¡LE “TORCIÓ” EL BRAZO! La sombra del dólar paralelo persigue a Nicolás Maduro

DolarToday / Jan 30, 2015 @ 8:00 pm

¡LE “TORCIÓ” EL BRAZO! La sombra del dólar paralelo persigue a Nicolás Maduro

Desde 2013 el presidente de la República intenta contener las distorsiones cambiarias, pero ni el Sicad 1, ni el Sicad 2 lo lograron. Ahora el jefe de Estado le abre la puerta a las casas de bolsa, entidades financieras que fueron barridas por Jorge Giordani en 2010, para ver si se frena el ascenso del dólar paralelo. Por Roberto Deniz / RunRunes

La sombra del dólar paralelo persigue a Nicolás Maduro. Antes de ser electo presidente de la República, el 14 de abril de 2013, Maduro se encontró con una distorsión que se vino agravando durante el mandato de Hugo Chávez.

“Creamos este sistema para derrotar al dólar paralelo. El Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad) va con todos los hierros y nosotros vamos a demostrar que va a funcionar”, expresó Maduro el 21 de marzo en un evento en la Faja Petrolífera del Orinoco.

Habían transcurrido dos semanas desde la muerte de Chávez y faltaban tres semanas para la cita electoral con Henrique Capriles, pero Maduro ejercía funciones como presidente encargado. Ese 21 de marzo acusó a la “marabunda de la burguesía parasitaria” de vender dólares en el mercado paralelo a 20 y 25 bolívares. “Ese perverso dólar que nosotros vamos a pulverizar (…) Nosotros lo vamos a someter, le vamos a torcer el brazo al dólar paralelo, vamos con todo”, insistió Maduro entre aplausos de su auditorio en lo que lucía como una oferta electoral.

La victoria del paralelo

Pocos días después arrancó el Sicad, que vino a reemplazar al Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme) como mecanismo alterno para la oferta de divisas. Pero los resultados no fueron los anunciados por Maduro. Apenas un año después del inicio de operaciones del Sicad, el equipo económico de Maduro, se vio obligado a crear otro mecanismo para la venta de dólares como respuesta a las presiones cambiarias que seguían en aumento: el Sicad 2.

Volvieron repetirse a las promesas y llegó un nuevo tipo de cambio oficial aún más elevado. El 24 de marzo de 2014 se iniciaron las operaciones del Sistema Cambiario Alernativo de Divisas (Sicad 2) cuya tasa de salida fue 51,86 bolívares, muy superior al 6,30 y al 12 del Sicad 1.

“El sentido de todo esto es que el paralelo baje, no es que va a ser una tasa guarimbera, vamos a ir bajándola, bajando, bajando, interviniendo, por eso es que Pdvsa y el BCV, y las otras instituciones públicas pueden intervenir hasta que ya, hasta que esto baje a unos niveles razonables (…) Vamos a dejar que ese Sicad 2 vaya estableciendo una tasa de cambio que tenga algún sentido económico y no esa situación que estamos viendo ahorita con lo que llamó el presidente el dólar guarimbero (…) Pensamos que esto va a tener resultados en el corto plazo”, había asegurado en febrero de 2014 el entonces vicepresidente del Área Económica y presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez.

Pero el paralelo se resistió. La última subasta de dólares realizada en el Sicad 1 ocurrió en octubre de 2014. Entre 2013 y el año pasado se realizaron 43 subastas a través de las cuales se adjudicaron alrededor de 6,9 millardos de dólares.

En el caso del Sicad 2, las estimaciones de Ecoanalítica indican que cuando el sistema nació ofertaba unos 50 millones de dólares diarios, cifra que descendió a menos de 20 millones al día en diciembre de 2014. Los cálculos de la firma indican que por esa válvula se otorgaron 6.185 millones de dólares el año pasado.

¡Que vuelvan las casas de bolsa!

Esa sequía en la oferta de divisas, sumada al desplome de los precios del petróleo, agravó aún más la distorsión cambiaria. En semanas la cotización del paralelo llegó y superó la barrera psicológica de los 100 bolívares por cada billete verde, y durante las primeras semanas de enero osciló entre 170 y 180, casi 30 veces más que el tipo de cambio de 6,30 bolívares por dólar.

Empujado por esa presión Maduro acudió a la Asamblea Nacional el 21 de enero y anunció un nuevo sistema que conservará tres tasas, pero dejando un solo Sicad e incluyendo a las casas de bolsa en un tercer mercado para la venta de dólares.

“Convertir el Sicad 2 en un nuevo sistema a través de las bolsas públicas y privadas donde concurra el sector público y privado que busque una vía y maneje ese mercado con un equilibrio de participación, que busque atender lo que se ha generado como un mercado absolutamente abrupto fuera de toda legalidad”, expresó en clara alusión al esquivo dólar paralelo.

A falta de conocer la normativa que regirá ese mercado, entre economistas y empresarios interpretan las palabras del jefe de Estado como una posible “legalización” del paralelo o la vuelta al antiguo esquema del “permuta”, esquema que fue anulado por Jorge Giordani en 2010, en una medida que el periodista de la fuente económica, Víctor Salmerón, catalogó como la “Yihad de Giordani”.

“El 18 de mayo de 2010 Jorge Giordani, ministro de Finanzas en ese entonces, inició la guerra santa, la Yihad socialista contra las casas de bolsa acusándolas de especular a través de las permutas, creando “un mecanismo artificial para fijar una tasa de cambio”, escribió Salmerón en un artículo publicado el 17 de septiembre de 2013.

Hoy, cuando el control de cambio luce como el corazón de la crisis económica, Maduro le da la bienvenida a las casas de bolsa para ver si se frena al dólar paralelo y se logra lo que en cuatro años no se pudo con el Sitme, el Sicad 1 y el Sicad 2, los tres mecanismos que sucedieron a la “Yihad de Giordani”.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*