¡EXPLOSIÓN SOCIAL! Saqueos, protestas y represión sacudieron el centro de Barquisimeto

DolarToday / May 23, 2017 @ 1:00 pm

¡EXPLOSIÓN SOCIAL! Saqueos, protestas y represión sacudieron el centro de Barquisimeto

Desde las 10:00 de la mañana de este lunes ciudadanos que habitan en su mayoría en el centro de la ciudad de Barquisimeto y zonas aledañas aseguraron que era el momento de salir a las calles a reclamar por cada uno de los anaqueles vacíos, siendo el saldo que ha dejado la escasez, y el estado de emergencia que los oprime constantemente.

Mariángel Massiah / Fotos: Juan Brito / El Impulso

Contaron que tenían más de un mes intentando cerrar las calles pero se había convertido en una tarea imposible. La madre de uno de los manifestantes comentó que no contaban con el apoyo de los comerciantes, aun así decidieron que ya era el momento. Salieron encapuchados, con cascos, banderas y pancartas, además de sus bolsos con todas las herramientas necesarias para “incendiar” el centro de la ciudad del estado Lara.

Por donde este grupo iba pasando, colocaban cauchos, los encendían y les indicaban a los comerciantes que cerraran los locales y se fueran por su propia seguridad. Continuaron con esta estrategia en la avenida 20, desde la calle 26 hasta la 23. Efectivamente todos los locales cerraron sus puertas, algunos empleados de la zona decidieron unirse a la lucha. El transporte público no encontraba por dónde transitar debido a todas las trancas.

Los llamados “miembros de la resistencia” se plantaron con sus pancartas en la avenida 20 y el paso les fue bloqueado por la Policía Nacional Bolivariana e inmediatamente a los minutos la Guardia Nacional se acercó con sus escudos.

A medida que los funcionarios avanzaban los manifestantes comenzaron a entonar las gloriosas notas del Himno Nacional;?una vez que se detuvieron, la “resistencia” se acercó a los castrenses, algunos los insultaban y catalogaban de cobardes y otros los invitaban a unirse a la lucha.

“Ustedes también pasan hambre”, “deben levantarse y dejar de obedecer a un idiota”, “ya está bueno de matarnos entre nosotros mismos”, expresaban los manifestantes mientras grababan con sus celulares que debían unírseles.

Fue un momento cuando los ciudadanos descargaron todo su pesar, algunos recordaban y les gritaban a los guardias que sus familiares habían muerto por falta de medicamentos; es decir, toda la tragedia social a la que se encuentra sometido el venezolano.

Inmediatamente llegaron funcionarios de refuerzo, quienes intentaron acorralar a los manifestantes pero estos se dispersaron hacia la carrera 19 y comenzó el primer enfrentamiento. Los jóvenes comenzaron a lanzar piedras y cohetes, en cambio los guardias trataban de reprimirlos con perdigones y metras. Mientras esto sucedía, los vecinos observaban desde sus ventanas lo que ocurría y apoyaban mientras tocaban sus cacerolas.

El grupo se dispersó a medida que se acercaban los organismos de seguridad. Por más de hora y media el centro se convirtió en una zona de guerra, donde la guardia intentaba con más de tres equipos acorralar a la resistencia y estos se escabullían y respondían a los ataques. En algunos momentos buscaban refugio en los edificios o tiendas del lugar.

En la avenida Vargas se intensificó la lucha. Los jóvenes arremetieron con todo lo que estaba a su paso contra los funcionarios y estos decidieron que era el momento de usar las lacrimógenas, mientras sus escudos sonaban por la cantidad de piedras y basura que recibían.

La zona se encontraba repleta de gente y a medida que la batalla se extendía, el caos también. Gente corría por doquier sin siquiera saber qué era lo que pasaba y una atmósfera de rebeldía invadió a quienes allí se encontraban. Los adoquines de la avenida fueron sacados de su lugar para usarse como refuerzo, intentaron arrancar los carteles y publicidad de algunas tiendas en la zona.

Una señora gritaba que cesara el vandalismo y la respuesta que obtuvo fue: ¿acaso eres chavista? Lo que bastó para que iniciara una discusión y entre ambos personajes se intercambiaron un par de golpes.

Los llamados colectivos también aprovecharon de hacer de las suyas, amenazaron a algunos conductores de vehículos quienes no encontraban la mejor calle para salir del centro. Y saquearon un par de tiendas, entre ellas una tienda en el C.C Capital Plaza y una farmacia, momento en el cual varias personas que pasaban por el lugar decidieron llevarse también alguna mercancía.

Otros tantos solo intentaban ignorar lo que pasaba y seguir con su vida, como un grupo de 30 personas que se encontraban realizando una cola para comprar dos panes canillas cada una, quienes solo se acomodaron lo más cerca posible de la pared para resguardarse de las piedras y se taparon su nariz para evitar los efectos de los gases lacrimógenos. Y a pesar de todo lo que ocurría eran incapaces de escapar o unirse a la lucha; es decir que de ninguna manera abandonarían su puesto en una cola que le garantizaba alimento.

El desespero era evidente en el lugar al igual que las discusiones, amenazas, insultos y el llanto de algunos peatones que solo se encontraban en el sitio porque trabajan en la zona o fueron a realizar alguna diligencia. Las madres también huían con los más pequeños en sus brazos. Pasada la 1:00 de la tarde el transporte público paralizó por completo sus servicios en esa zona.

El saldo de la jornada fueron civiles ahogados con las bombas lacrimógenas, algunos cuantos heridos y jóvenes apresados.

Los manifestantes aseguraron que como lograron tomar el centro de la ciudad, seguirán con acciones en esa zona porque desean crear conciencia entre quienes aún se encuentran ajenos a esta lucha, la cual, afirman, es de todos.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*