“La FANB es la institución que tiene el veto sobre cualquier posible transición”

Dolar Today / Jan 27, 2020 @ 9:00 am

“La FANB es la institución que tiene el veto sobre cualquier posible transición”

En medio de una crisis política que parece profundizarse durante el 2020 en Venezuela, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) se aleja cada vez más del paradigma constitucional, hacia uno revolucionario. La institución que debería resguardar la seguridad de todo un pueblo venezolano, ha mermado en sus funciones reales para mantener su lealtad al pensamiento chavista-madurista, y según especialistas, no será alentador el futuro inmediato del componente castrense.

A 62 años de la caída de Marcos Pérez Jiménez, ¿será posible que existan semejanzas y diferencias con respecto al panorama político de 1958, con respecto al Gobierno actual?

De acuerdo a una entrevista exclusiva realizada a la abogada y especialista en temas militares, Rocío San Miguel, ambos panoramas son incomparables porque los hechos del 58 responden a situaciones diferentes, aún cuando se asemejaba a la crisis económica que se vive en la actualidad. A su juicio, los militares de aquel entonces solo “miraron hacia otro lado” cuando Marco Pérez Jiménez fue derrocado, situación que es poco probable que se repita en la actualidad con el Gobierno de Nicolás Maduro, ya que gran parte de los funcionarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) gozan de beneficios que los llevan a sostener su lealtad al Gobierno chavista.

Desertores

Desde el 30 de abril de 2019 se han registrado centenares de militares desertores al régimen de Nicolás Maduro; sin embargo, para la también presidente de la ONG Control Ciudadano, se trata de grupos pequeños e insignificantes para el alcance que tiene la institución de la Fuerza Armada.

Por su parte, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López hizo un llamado recientemente a los militares desertores a que regresen a las filas, pero ¿qué garantías pudiesen tener estos exfuncionarios, cuando se sabe hasta dónde es capaz de llegar el Gobierno con los denominados “traidores”?

¿Qué pretende hacer el régimen de Nicolás Maduro con los desertores de la FANB? ¿A qué estrategia estarían apuntando?

“Nunca antes habíamos tenido tantos militares presos y perseguidos, tantas deserciones, ni tantas solicitudes de baja. Esto es un cuadro bastante representativo de los mecanismos de represión interna que existen en la Fuerza Armada Nacional para procurar evitar un quiebre que afecte a Nicolás Maduro”. “Por otra parte, los mandos militares han participado en toda una estructura económica de incentivos que se han diseñado en estos últimos 20 años para comprar su lealtad. Una estructura que ha crecido con Maduro en el poder a partir de la creación de la Gran Misión de Abastecimiento Soberano que entregó a los militares todas las importaciones de los sectores agroalimentario, de fármacos e higiene personal y la creación de la Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (camimpeg) que ha entregado por 50 años a los militares, la explotación del Arco Minero del Orinoco”.  A esto hay que sumarle la participación de los militares en otras áreas como en la Venezolana de Importaciones y Exportaciones, las más de 40 empresas militares que tienen bajo su control y el control de los ministerios más importantes y con la mayor cantidad de recursos.

Hay una élite militar que encuentra enormes incentivos de lealtad para apoyar a Maduro y por el contrario encontramos una estructura de base que cada día pierde mayores incentivos y esa es una de las razones por las que estamos asistiendo a una de las cifras más altas de desertores la historia de Venezuela.

Desde el punto de vista legal, hay un problema claro y es que la deserción es un delito. La oferta de perdonarlos sin duda alguna es muy peligrosa para quien ya ha sido señalado de traidor. Esta oferta de Padrino es clara, lo que quiere es contener una mayor cantidad de desertores. Pero es evidente que quien ya ha decidido dar el paso de desertar, difícilmente pueda tomar un camino de regreso sabiendo que la aplicación de la justicia militar es una realidad”.

¿Cuál es la pretensión de Nicolás Maduro de incorporar la milicia en la FANB cuando esta solo cuenta con cuatro componentes?

“La milicia nació como un cuerpo adscrito directamente a la presidencia de la República sin mediación alguna de estructura institucional del Estado. Es la creación de una guardia pretoriana. Estamos asistiendo al establecimiento de un grupo armado al margen de la constitución de unos cuatro millones personas. Algunas personas se ríen de la posibilidad real de la consolidación de estas cifras, pero podría lograrse esta estructura bajo la fórmula del PSUV; y de la enorme necesidad de gran parte de los venezolanos de acceder por esta vía a la distribución de alimentos que controla el gobierno, involucrándolos en la llamada defensa de la revolución”.

Esto generará un daño patrimonial a la República y desfigura completamente el rol de la FANB. Crear este quinto componente como ya abiertamente se le empieza a señalar, es la estocada final en la destrucción de la Fuerza Armada, al menos en términos del paradigma constitucional”.

¿Y no estaríamos hablando de individuos que uniforma y arma el régimen como carne de cañón? ¿De qué manera pudiesen defender estos milicianos a Venezuela si muchos de ellos son adultos mayores y personas con discapacidad?

“Creo que el objetivo del chavismo -madurismo es construir una plataforma electoral, obediente, disciplinada que cumpla la misión electoral de 2020, aprovechándose de la necesidad de las personas. La milicia es una vía de acceso rápido al CLAP y cualquier beneficio distributivo del Estado. Hay ahí una relación que se plantea el ciudadano miliciano versus el carácter clientelar del chavismo, que va a generar claramente unos dividendos inmediatos en la ruta electoral. Pero no los veo como carne de cañón. De ocurrir un conflicto armado, lo que sucede en estos casos, es que estas personas rápidamente se esconden”.

