La nueva estrategia de la comunidad internacional para forzar el derrocamiento de Maduro

@DolarToday / Nov 2, 2018 @ 9:00 am

La nueva estrategia de la comunidad internacional para forzar el derrocamiento de Maduro

Lo de la invasión militar extranjera es una quimera, dicen en la oposición y algunos diplomáticos extranjeros. La llegada de Jair Bolsonaro a la presidencia de Brasil le ha puesto pimienta a la herida de Nicolás Maduro, pero en la práctica, nunca se ha hablado de una acción armada. Ni en Brasil ni en Colombia. Hasta ahora, lo que hay son rumores filtrados a la prensa. Nada concreto. Mientras la disidencia venezolana se encuentra dividida entre quienes piden elecciones para salir del régimen y entre quienes creen que Estados Unidos intervendrá para terminar con el chavo-madurismo, lo cierto es que la única opción que realmente está sobre la mesa y se discute, es la presión a Maduro para forzar a unas elecciones libres con supervisión externa.

Demasiada agua ha pasado debajo del puente. Maduro parece atornillarse en el poder a pesar de la macro-crisis y de las sanciones que contra sus funcionarios han sido levantadas por Estados Unidos y la comunidad europea. Las sanciones no han funcionado. Fue Francisco Santos, embajador de Colombia en Estados Unidos, quien pronunció esta frase: “La respuesta es que no podemos”. Lo anterior, refiriéndose a la imposibilidad de ponerle freno al régimen dictatorial de Nicolás Maduro en Venezuela sin la participación de Estados Unidos, según una nota firmada por Jackson Diehl, editor del diario The Whashington Post.

Pero la salida de la intervención militar es costosa en términos políticos. Diehl, en la nota editorial en la que ha citado a Santos, alega que “como cuestión práctica, una invasión directa de los Estados Unidos a Venezuela no es un comienzo. Polarizaría a América Latina, e incluso si hubiera poca resistencia armada, sería difícil encontrar o construir un gobierno alternativo. Pero algunos en la región están empezando a pensar en un escenario diferente y más plausible: una intervención humanitaria multilateral, que podría seguir a un golpe de palacio contra Maduro o, tal vez, otra rebelión desesperada de una población privada de alimentos, medicinas, agua y poder”.

En efecto, Donald Trump ha emplazado a los militares venezolanos a deponer a Maduro, un asunto que podría terminar con militares alzados, efectivamente, pero militares del grupo que llaman “chavismo originario”, y que desde siempre han acariciado la posibilidad de llegar al poder, combinándose con funcionarios civiles dentro del régimen que sienten descontento con el Gobierno.

Pero mientras la diplomacia del micrófono continúa, en secreto, sectores de la oposición en alianza con la comunidad internacional continúan la vía de las negociaciones con un solo objetivo: presionar al régimen de Maduro para que sean celebradas en Venezuela unas elecciones libres y transparentes, supervisadas por organismos exteriores independientes y con todas las garantías posibles para la disidencia. Lo anterior, fue confirmado la noche de este miércoles a El Cooperante por una fuente ligada al entorno de las negociaciones.

El Cooperante

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*