Maduro, son las matemáticas estúpido

@DolarToday / Jun 21, 2013 @ 8:14 pm

Maduro, son las matemáticas estúpido

Maduro lo llama una guerra. “Una guerra económica”, dice, de la oposición, para destituirlo. Y uno se queda estupefacto.

Al tipo se le desmanda la economía (como se esperaba). Las cifras le entrechocan en la cara y él lo que ve es La Guerra de las Galaxias. Y no es para menos: en doce meses los precios de los alimentos aumentaron casi en 50%. Sólo en el mes de mayo que acaba de terminar, la inflación dio un salto por encima de los seis puntos, algo que no se veía desde 1996.

“Sobrecalentamiento” del consumo, exclama el Presidente, cuando el consumo precisamente cae en barrena, y ordena a su ministro liberar las (escuálidas) reservas de alimentos.

Si llamara por teléfono a Herr Dieterich, el tutor económico político del finado hace una década, éste le diría lo mismo que entonces le dijo a aquel genio: “Ha habido una sobreestimación de la capacidad gerencial del Estado”.

Es decir, saturados de petrodólares, estamos ante un Estado fallido.

Pero esto ya hoy a casi nadie le importa, dado que tal Estado (o Gobierno) luce casi a punto de parálisis. Los principales contenidos del régimen imaginado por un loco –sí, estaba solo y desmesurado ante la inmensa riqueza de la sobreabundancia de este petroestado– que entonces construyó este irracional esquema jerárquico y vertical para lograr el control total de sociedad, el mismo que le acaba de estallar en la cara a Nicolás.

Es increíble: los componentes fundamentales del discurso del régimen: el bolivarianismo (desgastado después de una década), la ética altruista (saqueada vilmente por el mayor ataque corrupto de nuestra historia) y el bluf del Socialismo del Siglo XXI, da la impresión de que acaban saltar en pedazos.

“La economía, estúpido”, diría Bill Clinton, repitiendo aquella su frase feliz y colgada como un recordatorio en un cartel (igual debería hacer Maduro) en las oficinas centrales de su campaña.

“Son las matemáticas, estúpido”.

La aceleración de los precios (desmiente que va a devaluar nuevamente), la evaporación del poder adquisitivo (aceleradamente) y Ramírez llamando en el vacío a que se haga un debate público sobre las tarifas de la gasolina (su precio por debajo del costo de producción desagua miles de millones de dólares).

Y hablan de saboteo. De conspiración continuada. De golpe continuado. Mientras a Cabello lo sacan del país, aunque sea por unos días.

El esquema jerárquico se fue. Estalla el Estado Mágico, José Ignacio. En medio del insulto, la exageración y la paranoia. Y ahora sí que no hay enemigo externo que distraiga. Ni Colombia, a la que (quedó demostrado) es imposible declararle una guerra, por muchas galaxias que se imaginen.

(Fuente: Prodavinci.com)

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*