LA PRAXIS DIABÓLICA DEL RÉGIMEN: ¿Cuál Socialismo? (Parte II) Por Vecnar Cordero

DolarToday / Mar 24, 2014 @ 9:00 pm

LA PRAXIS DIABÓLICA DEL RÉGIMEN: ¿Cuál Socialismo? (Parte II) Por Vecnar Cordero

Tal como he sostenido en muchos de mis escritos, no hay duda, que la Constitución Bolivariana de Venezuela es una de las constituciones más avanzadas del mundo en cuanto a los principios de justicia, convivencia social, solidaridad, bien común, seguridad jurídica y derechos humanos. Una Constitución excepcional en cuanto a que su objetivo fundamental es establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia, federal y descentralizado. Empero,  lamentablemente, entre su contenido y la realidad de sus ejecutorias existe una dimensión tan descomunal que podría afirmarse que la misma sólo se aplica en el mundo imaginario y fantasioso del gobierno y sus dirigentes.

Realmente estamos frente  a la praxis diabólica de una especie de socialismo que sólo existe en la memoria de este tipo de personas, que evocan y afirman radicalizar  cada vez que están detrás de un micrófono, un propósito ciego, maligno y disoluto, absolutamente diviorciado y antagónico al espíritu, propósito y razón de nuestro orden constitucional.

En este mismo orden de ideas, ante la violación flagrante de nuestra Carta Magna que a menudo suelen utilizar contra sus opositores políticos?, ¿A cuáles ideales de justicia e igualdad, se refieren los chavistas en sus discursos y retórica apasionados?. Sólo pregúntese y observe, si Usted disfruta de los mismos privilegios o por lo menos de algunos de esos de los que gozan los dirigentes políticos del chavismo,  sus ministros, o los representantes de los altos poderes. ¿Cómo viven estos señores y sus familiares más inmediatos?. ¿Goza Usted de facilidades para obtener vehículos lujosos y blindados, y de protección militar o policial permanente?. ¿Viaja Usted gratis a cualquier sitio de Venezuela o al Exterior?. ¿Dónde queda la humildad de estos señores?. ¿Cuántos nuevos ricos del chavismo conoce Usted?. ¿Cuántos de ellos viven en ranchos, asisten  a un CDI o se levantan a las cuatro de la mañana para hacer colas en un mercal?. ¿Si Usted trabaja en la Administración Pública, puede Usted opinar libremente sobre política o criticar al Gobierno, sin temor a que sea destituido o amenazado, inclusive de ser golpeado o golpeada?. ¿Cree Usted que los chavistas luchan realmente por el imperio de la verdad, de la justicia, la lbertad y la igualdad?. ¿De cuántos canales de televisión dispone la oposición?. ¿No cree Usted que la única dictadura mediática la tiene el Gobierno Nacional?. ¡Cuántas cadenas de televisión y de propaganda gubernamental ocurren a diario en nuestro país!. La pregunta obligada: ¿De cuál socialismo hablamos en Venezuela?.

Estamos frente a la pretensión de un socialismo perverso,que emanan de los voceros del gobierno nacional por estar saturados de fuertes cargas emocionales y ser constantes y reiterativos culminan en el dominio de la psique, impidiéndole al colectivo tomar conciencia de sí mismo a través de su yo, o lo que es lo mismo, de su estado de razón, cuyo resultado deviene ineluctablemente en una situación que en el orden psiquiátrico pudiera considerarse crítico, toda vez que se estaría en presencia de un sector de la población al borde de la psicosis: histeria, fobia, neurosis obsesiva y desesperación compulsiva. Obviamente, ésta es la situación irracional que actualmente conforma el sector denominada chavista en Venezuela.

Un irracionalismo total, degradante, hasta el punto que todos los errores e ineficacia del Gobierno se lo atribuye a la oposición y al “Imperio”. Sólo basta citar a guisa de ejemplo: la guerra económica que ellos le atribuyen a la oposición, a los fines de evadir su ineficacia en cuanto al abastecimiento de productos y básicamente de alimentos pra la subsitencia del pueblo venezolano. Indubitablemente, éste problema de la irracionalidad que azota a las hordas chavistas es uno de los tantos que tenemos que borrar para siempre de esta querida Venezuela, de allí la necesidad de un nuevo orden inequívocamente democrático, tal como está consagrado en nuestra Constitución.

Incontrovertiblemente, si el Gobierno Nacional, en la persona de su Presidente, no adopta una conducta equilibrada, democrática, objetiva e imparcial y no controla la actitud masoquista de sus líderes políticos de pretender someter a las comunidades a un sufrimiento moral para satisfacer sus designios y propósitos, la nación pudiera acercarse cada vez más a una especie de guerra civil, que nadie desea, salvo que el gobierno pretendiera que ésta ocurriera  – como así presume la gran mayoría del pueblo venezolano  – con el fin de eternizarse en el poder.  El stress y el odio nos devoraría. Gritemos en todos los confines de nuestra República: ¡BASTA DE REPRESIÓN Y PERSECUCIONES POLÍTICAS!, ¡LIBERTAD PARA TODOS LOS PRESOS POLITICOS!, ¡HONOR A LOS CAÍDOS!, ¡LA RESISTENCIA CONTINÚA!, ¡QUE DIOS BENDIGA A VENEZUELA!.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*