¡LA VENEZUELA EN LA QUE TODOS SOÑAMOS! Chuo Torrealba : ¿Y después de Maduro, qué?

DolarToday / Mar 29, 2015 @ 9:00 pm

¡LA VENEZUELA EN LA QUE TODOS SOÑAMOS! Chuo Torrealba : ¿Y después de Maduro, qué?

(el futuro en cinco puntos…)

*** Se acabará para siempre el Desastre Rojo en que los ciudadanos andan por las calles con dificultades extremas para encontrar medicinas, alimentos y hasta sin desodorante, mientras que los jerarcas van a hospitales del exterior en aviones de PDVSA con sus esposas, suegras y niñeras

Para los políticos convencionales, y en particular para los proyectos totalitarios, el poder es un objetivo en si mismo. Por eso para alcanzarlo y mantenerse en él son capaces de todo. En cambio, para los ciudadanos y para un liderazgo realmente democrático el poder es sencillamente un instrumento para mejorar la vida. Mejorarla tanto en lo económico y social como en el ámbito de los derechos civiles y las libertades democráticas. En ese sentido, La Unidad propuso a toda la Nación un sueño de país, una visión compartida del futuro: La Venezuela Unida, la Venezuela regida por los principios y valores que congregan a los demócratas. Esa es la respuesta concreta a la pregunta “¿Y después de Maduro, que?”.

En efecto, después de Maduro no “vendrá el caos”, pues en el caos estamos. Una vez que mediante mecanismos constitucionales, democráticos, pacíficos y electorales el pueblo venezolano se dé un nuevo gobierno, lo que vendrá será construcción ENTRE TODOS de un nuevo país, de una Venezuela Unida, con las siguientes características:

1) La Venezuela unida será la del pueblo propietario

Cada quién será dueño de lo suyo, de lo que haya logrado y construido con su trabajo honesto, con su dedicación y esfuerzo, con su compromiso y dedicación. Quien viva en una humilde casa en un barrio será dueño de la tierra en que la misma este levantada.

Quien resida en una vivienda construida por el Estado será propietario y no “adjudicatario” de la misma. Quien trabaje en un puesto en un mercado será dueño de su negocio, y no “concesionario” del gobierno. Si esos y otros emprendimientos prosperan y llegan a convertirse en grandes empresas seguirán teniendo las mismas garantías, pues el derecho a la libre empresa es, como la libertad de trabajo, un derecho humano fundamental y una garantía constitucional.

2) La Venezuela unida será la del pueblo solidario

Nadie podrá discriminar a nadie, por no tener dinero o por tenerlo, por el color de su piel o por el nombre de su dios, por ser oficialista o por ser opositor. La pertenencia a la burocracia oficial tampoco será pretexto para la discriminación socioeconómica. Se acabará para siempre el Desastre Rojo en que los ciudadanos andan por las calles con dificultades extremas para encontrar medicinas, alimentos y hasta sin desodorante, mientras que los jerarcas van a hospitales del exterior en aviones de PDVSA con sus esposas, suegras y niñeras. En la Venezuela Unida “inclusión” y “solidaridad” dejarán de ser consignas cínicas y pasarán a ser realidades cotidianas.

3) La Venezuela unida será la del pueblo próspero y el Estado austero

Todos podrán llegar a ser lo que quieran ser. Progresivas medidas sociales, económicas y hasta constitucionales promoverán que el dinero del petróleo no siga siendo malbaratado en gasto corriente, en negocios de unos pocos o en la inútil promoción de la quincalla política de una macolla, sino que será usado íntegramente para que todos tengamos un servicio de salud excelente, una educación de alta calidad (orientada a formar ciudadanos creativos, productivos y críticos, no a adoctrinar “cuadros” dóciles a un credo político), una vivienda propia y confortable y pensiones de monto suficiente para una vejez tranquila y segura. El Estado vivirá de su legítima y razonable participación en la riqueza generada por los ciudadanos, y los ciudadanos viviremos del ingreso estable que proporcionarán empleos de calidad creados por empresas privadas que producirán riqueza y bienestar en áreas como petróleo, turismo, agroindustria, industria, comercio y servicios, investigación y desarrollo, ciencia y tecnología. En la Venezuela Unida solidaria e inclusiva nadie podrá ser pobre, pero una economía abierta y productiva brindara oportunidades para que todo el que quiera ser rico pueda serlo, tanto como su inteligencia y su trabajo se lo permitan.

4) La Venezuela unida será la del pueblo seguro

Los únicos que se sentirán inseguros serán los delincuentes, los violentos, los criminales. Policías profesionales y competentes los atraparán; fiscales eficientes e independientes los acusarán; tribunales autónomos los juzgarán, y un sistema penitenciario decente administrará castigo y oportunidades de rehabilitación. En la Venezuela Unida las personas tendrán seguridad ciudadana para vivir y disfrutar, y las empresas (nacionales y extranjeras) tendrán seguridad jurídica para trabajar y producir.

5) La Venezuela unida será la del pueblo unido en su diversidad

Los venezolanos dejaremos de estar enfrentados en “bandos” y volveremos a ser un NOSOTROS, diverso pero armonioso: Al contar con seguridad social eficiente que aleje el peligro de la pobreza, con la seguridad económica que acerque el objetivo de la prosperidad, y con una seguridad pública respetuosa del ciudadano y firme frente al delincuente, volveremos a vivir en vez de sobrevivir, volveremos a disfrutar nuestras ciudades en vez de padecerlas, volveremos a tener nuestras familias unidas en vez de tenerlas separadas por la muerte o el exilio. No se acabarán las diferencias, obviamente. Pero cada quién podrá expresar sus opiniones y preferencias sin riesgo de ser perseguido, preso, torturado, asesinado o expuesto al escarnio público sólo por pensar distinto a quien circunstancialmente ejerza el poder.

Y todo esto estará garantizado no por la voluntad displicente de un caudillo, sino por una democracia participativa de verdad, por unas instituciones eficientes y con pueblo, por unas fuerzas armadas al servicio de la Nación y no de un partido o una ideología, por un Estado al servicio de la ciudadanía y por una ciudadanía educada, organizada y movilizada, todo ello en el marco del pacto de convivencia que es la Constitución Nacional.

Construir una Venezuela Unida como la aquí descrita es plenamente posible. Los venezolanos tenemos perfecto derecho a vivir en un país del Primer Mundo. Y la ruta hacia ese objetivo no es Maiquetía, sino LA UNIDAD: Unidad de sueño y compromiso, unidad de preocupación y ocupación, unidad de reflexión y lucha, UNIDAD DE VOTO Y CALLE. Y, por encima de todo, unidad de quienes siempre hemos adversado al Proyecto Totalitario con los compatriotas hermanos nuestros que en los últimos dos años han descubierto que ese proyecto es una oferta engañosa, una estafa. Venzamos a los estafadores, construyamos la viabilidad para este sueño plural, avancemos desde los escombros del Desastre Rojo hacia la libertad, la igualdad y el progreso de la Venezuela Unida. Y hagámoslo JUNTOS porque, como dice nuestro entrañable Gloria al Bravo Pueblo, “¡La Fuerza Es La Unión!”

Fuente: Diario La Voz / @chuotorrealba

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*