 municipios capitalinos.

Cada paso en falso que da el régimen confirma la ausencia de la democrática y constitucional separación de poderes, un tema ya denunciado desde hace tiempo pero que ahora obtiene la indubitable confirmación. El Tribunal Supremo de Justicia destituye a los alcaldes Scarano y Ceballos, en un procedimiento absolutamente violatorio del debido proceso, sin darles derecho a la defensa y además atribuyéndose funciones que no corresponden a la Corte Constitucional. Un juicio “express” que además de ser inédito y marginal a las leyes venezolanas, demuestra al mundo cómo se maneja políticamente la injusticia en Venezuela.

De la Asamblea Nacional no hay nada nuevo que decir, puesto que tiene 15 años ahogando las voces de la oposición en su seno y actuando como escribanos de los deseos presidenciales. La conducta de Diosdado Cabello corresponde a la de un militar golpista que da órdenes y castiga a los reclutas. Su decisión de expulsar a la diputada María Corina Machado del parlamento, no tiene ningún respaldo legal y solo perturba aún más un clima político extremadamente peligroso. Tal vez eso sea lo que quiere el capitán.

En cuanto al CNE, tardó apenas horas para correr a convocar elecciones en San Diego, después del juicio sumario de Scarano. Bloqueando cualquier acción de legítima defensa y sin leer una sentencia que aún nadie en el país ha visto, llaman a elecciones en un municipio convulsionado por los acontecimientos.

La barbarie no ha bajado de tono; los poderes, constituidos para la defensa de los ciudadanos, se agavillan para agredirlos, en virtud de un supuesto golpe “blando”.

Todos estos hechos que son una aberración en una sociedad democrática, están claros a los ojos del mundo gracias a venezolanos que han regado videos y testimonios, recogidos no solo en las redes sociales sino en los medios de comunicación mundiales que han resaltado las carencias de papel y las presiones que sufren sus pares venezolanos.

Los hechos hablan y el mundo los está escuchando. El disfraz democrático ha caído para dar paso a una dictadura militarista guiada por el castrocomunismo. Una aleación que solo puede conseguirse con el mejor cemento del mundo: los petrodólares.

El escenario que vimos hace días en la OEA se repite en casi todas las organizaciones mundiales: quienes se sientan en la mesa del consejo no representan sino a los gobiernos y suelen estar divorciados de la opinión y el talante de sus pueblos, en la medida de su interés político y económico.

Para los que aún no entienden por qué los “hermanos” latinoamericanos le dan la espalda a Venezuela en la OEA cuando María Corina Machado acude a presentar el clamor de este pueblo, les explico: de los 33 países de la OEA, 14 pertenecen a Petrocaribe, organización creada por el finado por consejo de Fidel, para tener amarrado el voto de países inviables económicamente. Venezuela “vende” en condiciones casi de regalo a estos países 283.100 barriles diarios, lo que anualmente representaría, si pagaran, 9.299 millones de dólares, cantidad más que suficiente para dotar a todos los hospitales nacionales.

A estos hay que agregarles los países panas del ALBA y del Mercosur, y así suma el gobierno venezolano el voto de Bolivia, Ecuador, Argentina, Uruguay y Brasil. Nada se puede esperar de esta OEA, que ha salido severamente golpeada con el episodio venezolano y con la imagen mundialmente divulgada del embajador Roy Chaderton burlándose cínicamente de sus conciudadanos que protestaban a las puertas de la reunión en Washington. No hay que olvidar que dos países cubren el 62% del presupuesto anual de este organismo: Estados Unidos y Canadá, justamente los dos países que fueron dejados como la guayabera en esa CELAC creado por el finado, cuya “superstar” es la muy democrática y próspera Cuba. Veremos cambios también en la OEA gracias a la crisis venezolana.

Así que en este juego pierde el gobierno de Venezuela, cada vez más desnudo; pierde el TSJ y sus impúdicos magistrados; pierde el CNE y su posición adelantada: pierde la Fuerza Armada, que inscribió a Venezuela en los oscuros anales del gorilismo latinoamericano; pierde el chavismo acéfalo; pierde el madurismo oportunista; pierde todo el oficialismo gobernante, definitivamente desenmascarados en su talante dictatorial. En la medida que sigan con la creencia de que la represión es el camino, que persigan a dirigentes de oposición, que maten inocentes y destruyan ilusiones, la caída será aún más vertiginosa.

¿Quiénes ganan? Los ciudadanos demócratas de Venezuela que han logrado por fin hacer entender al mundo entero, aún a costa de su vida, la tragedia que viven con sus libertades secuestradas. Gana Leopoldo López, cuyo encarcelamiento sin sentido sólo lo convierte en mártir; gana María Corina Machado, víctima de una arbitrariedad que la hace grande mientras su verdugo es despreciado. Ganan los estudiantes, que con su sangre y su fuerza están guiando la lucha.

Cuando la unión se consolide definitivamente sin mezquindades, con la vista puesta en el objetivo común, será más cercano el triunfo de estas jornadas que con un pueblo en la calle, exige cambios profundos en la conducción del país para el bienestar de todos los venezolanos.

Esta es la tendencia irreversible.

Fuente: Analítica.com

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*