La “inminente e inevitable” devaluación en Venezuela

DolarToday / Jan 10, 2015 @ 7:00 am

La “inminente e inevitable” devaluación en Venezuela

Especialistas analizan la pérdida del valor nominal de la moneda local como posible medida ante la crisis

La devaluación parece ser una de las salidas que más cobra fuerza dentro del limitado abanico de opciones que pudiera manejar el Gobierno Nacional, el cual busca desesperadamente superar la crisis económica por la cual está atravesando el país en este momento.

El poco valor de la moneda venezolana frente a otras monedas ha causado infinidad de problemas en el bolsillo del venezolano, ligado directamente a la inflación que se ha generado paulatinamente durante el año 2014 y que para finales del periodo rondaba el 70%. Alza en los precios de los alimentos, vehículos, repuestos, productos de higiene y otros rubros, aquejan a un ciudadano común que ve como en respuesta, se realizan aumentos salariales de 10, 15 y 20 por ciento.

Desde el punto de vista empresarial, una posible devaluación incide directamente siempre dependiendo del tipo de empresa y su sensibilidad ante el riesgo cambiario. Sin embargo, en la gran mayoría de las veces, la devaluación podría generar incertidumbre y un sentimiento de inestabilidad, por lo cual, se hace más complicada la toma de decisiones. Ahora, decidir entre las empresas importadores y exportadoras sobre una moneda que no se asegura, puede llevar a un bajón catastrófico en las inversiones extranjeras.

Ante todas estas posibles situaciones, el economista Antonio Paiva calificó de “inminente, necesaria, un purgante, un trago amargo pero inevitable” a la devaluación de la moneda venezolana, sobre todo por la situación de los precios del petróleo, los cuales atraviesan una caída sin freno.

“Mientras el petróleo tenía buenos precios y buena producción podía mantenerse, pero gracias al masivo despido de personal altamente capacitado que hizo de Pdvsa, una de las empresas más próspera del mundo ya no lo es. Para este año se estima que al menos en un 40% van a caer los ingresos por divisas. Lo único que está entrando es por la inversión de Estados Unidos”, dijo Paiva, el cual reiteró la necesidad de la medida cambiaria de la mano con una posible acción del Fondo Monetario Internacional.

“La única alternativa ante el colapso absoluto es establecer una serie de ajustes cambiarios e ir con la cara más o menos lavada al Fondo Monetario Internacional que sí tiene el dinero para comenzar la reconstrucción. Después vendrá una recuperación siempre y cuando se vayan las telarañas ideológicas. Recuperaremos la vitalidad para producir los bienes necesarios para el mercado interno y acudir al externo mediante exportaciones que nos generen divisas, mejorando la situación del venezolano en general”, dijo.

Con respecto a la incidencia de una posible devaluación en el bolsillo del venezolano común, Paiva fue tajante, pero aunque vaticinó dificultades, también se mostró optimista en los resultados a mediano plazo, siempre con condiciones. “El ingreso familiar no va alcanzar. Habrá que hacer un ajustado y terrible recorte de los gastos, atendiendo la parte básica como la alimentación, transporte, medicinas, entre otros. Los otros gastos lamentablemente habrán que reducirse: se acabó la peluquería y las cervecitas porque no va a haber cómo financiarlas. Implica un duro ajuste porque los más afectado serán los sectores de bajos recursos que el Gobierno ha venido subsidiando pero que ahora no puede sostener”.

Una “devaluación de carácter fiscalista”

El economista José Toro Hardy también usó el calificativo de “inevitable” a la posible medida devaluativa que espera el sector económico nacional, todo esto por la caída “acelerada” de los precios y la producción petrolera, hecho que afecta las reservas internacionales, las cuales “también están cayendo”.

“Una devaluación es inevitable. En Venezuela hay un déficit fiscal importante, una caída de los precios del petróleo muchas más allá de lo que la economía puede soportar. El 96% de todos los ingresos que tiene Venezuela provienen del petróleo, el cual tiene un precio que está cayendo aceleradamente. Esto ocurrirá en un año electoral, incidiendo en la ya menoscabada popularidad del presidente Maduro”, señaló Toro Hardy, el cual destacó la condición monoproductora del país, lo cual convertiría a esta posible devaluación en una medida de “carácter fiscalista”.

“Se devalúa para hacer más competitivos los productos en el exterior, pero solo exportamos petróleo por lo cual esta devaluación no serviría de mucho, convirtiéndose en una devaluación de carácter fiscalista, es decir, transformar el mismo número de dólares que entra por la venta del petróleo en mayor número de bolívares con los cuales cubrir el déficit fiscal”, señaló.

Sin embargo, el experto en economía destacó la tendencia “inflacionaria” de este tipo de disposiciones monetarias “por el crecimiento de la masa monetaria local sin que crezca la oferta de bienes y servicios en el mercado. Al haber más dinero que trata de comprar estos bienes, subirán más los precios”.

Dijo que los empresarios se verían afectados al momento del marcaje de los precios de los productos, los cuales inevitablemente aumentarán ya que gracias a la inflación “porque con la inflación les cuesta más producirlos. Pero además, ellos tienen los precios controlados. Son poco los empresarios que se atreven a invertir para producir más bienes por temor a que discrecionalmente un funcionario fije el precio de lo que ellos producen. Con inflación y sin libertad económica, va disminuyendo la inversión”.

También agregó que el problema del empresariado venezolano no quedaba allí, ya que la falta de dólares afecta a la compra de los insumos importados con los que se produce en Venezuela, indicando que “como no hay dólares para importarlos, entonces la oferta disminuye aún más”, además de agregar que a falta de seguridad jurídica, “no hay ni habrán inversiones” extranjeras en Venezuela.

“Venezuela es el país de América Latina con menor inversión extranjera, con un control de cambio que impide la repatriación de dividendos. No se garantiza la propiedad privada, el Gobierno controla todos los precios, no hay manera de garantizar la rentabilidad de esas inversiones y sin inversiones, se afecta profundamente la economía nacional”, finalizó.

Apoyo irrestricto al Ejecutivo Nacional

El diputado a la Asamblea Nacional y miembro de la Comisión de Finanzas, Ramón Lobo, destacó el carácter de “administrador de la renta nacional” del Ejecutivo. Sin embargo, aprovechó la oportunidad para reiterar el “apoyo incondicional” de la fracción revolucionaria a la decisiones en materia económica del presidente Maduro.

“Todo el tema de la política cambiaria corresponde al Ejecutivo Nacional. Ya el Presidente ha manifestado que se van a hacer anuncios en esta área y entre las ocho líneas estratégicas que el estableció para enfrentar esta guerra económica, la primera acción tiene que ver con el nuevo sistema cambiario”, esbozó.

El diputado Lobo se refirió al tema como “una matriz de opinión” de parte de la oposición venezolana e hizo un llamado a la calma en la población. “La oposición siempre andará con ese cuento sembrando incertidumbre y ahuyentando inversionistas. Tiene una matriz de opinión apenas comenzando el año. Nosotros queremos llamar a la calma. Hay una situación la cual el Gobierno ha venido enfrentado y nosotros acompañamos y respaldamos las decisiones que el área económica, tome el presidente Nicolás Maduro en función de derrotar a estos sectores apátridas. Somos parte del mismo equipo político. El presidente está haciendo un esfuerzo importante”, sentenció.

Por: José Luis Altuve / @joseluisaltuve4 6to Poder

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*