¡A ESE CURA HAY QUE MATARLO! Esbirros cubanos con uniforme de policias molieron a palos al Padre Palmar

DolarToday / Oct 26, 2016 @ 8:30 pm

¡A ESE CURA HAY QUE MATARLO! Esbirros cubanos con uniforme de policias molieron a palos al Padre Palmar

La represión policial mostró este miércoles su peor cara, cuando funcionarios de la Brigada de Control de Manifestaciones Públicas del CPBEZ arremetieron contra el padre José Palmar. Testigos relatan que el párroco fue agredido por los efectivos cuando intentaba mediar con el contingente enviado para desalojar a los estudiantes apostados desde hace nueve días en la plaza de La República

Al padre José Palmar lo golpearon en una manifestación en la plaza de La República. (Fotos: Iván Lugo)
“Tres golpes fuertes recibió en el abdomen”. El padre José Palmar, sacerdote que acompaña las manifestaciones de los jóvenes en la Plaza de la República, fue agredido ayer por funcionarios de la Brigada de Control de Manifestaciones Públicas del CPBEZ.

Según el relato de los testigos, un grupo encabezado por el padre Palmar y algunos líderes políticos del Zulia se acercaron a dialogar con el comisionado del Cuerpo Bolivariano de Policía del Estado Zulia que estaba a cargo del despliegue policial.

“De repente varios funcionaros comenzaron a agredir a los jóvenes, entonces el padre Palmar intentó detenerlos y fue golpeado por los uniformados varias veces en la región abdominal”, relató el diputado a la Asamblea Nacional Williams Barrientos.

Palmar recibió los primeros auxilios por parte de médicos que se encontraban entre los manifestantes, luego fue trasladado de emergencia a un centro de salud cercano. A sus familiares les preocupó el lugar de los golpes; recordaron a La Verdad que el sacerdote “fue sometido hace varios años a un bypass gástrico, por lo tanto, esa zona del cuerpo es muy sensible”.

Su hermana, María Palmar, explicó que luego del chequeo general los médicos determinaron “fractura en dos de las costillas izquierdas. Afortunadamente, no hay ruptura de baso ni sangrado interno”. Otra de sus familiares envió un mensaje: “Les pido oración por el padre. Lo apuntaron cuando lo tenían en el piso para dispararle, pero uno de los que acompañó a mi hermano logró desviar el arma. Uno de los esbirros tenía acento cubano”.

El padre Palmar comentó desde la clínica “eran cubanos vestidos de policía. Uno dijo: a este cura hay que matarlo. Yo me metí a salvarlos”. En la tarde una representante de la fiscalía fue a la habitación del sacerdote a tomarle declaración. Se extendió por dos horas y media y dijo que el caso no ha sido asignado, por ahora, a ningún tribunal.

Campo de guerra

Los estudiantes dicen que solo intentaban marchar hasta la Defensoría del Pueblo. La Policía argumenta que una de sus funcionarias fue agredida por los manifestantes. Así comenzaron minutos de tensión en las inmediaciones de la Plaza de la República, sitio de concentración del movimiento de “resistencia cívica”.

Las múltiples detonaciones contribuyeron al pánico colectivo que se generó en la intersección de la avenida Bella vista con 5 de Julio. Todos trataban de resguardarse, “pero los disparos de perdigones eran interminables”, comenta una de las mamás que permanece en protesta desde hace una semana y que colabora con la logística de la alimentación.

Observador internacional

En medio de la trifulca fue golpeado en la cabeza un hombre que se identificó ante los galenos que le atendieron como Yeannesky Medina, observador de la Organización de Naciones Unidas en Venezuela. El hombre, en un fluido inglés, una vez recuperado, conversó con representantes de la MUD. Medina explicó que algunos de sus documentos de identificación y su teléfono celular fueron decomisados por un hombre armado que se identificó como funcionario del Sebin.

Tiene 10 días en Maracaibo realizando registro fotográfico y algunas entrevistas sobre el desarrollo de las jornadas de protesta en la ciudad. Dio como prueba de su identidad un carnet que le acredita como miembro de la Cruz Roja Americana.

Rechazan la violencia

Ángel Francisco Caraballo Fermín, obispo auxiliar de Maracaibo, estuvo en el centro de salud donde fue atendido el padre Palmar. Manifestó su respaldo a la familia y rechazó categóricamente los hechos de violencia que se registran en la ciudad de Maracaibo.

Caraballo aboga por el entendimiento entre los ciudadanos y los cuerpos de seguridad y encomienda en oración al pueblo zuliano y venezolano. “Ofrecemos nuestra colaboración tanto a los gobernantes como a los manifestantes para contribuir en la instauración de un diálogo constructivo que abra las puertas a una Venezuela de progreso y bienestar colectivo”.

Lesionados

Doce personas fueron atendidas en la carpa de primeros auxilios instalada en el jardín este de la Plaza de la República. El joven Manuel Arocha, estudiante de Comunicación Social de 21 años de edad, tenía dos perdigones incrustados en el hombro.

Uno de los más afectados fue Dangerbert Antonio Bravo, de 24 años de edad y cursante de Ingeniería de Sistemas de la Universidad Santiago Mariño. El bachiller presentó múltiples contusiones. “Corrí de la plaza para ver qué era lo que pasaba. Yo estaba grabando y me atacaron como 12 policías; me golpearon con sus rolos en la espalda; también me patearon en la cara”.

 

Fuente: Diario La Verdad

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*