Hablemos claro pero eso sí, Clarísimo

Francisco Guerrero / May 15, 2013 @ 9:56 pm

Hablemos claro pero eso sí, Clarísimo

Recibimos con gran entusiasmo las declaraciones del señor Ministro de Finanzas Nelson Merentes, después del encuentro con el sector empresarial privado y productivo del país, con el que se busca el diseño de estrategias y mutua colaboración que permitan a corto, mediano y largo plazo ir resolviendo los problemas que en materia de desabastecimiento hoy afectan a la población. Es muy alentador conocer de viva voz del ministro que estos encuentros se han realizado al más alto nivel y en medio de un ambiente de diálogo, respeto y reconocimiento tan necesarios para resolver la actual crisis económica, lo que nos demuestra que el programa de gobierno de Henrique Capriles ya está en marcha y si funciona.

Sin embargo hay varias cosas que señalar frente a las declaraciones del ministro Merentes que no podemos pasar por alto. La primera de ellas recordar que constitucionalmente no existe la figura del Comandante Supremo más allá de un enfoque político e ideológico que no cuadra en este tipo de declaraciones. Todos los venezolanos entendemos que Chávez murió y que Maduro no es Chávez y que el abuso que se ha cometido al exprimir la imagen del desaparecido presidente lejos de ayudarles les ha perjudicado enormemente, y eso lo podemos ver claramente en como cada día se desvanece el recuerdo de quien hasta hace apenas unos meses era el único líder de la hoy tan cuestionada revolución y el sistema económico socialista. Otro claro ejemplo del fracaso del gobierno revolucionario se ve reflejado en la visita de las autoridades del Gobierno de China quienes hoy han logrado grandes y extraordinarios avances en materia económica gracias a la implementación del modelo capitalista en ese país lo que los ha llevado a convertirse en los mayores consumidores de artículos de lujo del mundo, razón por la cual ahora cuestionan al modelo económico aplicado por este régimen. Hablando claro el modelo socialista fracaso. Aquí debemos decir que la inversión en el llamado desarrollo de producción socialista no es posible ni viable.

En segundo lugar debemos señalar que la actual crisis económica no es consecuencia ni del paro petrolero, ni del fallido galope de Carmona. La crisis es consecuencia no solo del despilfarro de los ingresos petroleros y de la mala administración del gobierno, sino también de los altos índices de corrupción del fallido socialismo del siglo 21.

En tercer lugar es necesario apuntar algo que más temprano que tarde tendrá que ser resuelto pues es el origen de toda la crisis nacional, y me refiero al hecho de que el problema no está en hablar en nombre del presidente, el problema es no terminar de entender que se está hablando desde un gobierno encargado y transitorio, pues su legitimidad está ampliamente cuestionado después del fraude electoral y posterior golpe al parlamento y ahí no podemos confundirnos de ninguna manera. Ahora bien debemos entender que mientras se remota la constitucionalidad en el país, es importante ir trabajando en los problemas que nos aquejan tal como lo ha dicho el presidente Carpiles y en esa dirección vemos que apunta el correcto y transparente modelo económico propuesto por el sector privado para resolver el problema del desabastecimiento, así que de manera muy temerosa y siempre a la defensiva el gobierno de transición nos indica que a pesar de su severa hostilidad está a aceptando lo inevitable a pesar de realizar los más estrafalarios intentos para no reconocer abiertamente su fracaso. Sin embargo aún queda mucho por hacer a la par de que se tienen que retomar las discusiones y debates en la asamblea, los cuales fueron suspendidos después de la brutal golpiza a los parlamentarios del sector opositor como una medida para frenar lo inevitable pero que tendrán que retomar lo más pronto posible para que de esta forma al gobierno transitorio no le sea tan traumático el cambio de gobierno, de manera que mientras más demoren el debate en el parlamento más les va a costar a los suplentes desprenderse del poder. No se puede detener por capricho los cambios que se activaron dentro de la sociedad venezolana el 14 de abril.

Aún quedan muchos temas sobre el tapete que requieren ser atendidos con suma urgencia como lo son el sector salud, educación, presupuesto de las universidades, contratos colectivos, pensiones, transporte, seguridad, vialidad, electricidad entre otros. Militarizar al país, ir tras los empresarios o señalar y buscar culpables ya es una muy desgastada estrategia política frente a un país que abiertamente voto por el cambio.

De modo que es importante que se mantenga el diálogo y se siga hablando claro. Pero eso sí Clarísimo.

Por Francisco Guerrero

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*