“GENERADOR DE MEDIOCRIDAD”: Maduro embrutece (Por Gustavo Coronel)

@DolarToday / Oct 21, 2014 @ 4:00 pm

“GENERADOR DE MEDIOCRIDAD”: Maduro embrutece (Por Gustavo Coronel)

Un presidente debe ilustrar con su verbo y con su ejemplo. Gallegos, Medina, Betancourt, Caldera (I) así lo hicieron. Pero Maduro embrutece.

Cada vez que abre la boca es para decir alguna barbaridad, para rebuznar. Por ejemplo, ante los niños de una escuela de Santa Lucía, en el estado Miranda, dijo que “Los Estados Unidos inundan el mercado petrolero” cuando este país no exporta petróleo. Dijo también que ese petróleo lo producían mediante “una técnica llamada esquitos”. Lo que él llama esquitos no es una técnica, es una roca, y no se llama esquitos sino esquistos, o más apropiadamente, lutitas. Dijo que los Estados Unidos han inundado el mercado “para bajar el precio del petróleo y afectar a Rusia y a Venezuela” cuando, en realidad, quienes han aumentado su producción y exportación han sido Arabia Saudita y Kuwait, además de Libia, todos miembros de la OPEP. Los niños y los adultos quienes escuchan al “presidente” se embrutecen y bajan a su nivel.

Maduro actúa como eficaz agente generador de mediocridad de nuestro pueblo. También lo hace cuando dice que Portugal es un país fronterizo con Venezuela o cuando habla del telescopio cuando quiere referirse al estetoscopio.

La verdad es que en por los últimos quince años Venezuela ha tenido un par de rústicos ignorantes en la presidencia. Ello ha sido acompañado de mucha corrupción y de insólitas entregas de soberanía política y financiera a Cuba y China, todo lo cual ha conducido a Venezuela al borde de la ruina material. Aunque ello sea gravísimo, lo peor ha sido este proceso de embrutecimiento de nuestra población que comenzó con el difunto y se ha acelerado con Maduro. Ello es así porque un pueblo embrutecido y mediocre no puede crear una nación moderna y progresista. Se irá hundiendo más y más hacia las profundidades donde se encuentran los países más atrasados del planeta. En realidad, ya está allí, como puede verse en las estadísticas internacionales, no las que maneja el mercenario Elías Eljuri para el régimen.

El difunto y Maduro han compartido un terrible defecto: la ignorancia que piensa que sabe. El difunto leía mucho pero se indigestaba con lo que leía y convertía sus lecturas en una mezcla hilarante de fantasías, como aquella del hombre apareciendo en la Tierra hace 2000 años, o como su teoría del trueque o sus proyectos de gallineros verticales y rutas de la empanada. Maduro ni siquiera lee, dice lo primero que se le viene a la cabezota. Actúa con total desparpajo. A esto le ha ayudado el rodearse de gente aún más mediocre que él, lo cual ya es mucho pedir: Darío Vivas, Pedro Carreño, Iris Varela, la hija del difunto, Ramírez Torres y los narco-generales o de gente más inteligente pero sin ética, como Arias Cárdenas, Diaz Rangel, Rangel o Roy Chaderton. Como buenos adulantes, esta gente inteligente le permite a Maduro creer que se la está comiendo. La verdad se revela cuando sale del país y nadie lo escucha, como le sucedió recientemente en las Naciones Unidas en la cual hubo una peligrosa estampida no causada por un grito de incendio sino por el anuncio de la llegada de Maduro al podio.

Además de las privaciones materiales que experimentan los venezolanos de estos años lo más humillante y lo que más revela la baja calidad de una porción del pueblo venezolano es su aceptación del difunto y de Maduro en la presidencia.

Aceptar la “superioridad” de Maduro, no insurgir contra la patanería y la ignorancia que lo caracteriza es una señal de infinita mediocridad. Y este ingrediente de mediocridad en el pueblo venezolano es mucho peor que el debilitamiento de los precios del petróleo.

Gustavo Coronel

Noticiero Digital

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*