¡IMPERDIBLE! LA IDEOLOGÍA DEL MAL: ¿Cuál Socialismo? Por Vecnar Cordero

DolarToday / Mar 19, 2014 @ 9:00 pm

¡IMPERDIBLE!  LA IDEOLOGÍA DEL MAL: ¿Cuál Socialismo? Por Vecnar Cordero

En el caso concreto de Venezuela, cada minuto que pasa, los hechos confirman que si bien los principios más importantes de la doctrina socialista no dejan de ser en teoría auténticamente cautivadores, en su praxis no han servido sino para fomentar la sumisión de un gran sector de su población a través de la retórica y del verbo manipulador de los que gobiernan, con el único propósito de mantenerse en el poder en beneficio de sus dirigentes, quienes gozan de todos los privilegios en el orden social, militar, económico y político, jactándose de aseverar en todos y cada uno de sus discursos y a una sola voz, que quien gobierna es el pueblo.

 Una consigna política espuria, ilusoria, falsa y engañosa. Realmente se trata de un socialismo que gira alrededor de una dictadura cívico-miltar. ¡Que tristeza!. Definitivamente, sólo debemos preguntarnos, de ¿De cuál socialismo se trata, hacia dónde vamos, cuál es la verdad y cuál es el país que queremos? Creo en los principios fundamentales DE UN ESTADO DEMOCRÁTICO Y SOCIAL, DE DERECHO Y DE JUSTICIA, o si se quiere de un socialismo moderno si pudiera llamarse así, no anciano ni obsoleto.

Jamás podré aceptar como lineamiento de un sistema socialista la invocación del odio ni la discriminación o exclusión de ninguna naturaleza porque sería para mi la antítesis de mi propio yo y mis circunstancias. De aquí que  dentro del universo de la multiplicidad y de las confrontaciones ideológicas, el hombre en virtud del derecho de libertad debe aprender a elegir, o lo que es lo mismo distinguir lo verdadero de lo falso, lo justo de lo injusto, lo digno de lo indigno, lo  noble de lo innoble, lo legal de lo ilegal, lo moral de lo inmoral, lo ético de lo antiético, y en consecuencia optar por el bien.

Es esta capacidad de elección la que le permite sostener y defender sus ideas, proyectos y si se quiere hasta sus sueños y alucinaciones, la cual no significa que haya elegido lo correcto, salvo que dicha elección – tal como sostuvo Ulpiano, célebre jurisconsulto romano de la época de la República -  se haya hecho para lo justo, para lo bueno y para lo bello. Obviamente, la lucha ideológica debe y tiene que centrarse contra la falsa conciencia, sin disfraces  ni fantasías. Es así como por convicción y por vía de consecuencia, en el proceso de consolidación de un nuevo socialismo, si es lo que se pretende, no puede haber nada que se parezca al sectarismo, a la autocracia, a una aristocracia del intelecto, a la burocracia, al pensamiento único, ni menos aún a la lacra social de la corrupción, que es antagónica a cualquier proceso de liberación nacional y social.

 En otras palabras, la filosofía de la seuda-revolución bolivariana, que afirma a cada instante ser eidéticamente socialista, y por sostener asimismo, que fundamenta  <<su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional, en la doctrina de Simón Bolívar>>, no debe ser el arma de una pequeña élite de políticos e intelectuales que aunque en su retórica diaria afirmen ser socialistas, en la praxis actúan como cualquier extremista burgués  que ellos suelen criticar.Su objetivo: utilizar el socialismo y algunos de sus bellos principios para manipular al pueblo. Es inaudito que a esta manipulación se le agregue el ingrediente de las religiones. Lo que es más grave, que sus voceros, utilicen imágenes sagradas, el crucifijo de Cristo y oraciones de cualquier índole para sostener que el socialismo bolivariano es un socialismo cristiano, arrogándose el calificativo de “socialistas cristianos”, y simultáneamente alegan ser marxistas y admiradores de Fidel Castro.

Por otra parte, da lástima que desde el gobierno se pretenda dividir a la religión en Venezuela, como se ha hecho con las familias venezolanas,  denunciando que hay que cuidarse de esos cristianos y  católicos de derecha, burgueses y oligarcas. Incontrovertiblemente, su magia encantadora es y ha sido  la verdad goebelliana, o sea el de que una mentira repetida mil veces se transforma en realidad.

En sintesis,  ¿de CUÁL SOCIALISMO hablan los seudo-revolucionarios venezolanos?  De aquí la pregunta obligada: ¿Esos que dicen ser socialistas revolucionarios, luchan realmente por reencontrarse con su deber ser, esto es, con el hombre virtuoso, sincero, leal, humilde, fraternal, altruista, justo y honrado; o por el contrario son unos  farsantes e hipócritas, falsos y mentirosos, idólatras y adulantes, proxenetas y corruptos?.   Tengamos fe y tenacidad. ¡No podemos anclarnos en el pasado, es hora de que los venezolanos luchemos por forjar un nuevo y mejor destino!. No más engaño.

Por último: Una exhortación a todos los venezolanos y venezolanas: Lean y analicen todos y cada uno de los postulados de nuestra Constitución, y sin apasionamiento político observen si sus normas se cumplen conforme a la verdad y al principio de justicia, o si por el contrario son reiterativamente burlados, violados y sometidos al capricho político del Gobierno Nacional. ¿Cree Usted que nuestra Carta Magna establece o regula un gobierno socialista, o más grave aún, una dictadura dictadura cívico-militar?

DEFINITIVAMENTE EL PAÍS QUE SUEÑO Y QUIERO VIVIR ES: alimentaria; un país donde se respeten todos y cada uno de los derechos económicos; un país donde exista una verdadera estabilidad monetaria; un país donde la lucha contra la  pobreza, la corrupción y la delincuencia común y de cuello blanco  nos permita a sostener en cualquier parte y frente a cualquier interlocutor, que somos el país menos corrupto, con menor índice delincuencial y con menor índice de pobreza en el mundo.

¡Que el Gran Arquitecto del Universo bendiga a Venezuela!

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*