¡LA ADVERTENCIA QUE NO ESCUCHARON LOS VENEZOLANOS! Carlos Rangel, el primer antichavista del mundo (Por Milagros Socorro)

DolarToday / May 1, 2017 @ 6:00 am

¡LA ADVERTENCIA QUE NO ESCUCHARON LOS VENEZOLANOS! Carlos Rangel, el primer antichavista del mundo (Por Milagros Socorro)

Con buen rango de certeza puede conjeturarse que esta foto, que Tito Caula hiciera de Carlos Rangel, en 1976, fue encargada para la promoción de su libro Del buen salvaje al buen revolucionario, que apareció ese año.

Como tiene de fondo un sinfín, propio de estudios fotográficos, tendemos a pensar que fue tomada en el local que tenía Caula en Altamira, este de Caracas. Lo que sí está claro es que Caula oprimió el obturador en el instante en que Carlos Rangel dejaba aflorar en su rostro una expresión de agudeza, inteligencia y penetración, mientras que el cuerpo daba cuenta de una personalidad retraída, como aterida y alerta ante el ataque. Es como si le hubieran dicho algo que no termina de creerse, en el instante en que la temperatura ha registrado un súbito bajón. Es improbable que hubiera ocurrido una y otra cosa. Lo que sí es seguro es que Tito Caula esperó a que emergiera la paradoja de este hombre de talento excepcional e insospechados abismos.

Atengámonos a lo que es visible. Destaca la albura del cabello, la camisa y el pañuelo. Tanto es así, que los almidonados puños proyectan sobre la corbata y las solapas un destello metálico que nos lleva a entrever un peplo de plata o algún tipo de armadura niquelada. La ceja izquierda levantada, las monturas de los lentes más anchas de lo habitual y la mirada clavada en la lente de Caula proclaman: sé lo que digo, intento mantener ampliada mi perspectiva de visión. No soy fácil ni me sobra paciencia…

La silla, sofisticada en su sencillez, estaba muy extendida en la Venezuela de la época. Por lo menos, en los ambientes donde se movía Carlos Rangel. Es una Silla Eames o Plastic Chair, diseñada por Charles y Ray Eames, para el concurso “Diseño de Muebles a Bajo Costo”, organizado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York, en 1948. Hecha en fibra de vidrio, fue, de hecho, la primera silla de plástico que se fabricó a escala industrial. La que aparece en la foto, de carcasa blanca, es el modelo Eames DAL, con brazos y pata central. Es un mueble concebido para adaptarse al cuerpo y recibirlo con comodidad, pero el ocupante luce tenso, con los brazos cruzados y las manos ocultas (la derecha, incluso, remetida en la faltriquera), y las rodillas casi juntas (el pie izquierdo, fuera del cuadro, debe estar en punta). Espera el pistoletazo para arrancar.

Carlos Enrique Rangel Guevara nació en Caracas el 17 de septiembre de 1929. Periodista, escritor, intelectual, figura de la televisión y uno de los más notables difusores del liberalismo en América Latina. Era hijo de José Antonio Rangel Báez y Magdalena Guevara Hermoso. Por vía materna, su abuelo fue el general Lorenzo María Guevara Ron, presidente del estado Bolívar y uno de los defensores de Cipriano Castro en 1899; y la esposa de este, Magdalena Hermoso Salom, nació en Coro y sabemos que era de familia muy próspera porque se conserva al menos un retrato de ella. Por vía paterna, Carlos Rangel era nieto de Ana Teresa Báez Eliozondo ydel general y médico Carlos Rangel Garbiras. Detengámonos un momento en esta notable figura del siglo 19 y la primera década del 20.

El general Carlos Rangel Garbiras nació en San Cristóbal en 1854 y murió en Caracas, 1910. Era nieto del doctor y coronel de la Guerra de Independencia de Venezuela, José Antonio Rangel y Becerra, así como del médico zuliano Arístides Garbiras, presidente del Estado Táchira en dos oportunidades. Empezó a estudiar Medicina en la Universidad Central de Venezuela y terminó la carrera en París. En diversos periodos fue gobernador de Táchira, parlamentario y, sobre todo, conspirador. Según ha escrito el historiador José Alberto Olivar, el general Rangel Garbiras, a quien alude como “caudillo aristócrata”, es “un personaje desestimado y poco estudiado, pese a ser una de las primeras figuras en alcanzar un importante renombre nacional, capaz de disputar el predominio de los liberales en el poder desde 1864”.

Dice el historiador que cuando Rangel Garbiras volvió al Táchira, tras concluir sus estudios universitarios, “se dedica a ejercer el doble oficio de médico y periodista. Cabe destacar que su padre Carlos Rangel Pacheco estuvo ligado al periodismo, colaborando hasta sus últimos días en el Eco del Torbes, el Correo del Táchira, el Eco de Occidente, el Observador, entre otros. Fue además concejal y Presidente de la Legislatura tachirense. Por otro lado, su abuelo Arístides Garbiras fue un activo participante en la diatriba política local, en 1854 estuvo comprometido en una insurrección paecista en San Cristóbal contra el gobierno de José Gregorio Monagas”. Una vez trasladado a Caracas, Rangel Garbiras fundaría un órgano de difusión de ideas regionales conocido como El Eco Andino.

