MUERTES EN PANDEMIA: Anderson Jiménez: “El duelo inesperado al principio genera negación… hasta llegar a la aceptación que es recordar sin dolor”.

DolarToday / Nov 2, 2020 @ 6:30 pm

MUERTES EN PANDEMIA: Anderson Jiménez: “El duelo inesperado al principio genera negación… hasta llegar a la aceptación que es recordar sin dolor”.

Morir por causas naturales o por coronavirus en tiempos de pandemia implica una acelerada despedida, sin abrazos ni el encuentro entre familiares y amigos, no solo por las medidas restrictivas sino por el desabastecimiento de gasolina que impide el traslado de difuntos y la conclusión de trámites para el último adiós.

El Impulso

A propósito de conmemorarse el día de los muertos en el mundo, el Papa Francisco pidió orar este lunes 2 de noviembre por todos los fieles difuntos, especialmente por las víctimas del COVID-19, quienes han fallecido solos, sin las caricias de sus seres queridos.

En Venezuela, morir a causa de esta enfermedad se ha convertido en estos últimos meses, no solo en un proceso doloroso para los familiares de las víctimas generando en ellas sentimientos de frustración, irritabilidad y rabia, sino por todos los obstáculos que deben superar para poder darle una sepultura digna a sus parientes.

Ante este contexto, el psicólogo clínico Juan José Mendoza señaló a Elimpulso.com que en el caso de Lara la pandemia del coronavirus llegó a deshumanizar el acto de morir.

El especialista considera que las medidas de seguridad impuestas para evitar el contagio de la enfermedad y no poder despedirse del difunto puede generar un duelo patológico en las familias, pues asegura que rendir tributos a las víctimas en las salas funerarias son importantes porque fomenta el sentimiento afectivo para los amigos y parientes.

“Debido a las medidas que han tenido que tomar por la pandemia, la mayoría de los familiares de los fallecidos por COVID-19 no pueden despedirse de ellos, ni tampoco pueden darle una verdadera cristiana sepultura. Esto totalmente genera una situación de angustia, rabia e incertidumbre por no poder despedirse del ser querido. Ahora, este shock doloroso puede provocar manifestaciones depresivas y detonar nuevos padecimientos de salud en los familiares más cercanos”, aseveró.

Enfermedad psicosomática

Su colega Anderson Jiménez añade que el duelo, pero con el calificativo de “muerte inesperada”, cómo puede ser considerado en estos momentos por consecuencia de la pandemia, también genera negación miedos y apegos insanos en las personas cercanas de la víctima.

“El duelo inesperado al principio genera negación, culpa, ira, tristeza, miedos, apegos insanos, entre otros, que es necesario acudir a un profesional en psicología para encontrar apoyo para que les permita procesar las etapas del duelo hasta llegar a la aceptación que es “ recordar sin dolor”. De lo contrario, puede convertirse en crónico, generar depresión y la aparición de alguna enfermedad psicosomática que son todas aquellas producidas por los pensamientos”, advirtió Jiménez.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*