¡ENEMIGOS Y CONSPIRACIONES IMAGINARIAS! Adiós Dólar Today (Aporrea) Justificando 16 años de caos y destrucción chavista

DolarToday / Oct 30, 2015 @ 6:00 am

¡ENEMIGOS Y CONSPIRACIONES IMAGINARIAS! Adiós Dólar Today (Aporrea) Justificando 16 años de caos y destrucción chavista

Desde Dolartoday, si estamos listos, pero para, ver salir a este oprobioso Régimen. Intenciones del régimen no preñan, a punta de dólares, pretenden tapar el sol con un dedo, olvidando que están en cuenta regresiva, y que es su tiempo el que se agota

¡Listo!, adiós Dólar Today

¡Claro!, aquí proponemos una estrategia para romper con esa diatriba casi que convertida en tabú, se trata de dar una tacita de su propia medicina a los creadores de tan diabólico plan económico que ha puesto de cabeza a jerarcas de nuestra economía trayendo como consecuencia el posiblemente cierre definitivo de la frontera porque no se vislumbra una solución cercana dado que todo depende de que el gobierno de Colombia derogue la ley que faculta a los cambistas “profesionales” (cátedra económica que no sabemos de dónde salió) para que fijen las tasas de cambio con respecto a nuestra moneda.

El dólar paralelo nace de la fórmula de dividir la cantidad de pesos que para el momento cuesta un dólar americano con respecto a un Bs.F; colocando una cifra redonda vemos como un dólar cuesta 3000 pesos, lo contrastamos con los 12 Bs.F que cuesta un dólar, dividimos 3000 entre 12 (sicad 1) vemos que un Bs.F costaría 250 pesos, así aparece en la actualidad en la página del Banco de la Republica de Colombia, ese cambio funcionó en la frontera y casas de cambio hasta el año 2010, pero luego que los especuladores y contrabandistas en la frontera descubrieron que devaluando el Bs.F a discreción, el dólar paralelo aumentaba y esto les facilitaba el contrabando de extracción con los productos subsidiados especialmente con el combustible, de esta forma se las ingeniaron y llevaron el cambio a más o menos 120 pesos por un Bs.F hasta el año 2013, pero luego descubrieron que si seguían bajando el precio del Bs.F podían contrabandear y saquear todo lo que conseguían a su paso logrando prácticamente institucionalizar el famoso “bachaqueo”, es por esto que durante todo el año 2015 llevaron el Bs.F a 4.5 pesos lo que dio como respuesta aplicando la fórmula de dólar today que este llegara a cotizarse en 666.66 Bs.F ., pero al parecer el objetivo de los enemigos financieros del país en la guerra económica es el de lograr la paridad del peso con el Bs.F, lo que significaría que el dólar paralelo se colocaría alrededor de los tres mil bolívares, estrategia que se logró neutralizar con el cierre de la frontera y sus consecuentes medidas.

Lo que parecía un problema económico a resolver en la zona fronteriza se complica cuando interviene el factor político; el deseo desenfrenado por derrocar al gobierno revolucionario hace que se junten las fuerzas políticas opositoras de ambos países en las que se incluyen los economistas y banqueros prófugos asentados en el vecino país, Miami y Madrid, quienes vieron en esta diatriba la oportunidad de acentuar la guerra de desestabilización contra el país dirigida y financiada desde el imperio económico mundial para tratar de derrocar al gobierno poniendo al pueblo a pasar hambre, las colas, el acaparamiento, etc., que todos conocemos muy bien.

Fue tal el impacto de la coalición de los empresarios y comerciantes de los dos países para desestabilizar la economía de nuestro país que la vecina nación vivió uno de los momentos políticos más dramáticos de su historia al decidir no exportar más alimentos a nuestro país que como todos sabemos es de casi el 80% de lo que aquí consumimos, en su mayoría productos altamente perecederos tales como tubérculos, frutos, legumbres, granos y verduras, productos estos que los empresarios colombianos pretendían colocar en algunos países cercanos lo cual no les resultó dada la solidaridad de esos países para con nuestro país lo que trajo como consecuencia la quiebra de miles de productores agrícolas del vecino país quienes salieron a protestar en la llamada “revolución de los paperos”, tuvo el gobierno del vecino país que asumir la pérdida no solo a los productores locales, sino la perdida de uno de sus principales socios compradores como lo es Venezuela.

