¡LO PEOR ESTÁ POR VENIR! Hiperinflación y dólar paralelo, dos caras del mismo fenómeno (Por Alexander Guerrero)

@DolarToday / Oct 14, 2017 @ 7:00 am

¡LO PEOR ESTÁ POR VENIR! Hiperinflación y dólar paralelo, dos caras del mismo fenómeno (Por Alexander Guerrero)

Quienes no lo aprendieron se equivocaron largo. ¿Cuáles fuerzas detrás de la hiperinflación y el dólar? La mejor respuesta a quien pregunte que es (hiper)inflación y cómo se genera, lo expone como fenómeno monetario que explica un proceso continuo de pérdida del poder de compra del dinero. Como se sabe los precios de los bienes se expresan en dinero y suben al perder el dinero su poder de compra. La tautología es perfecta, la hiperinflación es entonces una inflación fuera de control, sus fuentes no tienen boleto de retorno han envilecido el sistema de formación de precios con lo cual, la valoración subjetiva -precio y opción- colapsa. El precio resulta de una valoración subjetiva, que nos enseña que depende de mí valoración, así como para otro depende de la suya; es decir, el valor proviene de una utilidad subjetiva que la gente obtiene de diversos bienes; si la gente no disfrute un bien, sería inútil, así el bien contenga una enorme cantidad de trabajo o recursos para ser producido. La hiperinflación destruye toda esa lógica del comportamiento humano

Por Alexander Guerrero

Esta definición nos lleva a reconocer que la hiper es un fenómeno monetario puesto en movimiento al monetizar un insostenible desequilibrio fiscal -déficit- que implica simultáneamente -mismo fenómeno-  el envilecimiento del dinero, proceso que nos muestra cómo -en velocidad, fuera de control, como en una montaña rusa- se deteriora violentamente el poder de compra del bolívar, expuesto como alza violenta de precios porque estos se presentan en dinero. La (hiper)inflación destruye esos mecanismos de valoración, el desequilibrio fiscal induce severas pérdidas en el poder de compra del dinero, envileciendo oferta y demanda de los factores que hacen posible decidir y elegir que alimenta el proceso de satisfacción de gustos, necesidades y pasiones.

Como se observa de la definición arriba, en la medida que se ensancha la distancia entre el dólar y el bolívar que va perdiendo poder de compra, la velocidad de depreciación/devaluación del bolívar frente al dólar que dice que cada minuto se requieren más bolívares para comprar un dólar, es la que explica la pérdida de poder de compra del bolívar en relación con los precios más allá de nuestras fronteras, que una ley universal -un solo precio- hace que muchos más bolívares se requieran para comprar un dólar y obtener ese bien que la hiperinflación ha envilecido. Un fenómeno similar a la sensación vértigo que sentimos en la montaña rusa y la violencia en moverse al ritmo inercial de energía, sin motor, como rueda el tren en la montaña rusa, fuera de control, como la hiperinflación. Así el individuo se encuentra entre dos fuerzas del mismo fenómeno; la caída del poder de compra del bolívar, escasez, crecimiento de precios, depreciación /devaluación continua del bolívar.

Esa clásica e intuitiva manera de observar la hiperinflación, aparte que expresa claramente la teoría económica, nos muestra el curso de los hechos en caída del salario real e ingresos, y en un inevitable proceso de empobrecimiento que ocurre al ritmo de la hiperinflación. Deténgase por un instante y mire a su lado como el empobrecimiento crece a su alrededor, Ud. amigo  va dentro de esa vorágine por la montaña rusa. Pregúntele a quien le dice que no vivimos en condiciones hiperinflacionarias, desde cuándo dejó de ir al cine, al restaurante, colas para adquirir lo básico, cambio de vehículo, viajes, así como para quienes poseen menores ingresos desde cuando no tiene los tres golpes diarios, medicinas para sus males, hospitales, escuelas, o  el acecho del crimen para quitarle dinero que no tiene valor alguno, o si lo prefiere, cuanto tiempo pierde buscando efectivo para pagar su precaria situación económica.

El manejo conceptual en los párrafos arriba enseña que la hiperinflación y el envilecimiento del bolívar, son la misma cosa, se expresaran finalmente bajo una violenta depreciación frente al dólar adquirido o no en el mercado libre que nos dice, por ejemplo, cuanto se ha devaluado el bolívar de 4.3 Bs/$ (febrero 2013) desde Cadivi, Sicad, Simadi, hasta las subastas jurídicas de Bs 3000 y naturales en Bs. 11000 por dólar en Dicom, frene a un dólar libre en Bs. 28.500.  Esa diferencia he destruido su salario e ingreso, la encontrará en los precios que está pagando por los bienes que requiere.

Calcule entonces la devaluación y observe el precio del dólar paralelo – único dólar disponible – y pregúntale a su “asesor” si es inflación o es hiperinflación y prepare el humor, cuando oiga o lea que “aún falta un poquitico para que sea hiperinflación”. Por cierto, que eso también lo expresan diputados de Comisiones Economía y Finanzas en la AN que producen mensualmente una inflación que les sopla el BCV quien elabora esos números para el gobierno, pero que tiene prohibido publicar. El gobierno por cierto se siente feliz al ver a la AN publicar una inflación que no tiene nada que ver con los precios que Ud. paga por las cosas que necesita, esa política es costosa, y por definición hiperinflacionaria.

alexguerreroe@hotmail.com

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*