¡“NO ESCUPA PARA ARRIBA, SEÑOR PRESIDENTE”! Aporrea: Fusilamiento y asesinatos de los corruptos

DolarToday / Jan 4, 2017 @ 8:00 pm

¡“NO ESCUPA PARA ARRIBA, SEÑOR PRESIDENTE”! Aporrea: Fusilamiento y asesinatos de los corruptos

Dice Maduro, sobre el fusilamiento y asesinatos de los corruptos declarado por el presidente de Filipinas: “yo no puedo decir eso porque violaría la constitución, pero provoca hacerlo (lazar de un helicóptero a los corruptos)… Si estuviéramos en las guerras del siglo diecinueve, provocaría fusilar a más de uno”. Y Nosotros decimos, ¿Fue ésta la filosofía que heredó de Chávez Nicolás Maduro?

Qué lástima, por aquellos que lo justifiquen, con sus racionamientos de viejitas, de amas de casa, de empleados públicos, de burócratas cagones. Qué lástima para todo aquél funcionario, que uno conoce o que conoció, que lo justifique y lo explique con racionamientos propios de un ser senil eternamente esclavo de este miserable sistema torcido que ha sometido su pensamiento.

Hasta ahora no ha habido una sociedad moralizada, cultivada en la cultura de la solidaridad y la austeridad como para querer sancionar a alguien por corrupto (y menos a fusilarlo) No tenemos moral para hacerlo. Mucho menos fuera de la ley, sin juicios justos y claros, sin un sistema judicial ético, coherente, revolucionario, de valores revolucionarios, que obedezcan a principios revolucionarios y socialistas, como les correspondería. ¡No escupa para arriba, señor presidente!

¿Cómo llama usted el acto de regalar lo que no es suyo, a nombre de su majestad? Una anécdota del Che Guevara. Visitaba entonces una fábrica de bicicletas. Uno de los empleados, al saber que la hija del Che cumplía años quiso regalarle una bicicleta. El Che indignado le replicó “¿Y eso es suyo para que lo esté regalando?, cuando yo tenga el dinero necesario para regalarle una bicicleta a mi hija se la pago de mi sueldo” Eso se llama moralizar a un pueblo.

Sin embargo, en nuestro país, en nuestra “revolución”, pasa lo contrario, se desmoraliza al pueblo, cuando el mismísimo presidente regala a la vista de todos, en un acto público y televisado, un taxi (o una camioneta) a un ciudadano de la calle, sin que este vehículo sea de su propiedad, sin decir por qué lo hace, sin decir qué hay de excepcional en aquella persona que merezca recibir un taxi (o la otra una camioneta). El resto de la población, por supuesto, se desmoraliza ante tales caprichos y privilegios, o simplemente creerá en la necesidad de cierta cantidad de osadía para atravesársele en el camino y ver qué consigue de un señor tan generoso…

El punto es que eso es un acto de corrupción, y debe estar tipificado en la ley, por lo menos en la ley del revolucionario. Ergo, el presidente debería, siguiendo sus sentimientos y su lógica de la justicia, auto fusilarse, o auto mandarse a lanzar desde un helicóptero, por disponer de algo que no es suyo. Son personas como él las que hacen a los pueblos, las que educan a los pueblos y su ejemplo no es de los más éticos. El acto de dilapidar los bienes públicos no debería sancionarse sobre la base del tamaño del robo, Un ladrón es un ladrón, así se robe un libro en una tienda o mil barriles de gasolina.

El asunto es que tanto lo dicho, de fusilar a los corruptos o lanzarlos desde un helicóptero, cuando se dilapidan los bienes de la Nación, como el hecho regalar un taxi, que no le pertenece, que no es de su propiedad, a capricho son actos irresponsables y no deben ser tolerados por la sociedad y deben ser criticados, y eso incluye a los otros dirigentes y miembros del gobierno, pasando por los aduladores de oficio, periodistas, críticos, etc.

El silencio de la población chavista, de la opinión pública chavista ante casos como estos han hecho posible la corrupción y han instaurado los regímenes fascistas más cruentos; de métodos criminales para que, en nombre depurar a la sociedad de la corrupción, de la delincuencia, en nombre de la paz, se extermine a infractores y opositores como bichos, como bultos, despojados de toda humanidad.

Quizá el presidente no va a tener que lanzar a nadie desde un helicóptero, pero, así como torturaron asesinaron y desaparecieron mutilados a 11 pendejos como animales, a manos de soldados y oficiales del ejército, los cuales creyeron hacer cumplir las leyes, (en una especie de TO (Teatro de Operaciones) de la cuarta, instalado en Barlovento), de la misma manera habrán otros que, creyendo cumplir con una idea o mandato del presidente, comiencen a lanzar a los llamados corruptos desde un helicóptero. Selección discrecional, tomando en cuenta que todo se hará en secreto, que no habrá juicio posible ni sanción legal que avale un acto como ese.

Los corruptos de su gobierno, señor presidente, los tiene muy cerca, en el capitalismo espiritual, en el lucro, en la riqueza fácil y fútil, en la falta de carácter y de objetivos claros, los cuales han sustituido al espíritu de la revolución y del socialismo. Castigar a los corruptos es castigar a todo el gobierno “de forma preventiva”, porque cada uno de los gerentes o buena parte de los ministros, viceministros, directores, gobernadores, diputados, representan a un corrupto potencial; si no de hecho, lo será en el futuro, considerando los valores con los cuales nos manejamos ahora: prestigio, facilismo, derroche, la necesidad de complacernos de cosas materiales, vivir al estilo Miami y Nueva York, en la conciencia de la pequeñaburguesía, pensando como la clase media que vive para imitar al amo. (Apropósito, es un poco, o bastante, de lo que se enseña, con anuencia del presidente, en la emisora social TVes, y justifica su flamante vice-presidente de producción).

¿O será que no se trata de corruptos? ¿Que los que deben morir son otros; a los que hay que fusilar son otros, a los que hay que lanzar desde un helicóptero son a otros? El pueblo llano, el soldado, las señoras de los consejos comunales y los Claps no está para esas sutilezas. Cualquier persona opositora al presidente, a su presidente, será ante su mirada “inculta”, un corrupto más… “Y si mi presidente lo dijo, habrá que fusilarlos”.

Cuide sus palabras, señor presidente, que el pueblo escucha. Y “no escupa para arriba”.

Por: Héctor Baiz / hecto.baiz@gmail.com / Aporrea

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*