¡MIENTRAS MADURO DERROCHA MILLONES DE DÓLARES EN SUS VIAJES! Venezuela dejó de importar 880 mil baterías que abastecían 40% del mercado

DolarToday / Oct 21, 2015 @ 11:00 am

¡MIENTRAS MADURO DERROCHA MILLONES DE DÓLARES EN SUS VIAJES! Venezuela dejó de importar 880 mil baterías que abastecían 40% del mercado

No hay baterías porque el Gobierno no entrega dólares para la importación. Esto se traduce en colas y escasez. Solo Duncan suple parcialmente al mercado. Canidra en su página web explica que de un total de 89 millones de dólares que el Gobierno se comprometió a otorgar a los importadores, solo le fueron asignados 54 millones, pero las liquidaciones apenas alcanzaron 14 millones de dólares

El parque automotor nacional requiere de 2,2 millones de baterías, para reposición, anualmente. La caída de las importaciones ha hecho que esta demanda no pueda ser suplida. Hacen falta, al menos, 880 mil baterías que dejaron de llegar al mercado venezolano cuando el Gobierno suspendió la importación de estos productos.

Las largas colas en las ventas de acumuladores de energía se debe a la escasez de estos repuestos, pues hay un déficit de 40% respecto a lo que se necesita.

La demanda nacional era cubierta 60% con producción local y 40% con importaciones. Desde hace un par de años la composición de la oferta, debido al control de cambio, se ha modificado drásticamente: ahora simplemente no se importan baterías. Solamente se abastece el mercado con productos en hechos en el país.

El mercado venezolano de baterías contaba con una variada oferta de marcas: Fulgor, ACDelco, Récord, Mac, Bosh, entre muchas otras. Hoy solamente es posible conseguir baterías marca Duncan, que es el único fabricante nacional.

José Docil, representante de la empresa Acumuladores Duncan (fabricante también de la marca Titán), explica por qué hay colas hasta de tres días o más para comprar una batería: “Hay un hueco de 40% en la oferta. Las baterías importadas ya no están entrando al país, y nuestra producción la adecuamos a las exigencias del parque automotor nacional”.

Docil agrega que otro aspecto que contribuye a tener que esperar semanas (o, en casos extremos, meses) para comprar una batería es que todos los carros no usan el mismo tipo de acumulador de energía. “Existen 35 de grupos de baterías que debemos fabricar y no todas, por razones técnicas, se pueden producir durante todas las semanas. Nosotros producimos un grupo diferente cada semana, para así cubrir toda la gama”, dijo.

“Es posible que usted haga una cola y al tocarle su turno le digan que el tipo de batería que usa su carro no esté disponible, mientras que el usuario de un carro similar al suyo, pero de otra marca sí puede adquirir el producto”, especificó.

Por otra parte, el Gobierno se comprometió a importar baterías para el sector transporte, que representa alrededor de 20% de la demanda. Sin embargo, cuando éstas llegan solo pueden comprarse en las proveedurías gubernamentales.

Made with
LEARN MORE

La ruta de la batería
Luisanna Martínez estuvo 15 días sin usar su carro porque no tenía batería. Además no quería arriesgarse a madrugar para hacer una cola sin tener la certeza de que iba a poder comprar la batería para su Fiat, modelo Palio. “Pensé comprarla en el mercado negro, pero me vendían en 55 mil bolívares las baterías que cuestan 4.800 bolívares”, contó. Más de 10 veces el valor del producto.

Como su familia vive en Aragua, pensó que allá sería más fácil adquirirla. “Fui un viernes, con el carro de mi hermano al distribuidor de la Duncan en Campo Alegre, para averiguar qué tenía que hacer para comprar el lunes. Pero ya el viernes había gente haciendo cola para lunes y había carros marcados hasta con el número 83, de 100 clientes que se atienden”.

Antes de desistir trató de indagar y le preguntó a los que estaban de primeros en la cola. Le hicieron saber que por 15 mil bolívares podía llegar el lunes a las 6:00 am y conseguir “un puesto salidor”, uno de los primeros 20 lugares. Estas propuesta, que no le garantizaban conseguir la batería que necesitaba su Fiat. Después de una semana de peregrinar por los distribuidores Duncan de Caracas y hacer colas desde la madrugada, consiguió la batería en La Trinidad.

Made with
LEARN MORE
Los bachaqueros las venden 10 veces más caras
La compra de batería es algo que no puede planificarse. La vida útil de una batería depende de muchos factores, desde mantenimiento de ésta, hasta problemas eléctricos del vehículo que pueden generar que se dañe la batería. Hasta hace menos de tres años era posible comprar baterías en cualquier establecimiento y en cualquier momento. Pero desde la caída de las importaciones esta “operación” se convirtió en una aventura extrema.

Además aparecieron los bachaqueros o revendedores. Ellos ofrecen hasta en 50 mil bolívares, una batería cuyo precio no supera los cinco mil bolívares. El precio varía dependiendo de la ambición del comerciante informal y del desespero del comprador.

Se han intentado tomar medidas para evitar el bachaqueo. En los centros de distribución a los compradores se les bloquea el acceso a nuevas compras hasta por un año cuando adquieren una batería. En caso de que les sea hurtada la batería antes de ese lapso, para volver a comprar, deben llevar copia de la denuncia interpuesta ante el Cicpc. Adicionalmente, cuando se adquiere una batería hay que llevar el carro, copia del carnet de circulación y dejar la batería dañada.

Comercio contra las cuerdas

La otra arista de la esta situación es la viven los pequeños comercios de autopartes que vendían baterías. Fuentes del sector aseguran que la mayoría se ha reconvertido y venden otros repuestos de vehículos (lo que se consiga).

Los electroautos que vendían baterías ahora solo hacen reparaciones eléctricas y un porcentaje de estos negocios ha cerrado sus puertas.

El presidente de Canidra, José Cinnirella, dijo vía telefónica que no puede declarar en estos momentos. Sin embargo, en la página web de la Cámara Nacional de Comercio de Autopartes (Canidra) hay un editorial fechada el 15 de agosto en la que se explica la situación.

Luego de presiones del sector transporte y de la opinión pública, el Gobierno Nacional (con el Ministerio de Transporte como garante) “se comprometió a subastar 350 millones de dólares para el sector de fabricantes de autopartes, de importadores y ensambladores de autobuses”.

De ese monto, dice Canidra en su web, hubo “la garantía inicial de que para importar autopartes habría una asignación de aproximadamente 89 millones de dólares”, sin embargo “la asignación final de la subasta fue de 54 millones de dólares”

Pero la realidad continuó disminuyendo el monto inicial y las liquidaciones apenas llegaron a 14 millones de dólares. Monto que alcanza “¿Para comprar qué? ¿Para importar cuánto?”, se pregunta Canidra en su web.

En sus editoriales de septiembre y de comienzos de octubre, Canidra insiste en llamado al Ejecutivo para que liquide las divisas necesarias para las importaciones.

Luisa Amelia Maracara

Fuente: Runrunes

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*