Un ex alto cargo de la FANB explicó a El Cooperante que los cuadros medios carecen de liderazgo ¿Es esta una de las razones por las cuales la FANB no se pronuncia en bloque contra Maduro?

“Yo creo que el tema del pronunciamiento contra Maduro es un espejismo acariciado por algunos sectores que no van a encontrar respuesta. Cuando existe un nivel de represión tan brutal, es difícil encontrar como respuesta un golpe militar.  Por otra parte, suponer que es necesario un liderazgo para propiciar una transición militar en Venezuela también es una ruta engañosa, peligrosa y en definitiva un espejismo.

La única posibilidad de que la FANB adelante un giro histórico, que cambie el apoyo que viene brindando a Nicolás Maduro, obedece a una serie de requisitos, entre estos pueden mencionarse: que haya una propuesta clara hacia la Fuerza Armada Nacional para una transición, que no ha sido presentada. Que sea asumida esa propuesta por un liderazgo que no necesariamente tiene que venir de la Fuerza Armada, puede ser de un liderazgo político que explique el alcance de esta propuesta. Y se garantice la existencia de la Fuerza Armada y la participación de los militares en el proyecto de retorno a la democracia.

¿Existirán diferencias entre Vladimir Padrino López y Nicolás Maduro?

“En momentos de incertidumbre, los seres humanos por naturaleza tienen visiones criterios y opiniones. No creo que Padrino las exprese. El rol que está jugando, ya está decidido, y es acceder y ratificar toda la línea política diseñada desde Miraflores”.

¿A qué se debió el fracaso del pasado 30 de abril?

“No conozco los entresijos de lo que pudo haber ocurrido internamente pero lo que vimos los venezolano es que lo que se vendió como un quiebre de la FANB no fue así, simplemente fue la expresión de un grupo muy reducido de militares sin mando ni tropa.  Hubo una suerte puesta en escena que no convenció en términos de quiebre militar y creo que además fue un error porque tensó aún más la cuerda de represión interna la Fuerza Armada Nacional.

Si se contaba con un pequeño grupo de militares que estaban dispuestos a darle la libertad a Leopoldo López para que se evadiera de su casa y para encontrar una salida para ir a una Embajada… creo que esto se vendió muy mal al hacer creer que se trataba de un quiebre de la FANB. No eran individuos relevantes y eso significó la poca atención que la propia Fuerza Armada prestó al incidente”.

¿Y por qué la oposición venezolana no ha logrado penetrar en la FANB, más allá de pequeños grupos que no cobran importancia?

“La Ley de Amnistía no es una propuesta para la FANB, es una idea que jurídicamente tiene muchos errores y políticamente también. Por el contrario, es necesario una propuesta en la que se muestre un programa de Gobierno, de gestión, y del desarrollo de políticas públicas hacia una institución que ha sido destruida y que se apartó del paradigma constitucional. La propuesta que se haga a la FAN, tiene que ver con la profesionalización, la operatividad y la seguridad social, sobre qué hacer con la milicia y como retornar las funciones de la defensa de la soberanía e integridad territorial, entre otros aspectos.”

¿Por qué Juan Guaidó no ha hecho designaciones en materia de seguridad, apartando a Iván Simonovis, si es el presidente interino de Venezuela?

“No ha nombrado a ningún ministro de ninguna cartera porque cualquier persona que sea nombrada quedaría inmediatamente detenida”. “Tampoco creo sea una buena idea empezar a nombrar ministros que estén en el exterior”.

De darse un cambio de Gobierno en Venezuela, la FANB como institución ¿Representaría un riesgo para quien tome el poder?

“La FANB puede ser un riesgo, pero también una oportunidad Lo importante es partir del punto de que quien sea llamado a dirigirla, conozca la FANB y desarrolle un plan previamente establecido y ofrecido a la FANB. Un proyecto para el retorno de la Fuerza Armada Nacional tiene muchas aristas. Tiene que ver con aspectos como los de justicia militar, justicia transicional, incentivos democráticos y legales, qué hacer con la milicia, la educación militar, como retomar la cooperación en materia de seguridad fronterizas. Son muchas aspectos sobre los cuales debe concebirse un proyecto, de darse un Gobierno de transición.

“Cualquier transición en Venezuela pasa por la FANB. Lo militar es tan decisivo que puede imponer un veto a cualquier transición.”

Para concluir, a su juicio, ¿cuál es el panorama militar para el 2020?

“Se va a profundizar la persecución interna. La vigilancia interna por todos los medios posibles. Es una línea de conducta que comenzó en 2005 y que va a tender a crecer a lo largo de 2020.  Vamos a asistir un mayor número de deserciones, de solicitudes de bajas, que en sí mismo están demostrando un quiebre desde el paradigma constitucional, al paradigma revolucionario. Vamos a ver el aumento del llamado a la milicia, lo que va a poner en jaque la base de la seguridad social de la institución. Vamos a ver mayores niveles del discurso partidista de los mandos militares y quedará por ver sesi la oposición presenta finalmente una propuesta a la FANB.

En términos operativos vamos a ver ejercicios militares de carácter interno, maniobras donde participará la milicia, y algunas unidades de la FANB, lo cual es ciertamente distan de ser considerados ejercicios militares. Y lamentablemente, la FANB incursionará cada vez más en espacios de economía ilegal tal como están demostrando los testimonios y estudios de caso a lo largo y ancho de todo el país.

También conoceremos qué se trae entre manos la llamada Asamblea Nacional Constituyente con esta nueva reforma a la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional. El cuadro no es nada alentador para el futuro inmediato de la FANB”.

El Cooperante.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*