Enemigo de Cipriano Castro, se vería obligado a exiliarse en Barranquilla hasta la caída aquel, en diciembre de 1908. La Rehabilitación emprendida por Gómez alcanzó a todos aquellos que enfrentaron al Cabito; y Rangel Garbiras no fue la excepción.

“Haciendo uso de su pluma periodística Rangel se inserta con gran beneplácito en el nuevo orden de cosas, haciendo un llamado a la concordia en torno al general Gómez”, dice José Alberto Olivar. “El premio por su respaldo no se hace esperar por lo que al lado de otros connotados anticastristas, es designado miembro del Consejo de Gobierno que de acuerdo con la Constitución modificada en mayo de 1909 se aprestará a colaborar muy de cerca con el nuevo Presidente General Juan Vicente Gómez”. No le duró mucho la rehabilitación, puesto que murió el 23 de marzo de 1910, a los 56 años.

De ese linaje procede este hombre que vigila los movimientos de Tito Caula tras el lente. Faltaría mencionar que uno de sus parientes fue el sanguinario cauchero Tomás Funes, hijo natural del general Manuel Guevara.

Carlos Rangel Guevara cursó la primaria y el bachillerato en Caracas, pero los estudios universitarios los hizo en Estados Unidos y Europa. Recibió el título de Bachelor of Arts en el Bard College; el Certificat d´Etudes en La Sorbona de París y cursó un máster en la Universidad de Nueva York, donde en 1958 se desempeñó como profesor. Posteriormente, entre 1961 y 1963, dictó la cátedra de Periodismo de Opinión, en la Universidad Central de Venezuela.

Ya en 1960 había seguido la senda de varios de sus antepasados y se había iniciado en el periodismo. Durante una década ejerció la dirección de la revista Momento. Y en 1969 empezó su andadura por la televisión, en pareja con su compañera de vida, Sofía Imber, con “Buenos días”, que empezó en Venezolana de Televisión, y se extendió durante veinte años por otros canales, con distintos nombres, formatos e, incluso, combinación de conductores. Rangel alternó el trabajo en televisión con el columnismo en publicaciones venezolanas e internacionales,como los diarios locales El Nacional, El Universal, La Verdad y 2001; y medios extranjeros como Newsweek International, Wall Street Journal, Vuelta(de México),Politique Internationale (de Francia), Estado(de Sao Paulo) y Cambio 16, de España.

Antes de contraer matrimonio con Sofía Imber, con quien no tuvo descendencia, había estado casado con Barbara Barling, con quien tuvo cuatro hijos: Antonio Enrique, Carlos José, Magdalena Teresa, y Diana Cristina.

En 1976 apareció la edición francesa de Del buen salvaje al buen revolucionario, que se adelantó en unos meses a la versión en español de Monte Ávila Editores. Este libro, dicho con trazos ramplones, es un alegato contra el pobrecitismo según el cual todos los males de América Latina se deben a las maquinaciones de un imperio malvado que mantiene nuestro continente en el fracaso y el subdesarrollo. Estas ideas no solo fueron recogidas por Rangel en sus libros. También las divulgaba de manera sistemática en sus programas de televisión. Es por eso que el periodista cubano Carlos Alberto Montaner resumió la figura de Carlos Rangel como “El hombre al que no le hicieron caso los venezolanos”.

Carlos Rangel, escribió Montaner, intentó siempre “explicarles a los venezolanos el inmenso peligro que corría el país si escuchaba los cantos de sirena de los comunistas, la izquierda festiva o a esos populistas de diversas procedencias que en lugar de explicar que la riqueza se construye y acumula mediante el trabajo, la responsabilidad individual y el buen funcionamiento del estado de derecho, predicaban alguna suerte de evangelio ‘revolucionario’. Esa nefasta y rencorosa superstición que asegura que nuestros infortunios son invariablemente la consecuencia del comportamiento malvado de los otros: los yanquis, los ingleses, los empresarios, o hasta los judíos, porque el antisemitismo, desgraciadamente, sigue vivo en medio planeta, aunque ahora lo disfracen con la solidaridad propalestina”.

Es precisamente por esta aversión de Carlos Rangel al populismo y otras ideologías intervencionistas, así como su defensa a ultranza de los principios básicos de libertad, la democracia, el estado de Derecho y el libre comercio, que alguien, mirando en retrospectiva, dijo de él que había sido “el primer antichavista del mundo”.

Un ejemplo, esta cita de Rangel: “El campesino todavía tiene la actitud de un esclavo; aun espera que otros tomen decisiones por él, y reza sólo porque sus nuevos amos sean menos exigentes y mejor intencionados hacia él”. El calamitoso estado en que se encuentran los campesinos y obreros de Venezuela en 2017, tras el paso nefasto de un buen salvaje, que tenía todas las características deploradas por el autor, demuestra que su libro de 1976 era un análisis profético.

Carlos Rangel se suicidó una mañana, 12 años después de posar para esta foto, el 15 de enero de 1988. Tenía 58 años.

Fuente: Prodavinci

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*