Leiver Padilla ”El Colombia”, acusado por el crimen de Robert Serra ¡ROMPE EL SILENCIO!

@DolarToday / Apr 1, 2015 @ 3:30 pm

Leiver Padilla ”El Colombia”, acusado por el crimen de Robert Serra ¡ROMPE EL SILENCIO!

Por casi seis meses, Leiver Padilla Mendoza ha escuchado al presidente venezolano, Nicolás Maduro, vilipendiarle en la televisión nacional.

Jim Wyss / @JimWyss / RunRunes

El presidente ha acusado a este hombre —de 34 años de edad— de ser un asesino sangre fría, tras el asesinato, el 01 de octubre de 2014, del diputado Robert Serra, un legislador del partido gobernante. El gobierno de Venezuela dice que Padilla planeó el asesinato durante tres meses, y que recibió un pago de $ 250.000 para el golpe, que fue diseñado para aterrorizar a la sociedad y desestabilizar la administración socialista.

Desde una prisión de máxima seguridad en la Colombia rural, donde está a la espera de extradición, Padilla dijo que no reconoce a la persona Maduro está describiendo.

Afirma que es un trabajador de la construcción y vendedor de la acera que no tiene dinero para contratar a un abogado. Dijo que ha sido un partidario de la administración chavista y que se encontraba en su casa con su familia la noche del asesinato de la congresista. Afirma que el guardaespaldas de Serra, que también está bajo arresto, está tratando de incriminarlo.

“Todo esto es una mentira”, dijo en una entrevista telefónica. “Me están utilizando como un chivo expiatorio. Estoy siendo incriminado”.

The Miami Herald ha solicitado durante meses a las autoridades colombianas una entrevista en la cárcel con Padilla. Pero con su fecha de extradición tan acerca, Padilla insistió en ofrecer una entrevista telefónica. Teme que una vez que se le envíe a Venezuela no va a ser capaz de contar su versión de los hechos.

El asesinato de Serra, un legislador de 27 años de edad y una estrella en ascenso en el partido gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), sorprendieron a la nación. Venezuela tiene una de las tasas de homicidios más altas del mundo, pero la muerte brutal de Serra en su casa, junto a su asistente, María Herrera, parecía sugerir que nadie estaba a salvo.

Desde el principio, el gobierno dijo que el asesinato fue por motivos políticos. Maduro empató el asesinato a las protestas que sacudieron a la nación el año pasado y sugirieron que Padilla era parte de una banda paramilitar colombiana —que el presidente dijo que también se llama “El Colombia”— que había sido contratada por la oposición de Venezuela.

El asesinato fue diseñado “para sorprender al Estado, la sociedad y el país —que nos empuja hacia la violencia”, dijo Maduro en la televisión nacional. “El objetivo era desestabilizar el país”.

A pocos días del asesinato, las autoridades habían detenido a la cabeza del equipo de seguridad de Serra, Edwin Torres Camacho. Torres confesó haber permitido el acceso de la banda de asesinos a la casa de Serra e implicó a Padilla y otros, dice el gobierno.

Otra pieza clave de evidencia es la filmación de las cámaras de seguridad que parece mostrar a seis hombres que entran en la casa de la Serra durante la noche del ataque. Señalando a una figura con camisa blanca cuyo rostro parece opacado por un casco de motocicleta, Maduro dijo que Padilla fue el segundo en entrar al interior de la vivienda y el autor material del doble asesinato.

Pero Padilla niega que la persona en el vídeo sea él. La única fotografía mostrada por el gobierno en la televisión nacional en la que se le identifica fue tomada de la página de Facebook de su esposa, dijo.

Maduro “dice que entré en la casa y que tiene el video que muestra mi cara —Quiero que muestren el video al pueblo venezolano para que puedan decidir si se está haciendo justicia o no”, dijo. “Si ellos dicen que tienen nuestras caras en el vídeo, ¿por qué no los muestran en la televisión pública?”

Padilla dice que se fue a casa esa noche del miércoles con su esposa, su cuñada y la esposa de su ahijado. Pero su coartada es complicada: Estas tres personas se encuentran entre las 10 detenidas en Caracas.

Y Padilla tiene una conexión con la escena del crimen y con Torres. Aseguró que el 3 de octubre, dos días después del asesinato, Torres le dio un paquete para guardar. Padilla no revelará lo que había dentro hasta que su caso va a juicio, pero admite que aceptarlo fue un error.

“Ellos me dieron cosas para guardar y no pensé que me iban a perjudicar de esta manera”, dijo. “Son cosas que me gustaría presentar a la corte, para que todo este proceso sea justo y transparente.”

Padilla dijo que conoció a Torres través del padre del guardaespaldas. Padilla y el hombre mayor se mudaron en el mismo complejo de viviendas temporal a raíz de las inundaciones de 2011 que dejó a decenas de miles de damnificados.

“Yo era amigo de su padre”, dijo Padilla, pero añadió que Edwin nunca fue más que un conocido. Cuando el guardia le llevó el paquete, Padilla asegura que pensó que estaba haciéndole un favor al hijo de su amigo.

Pocos días después de ese encuentro, Padilla afirma que dejó Caracas para buscar trabajo. Pero cuando comenzó a ver su rostro en la televisión, y vio Maduro llamándolo un sicario paramilitar, se asustó y viajó por tierra a Cartagena, Colombia, donde vive su madre. (Padilla nació en Venezuela de padres colombianos y siempre ha vivido en Caracas, a pesar de la insistencia de Maduro de describirlo como un colombiano).

La madre de Padilla, Concepción Mendoza, recuerda que su hijo llegó a Cartagena el 22 de octubre o el 23 de octubre. En ese momento ya era buscado por la Interpol y las autoridades colombianas lo detuvieron a principios de noviembre.

“Él no tenía miedo de ir a la cárcel en Venezuela, más bien de que le cobraran —o incluso lo mataran— por algo que él no había hecho”, dijo Mendoza. “Él estaba buscando un sitio seguro hasta que las cosas se aclararan”.

Padilla se encuentra actualmente en Cómbita, una prisión de máxima seguridad en el Departamento colombiano de Boyacá. Su petición de asilo político ha sido rechazada y su defensor público le ha advertido de que podría ser extraditado en cuestión de días.

Maduro ha dicho que el juicio de Padilla ayudará a cerrar “uno de los capítulos más tristes” en la historia de Venezuela.

Los expertos legales en Venezuela, sin embargo, dicen que el caso tiene tan alto perfil y está tan politizado que podría ser difícil para él obtener un juicio justo.

“Desde el principio nos dijeron que era culpable porque quieren cerrar este caso”, dijo Yvett Lugo el presidente de la Asociación de Abogados de Caracas. Maduro ya ha condenado Padilla en la televisión nacional y pidió a los tribunales para una dura sentencia, dijo.

“En Venezuela no hay separación de poderes”, añadió. “El poder judicial está totalmente controlado”.

Padilla dijo que nunca conoció a Serra y no sabe por qué lo mataron. Tampoco puede explicar por qué Torres está tratando de incriminarlo. Pero él dice que encarcelarlo a él no ayudará al país a encontrar la verdad.

“Están buscando la justicia”, dijo, “pero no se dan cuenta que están cometiendo una injusticia por acusarme de estas cosas.”

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*