MESA DE REDACCIÓN: Oposición sin ALTAMIRA

Editor / Oct 23, 2013 @ 10:50 am

MESA DE REDACCIÓN: Oposición sin ALTAMIRA

Los recuerdos de la plaza se me revolcaron ayer con el duelo por Oscar Yanes. La Plaza Altamira, será un capítulo particular cuando se escriba la historia de las gestas. De las heroicas batallas en contra del castrocomunismo. Como testigo de excepción o co-partero de Altamira. Aclaro esto porque no quiero eludir responsabilidad alguna, me siento orgulloso por muchos de sus logros. Pero siempre me quedaron tres grandes lunares en todo el recuerdo. Y no me voy a referir a los asesinatos acaecidos allí de la mano roja rojita, de las ordas de Bernal, obedeciendo al Asesino Mayor, hoy devenido en patético muñeco de cera.El primer lunar fue la visita súbita, antes de las primeras setenta dos horas, de una comisión de la CD que como la abuelita de La Cándida Eréndira, fue la alcahueta de lo que hoy es la MUD. Nos venían a ayudar a “desmontar con honra” la Plaza, durante el fin de semana, inmediatamente próximo a su apertura. Es decir que no hubiéramos durado allí ni siete días. Siempre me pregunté y los invito a preguntarse si será por ello que jamás regresaron, ni apoyaron, ni acompañaron más eventos junto a nosotros. También cabe preguntarse si fueron los militares quienes allí abandonaron a los civiles. O si no fue esa la primera muestra evidente de que estos civiles querían el control de todo, antes que permitir a Venezuela, una salida a la democracia de la mano de su FFAA. Como siempre ocurrió. Como inevitablemente ocurrirá.

El otro lunar sucede, cuando el máximo líder de La Plaza, desdeña un importante encuentro secreto, que le montáramos con gran sigilo , con un personero de altísimo calibre para ese entonces en la cúspide del organismo internacional más representativo de la comunidad planetaria. Habría que preguntarse si se demoró a propósito, despreciando el evento que tanto riesgo representaba para el funcionario y que tan delicada logística para su traslado, había costado a nosotros. Siempre me pregunto que había en sus planes, para que cambiara ese histórico encuentro por contestar una entrevista para El Nacional. Tampoco entenderé porqué a una reunión tan secreta, invitó a última hora a un importante charlatán que desgasto los pocos minutos que logramos detener a la importante visita, hablando sólo él. Y de él.

La última de las alarmas o el lunar

de la duda, significa para mi, el más triste. me preguntado que factores operaron para que La Heroica Plaza Altamira, fuera penetrada por un sabor a Feria de la Alegría, con cantantes, magos, ventrílocuos y una importante dosis de Cuánto Vale el Show.

Es un mea culpa a revisar. Y todo ello sin pasar por alto, la cantidad de millones recibidos y que todavía no logra explicar el entrevistado de El Nacional. También esas facturas están pendientes y por eso sentimos, cada vez más que la mesa está servida. Pero mientras se preguntan esto, no duden que habrá consecuencias. Porque así como vimos y seguimos viendo a una oposición sin alta mira, Ejército y Pueblo llevan en su corazón ese obelisco que le grita al recuerdo y al futuro: Viva La Plaza Altamira

Orlando Urdaneta | MESA DE REDACCIÓN
DOLARTODAY

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*