Humillado y abandonado a su suerte: La triste historia del Sr. Carlos

@DolarToday / Dec 27, 2014 @ 11:00 am

Humillado y abandonado a su suerte: La triste historia del Sr. Carlos

El Sr. Carlos, sobrevive en Caracas lavando carros a cambio de cantidades de dinero ínfimas pues es lo que las personas están dispuestas a pagarle a alguien en su condición. Por falta de una pensión digna, a pesar de sus 75 años de edad, el Sr. Carlos no tiene otra opción que luchar todos los días buscando la forma de obtener dinero para procurar el bienestar de su hogar.

Al preguntarle sobre su situación el Sr. Carlos no tuvo reparo en exponer los problemas que lo aquejan:

“Los guardias nacionales no dejan tranquilas a las personas por donde yo vivo, empujan a la gente de las esquinas, molestan en los comercios y no ayudan a las personas en necesidad sean jóvenes, mayores o embarazadas

“Los colectivos de la línea de transporte Los Castaños-Cementerio no tienen corazón, simplemente a aquellos estudiantes que no les alcanza para pagar el pasaje completo los bajan, a los ancianos de tercera de edad en silla de ruedas también los bajan y si llegan a subirse sin poder pagar el monto total, los sacan a la fuerza, y no tenemos alternativa de transporte para llegar

“Bastantes estudiantes veo empujando a los viejitos en sillas de ruedas para que lleguen bien a su casa”

 “A mi edad nadie quiere contratarme, solo me pagan por pequeñas cosas al momento y no tengo beneficios de ningún tipo

“No consigo medicinas ni atención medica”

“Ya los malandros por donde yo vivo no me roban porque saben que no tengo nada que dar”

“Al gobierno no le importa en lo absoluto las personas que están en mi situación”

En palabras generales el Sr. Carlos dejo una opinión muy clara: “Al gobierno no le importo, a menos que vengan las elecciones”.

Esto es una muestra clara de que en Venezuela todo lo referente a la seguridad social, la salud, el transporte público, el cuidado de los indefensos, son simplemente fantasías inexistentes.

Venezuela vive a merced de un régimen populista el cual le da a un pobre desesperado migajas, para que grite y llore de alegría, cuando en realidad no reciben nada y cada vez están mas sumidos en la miseria. El gobierno solo ataca enfermedades terminales dando pequeños alivios temporales a través de analgésicos mientras los verdaderos problemas, continúan acabando con el pueblo venezolano.

DolarToday

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*