Hasta cuando nos demos asco /Antonio Sánchez García

DolarToday / Feb 21, 2013 @ 11:24 pm

Hasta cuando nos demos asco /Antonio Sánchez García

20 Febrero, 2013

“Quien crea que el  horror que vivimos cesará como por arte de magia y el orden, la  decencia, la integridad renacerán en el que fuera nuestro país por auto  generación espontánea, es por decir lo menos, un menguado, un analfabeta  o un canalla. Sin el despertar de nuestra conciencia y la decisión  colectiva de arrancar de raíz, sin titubeos ni medias tintas, las  profundas raíces del mal que nos prostituye, seguiremos hundiéndonos en  nuestra cloaca hasta que sintamos asco de nosotros mismos. Será el fin  de este viaje. Y el recomienzo. Muchos no lo veremos.”

opinan los foristas

 

Debe haber por lo menos seis millones y medio de venezolanos turbados,  desconcertados, afligidos, sin entender qué es lo que realmente sucede  en nuestro país. Y que al toparse con la imagen omnipresente de un  venezolano que ha atropellado, pervertido y anulado la voluntad de 28  millones de conciudadanos, provocando una devastación inimaginable al  tejido social, a nuestra cultura, a nuestra infraestructura material se  preguntarán: ¿hasta cuándo esta pesadilla? Si hasta parece haberse  esfumado dejando en pie la inmundicia de su siniestro trabajo.

Muchos venezolanos de bien ya se han ido. No soportan la idea de tener  que dejar a sus hijos a la intemperie de toda conducta moral, de todo  sentido de responsabilidad, de toda buena crianza. Pues temen, y con  razón, que Venezuela haya perdido toda singladura moral y que en ella  todo sea posible, hasta lo más aberrante. Leo la noticia de un joven  carabobeño de 29 años que, abandonado por su esposa, asesina a sus tres  hijos de 13, 12 y 9 años. Para luego suicidarse. No es novela de  ficción.

Un amigo vende todas sus pertenencias para irse tras su familia, a la  que decidió enviarla al extranjero luego de sufrir un shock inenarrable:  presenciar, maniatado, cómo un muchacho hundía una pistola de alto  calibre en la boca de su nietecito de ocho meses para terminar de  hacerse con todos sus bienes. Creyó que bajo el imperio del terror  obtendría el arma que buscaba, y que jamás encontraría. Un arma no ha  existido ni existirá jamás en esa familia. Una familia de bien, como  solíamos ser.

Tras esos doscientos mil o más asesinatos cometidos en estos 14 años hay  cientos de miles, sino millones de asesinos. Bajo el imperio de la  barbarie de un militar de baja ralea, amo y señor de un ejército  controlado por una camarilla de sus iguales – ambiciosos, inmorales,  apátridas, ladrones y corruptos – Venezuela perdió todo Norte, todo  sentido, toda densidad espiritual. Es el campamento minero atiborrado de  petróleo, que permite la aglomeración de millones de seres humanos que  pasan por ciudadanos civilizados, una gran cantidad de los cuales  carecen del más elemental sentido de conciencia moral. Y para los cuales  la vida, como dice la canción, no vale nada. Ni perderla a manos del  hampa ni perderla a manos de destacamentos policiales. Por cierto, de la  misma jaez.

Una pandilla de facinerosos atrincherados en una ideología trasnochada y  ya carente de todo sentido, pero que les legitima el asalto, el robo,  el abuso, el asesinato terminó por hacerse del país y sus riquezas.  Amparados en la lucha de clases que esa perversa ideología reivindica  como la mayor de las conquistas históricas, cobijan a maleantes,  homicidas y delincuentes que se ceban en la miseria de los suyos y  asesinan a los de su propia clase. Un etnocidio permitido en nombre de  la liberación del hombre por el hombre. Del pueblo, por el pueblo y para  el pueblo. Puro non sens.

Huérfana de ductor, que también la barbarie tiene sus liderazgos, la  pandilla sigue su ejemplo entregándose en brazos de una tiranía  extranjera. La que fuera una Nación soberana madre de cinco naciones  termina convertida en una corrompida tribu colonizada. Y una situación  de tal degradación ética y moral, una carnicería tan prostibularia como  la que describo – sin ninguna exageración, como puede comprobarlo quien  quiera leyendo las noticias – continuará carcomiendo las bases  espirituales de una realidad prostituida y aparentemente  irremediablemente perdida.

Y allí surge el grave problema de las ilusiones de quienes creen que el  horror que vivimos cesará como por arte de magia si sabemos comportarnos  y nos sometemos de buen grado a la batuta de quienes dirigen la  orquesta. Creer que el orden, la decencia, la integridad renacerán en el  que fuera nuestro país por auto generación espontánea, es por decir lo  menos, propio de un analfabeta o de un canalla. Pues nuestra propia  conciencia histórica nos enseña que sin el despertar de nuestra  conciencia y la decisión colectiva de arrancar de raíz, sin titubeos ni  medias tintas, las profundas raíces del mal que nos prostituye,  seguiremos hundiéndonos en nuestra cloaca hasta que sintamos asco de  nosotros mismos. Será el fin de este viaje. Parece tan lejano que es muy  posible que muchos no lo veamos.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*