¡”NO ES SIRIA, ES VENEZUELA”! La conmovedora historia de Reinaldo, un venezolano olvidado por el régimen

DolarToday / Mar 23, 2017 @ 8:00 pm

¡”NO ES SIRIA, ES VENEZUELA”! La conmovedora historia de Reinaldo, un venezolano olvidado por el régimen

El gobierno nacional desde sus inicios ha contado con un discurso que habla de inclusión, de erradicación de la pobreza y de reconstrucción social. Sin embargo, los resultados de su gestión han sido inversos. Las razones son diversas y pueden ir desde encargar los asuntos importantes del país a personas fieles, más no formadas para ello, hasta la mera indolencia que muchas veces acompaña al poder.

Amanda Collins/Venezuela al Día

La periodista Andreina Flores, se hizo viral durante el mandato de Hugo Chávez. La incisiva periodista le hacía preguntas al Jefe de Estado, que nadie más se atrevía a hacer. Debió soportar descalificativos por parte del ahora “comandante supremo”, en cadena nacional y sin bajar la cara.

A pesar de los embates del régimen chavista en contra del periodismo en el país, Andreina Flores se ha mantenido cumpliendo con su labor. En una de sus más recientes publicaciones, a través de su cuenta en Facebook, pudo retratar el rostro de la pobreza en el país. Es indescriptible la sensación que se general al ver las condiciones en las que puede vivir un venezolano.

1
No es Siria, es Venezuela

En mi recorrido por los caminos rurales de Santa Lucía, en los Valles del Tuy, me crucé con Reinaldo.
Sentadito en un esquina, me miraba hacer fotos. Atento, curioso, como intrigado con la presencia de una evidente citadina por esos parajes. No me saludó ni me preguntó por qué andaba yo por ahí. No, Reinaldo se infló de orgullo y me soltó esta primera frase: “Cumplí años el martes”.

Sesenta años para ser exactos, aunque el deterioro en la cara y el cuerpo lo haga ver mucho más viejo.
Sus vecinos de Santa Lucía lo conocen como “Rey Cajón”, un alias, un título para el reparador oficial del pueblo. Si a usted se le daña el televisor, el ventilador o el bombillo colgante de la sala, allá va Rey Cajón a acomodarlo.
Si el cliente tiene plata, cobra. Si no, pide comida.

Antes de invitarme a conocer su casa, Reinaldo se muestra apenado. Dice que está un poco desastrosa pero tengo la impresión de que, aun así, está contento de recibir un visitante.
Cuando por fin llego a la puerta de esos cuatro palos que le sirven de hogar, no lo puedo creer.
Me siento en Aleppo, en Mosul, en la postguerra.
¿Cómo puede un ser humano vivir así?

“Yo no tengo recursos pa’ vivir en una cosa buena. No tengo hijos ni nietos. Tengo sobrinos y hermanos pero ellos no tienen tampoco como ayudarme.
Yo reparo aparatos, corto leña y hago como veinte mil bolívares al mes… tengo suerte de no enfermarme”.

Reinaldo no recuerda cuándo fue la última vez que comió carne. Dice que su dieta diaria es de verduras, especialmente auyama.
Recibe la bolsa de comida del gobierno pero solo puede comprarla si se “asocia” con otro vecino y cada uno paga la mitad. Después de todo, gastar la mitad de sus ingresos en una bolsa de comida sigue siendo un precio muy alto.

También recuerda que hace años era un poco más gordo. “Ahora estoy flaco… y débil. Me la paso acostado. La verdad es que estoy aquí con la pura ayuda de Dios…”

Photo: Andreina Flores Periodista

La alusión a Siria es casi dolorosa. Tener que comparar al país de “lo posible”, con una nación en plena guerra y destrucción, es duro. Sin embargo, solo basta con ver la imagen, para notar el nivel de pobreza que enfrentan muchos venezolanos, que han sido olvidados por un gobierno que se hace llamar “socialista”.

Mucho se habla de la cuarta república y las necesidades que pasaba el pueblo para comer, vestirse, esparcirse, entre otras. Sin embargo, lo que se suponía que se iba a erradicar con la “quinta república”, no ha sido más que una farsa más en la larga lista que mantiene el gobierno nacional.

El régimen de Nicolás Maduro, lejos de reconocer la realidad, estalla en insultos contra la derecha, como si fuera ese sector de la sociedad, el responsable de poner un techo digno y al menos una comida diaria a personas como Reinaldo, el residente de los Valles del Tuy, retratado por Andreina Flores.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*