Proponer un plan para romper con semejante diatriba es casi como una herejía si tomamos en cuenta que no tenemos las suficientes credenciales para hacerlo, a lo mejor lo desestiman, no sé, pero mi deber como revolucionario de corazón es hacerlo, no importa si es una charada, solo me fundamento en los pocos conocimientos que tengo de Economía Política, el análisis de las causas del problema, sus acciones y sus efectos nos permite visualizar la problemática en su entera dimensión, sin apasionamientos, quizá con algunas dudas, pero con la firme convicción de tratar de ser útiles, para tratar de proponer el Que hacer, Cómo Hacerlo, Con Quien y Con Qué, solo dispongo del Que hacer y Cómo Hacerlo lo demás es asunto del Estado.

Esta propuesta pudiera ser rechazada de plano ya que hay algunos precedentes donde se sataniza a los mal llamados raspacupos, (todos los usuarios sin excepción tienen que raspar los cupos) donde se desestima tajantemente la repatriación de divisas producto de una erogación que va destinada en su totalidad para el consumo de bienes y servicios en otras naciones, lo que presupone un importante ingreso de divisas para el país destino, se llegó a decir que al repatriando tales divisas se estaba “desangrando” al país, una erogación que desde el mismo momento en que es asignada y pagada por el usuario deja de ser patrimonio nacional, donde haga lo que haga el usuario con sus divisas en el exterior en nada tiene que afectar la economía nacional, por el contrario si el usuario ahorra parte de esas divisas y las repatria eso sí que afecta al país de manera positiva, por lo tanto para que esta propuesta sea viable debemos cambiar y rectificar el concepto a los usuarios turistas que hacen uso de sus divisas como mejor les parezca.

Aprovechando la actual coyuntura donde el estado pretende regularizar y legitimar la estadía de cientos de miles de compatriotas colombianos en la República Bolivariana de Venezuela, acción esta que requiere de una legalización en el país por parte de los interesados que tienen entre otras cosas que disponer de un Pasaporte vigente, ingresar legalmente con una visa, para luego optar por una Residencia y su respectiva cedula, pudiéramos darle la oportunidad a esos miles de compatriotas que se registraron en el recién creado Movimiento Bolivariano de Colombianos por la Paz, de retornar a su país, el objetivo es profundamente humano ya que permite el reencuentren con sus seres queridos, muchos de ellos no se han vuelto a ver desde que ingresaron a Venezuela, dejaron allí padres, hijos, cónyuges, hermanos, etc., para que los visiten y estos conozcan a sus hijos y nietos venezolanos y que a su regreso que debe estar plenamente garantizado se le selle su pasaporte con la visa requerida para iniciar así de manera legal su legitimación y reconocimiento en el país.

Todos sabemos las causas por las cuales nuestros compatriotas colombianos migraron a nuestro país, son muchas, pero una de ellas quizá la principal es por la pobreza, situación esta que aun en nuestro país se mantiene dada su condición de indocumentado, es necesario que para que el plan que proponemos sea efectivo se le asigne a todas estas personas que así lo soliciten un Régimen Especial de asignación de divisas a todas estas personas para viajar a su país Colombia, que tenga como requisito indispensable el que este registrado en el Movimiento Bolivariano de Colombianos por la Paz, de esta manera estaríamos fortaleciendo el Movimiento y los lazos de amistad entre los pueblos, a la vez que intentamos romper con la dependencia de una acción política por parte del gobierno de Colombia para solucionar el tema del cierre de la frontera que afecta a miles y miles de colombianos y venezolanos que hacemos vida en este país, que requerimos de las mejores relaciones humanas, Comerciales y políticas, que necesitamos poner en orden y recuperar el valor de nuestra moneda, no podemos estar esperanzados ni dependiendo de la voluntad de alguien en otro país cualquiera que este sea para que derogue una ley que nos afecta, debemos agudizar las contradicciones y obligar a nuestra contraparte a tomar las decisiones que nos favorezcan.

Con informacion de Aporrea

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*