¡NI GOLPES DE ESTADO NI ENMIENDAS! La renuncia de Maduro debe ser inmediata el tiempo se agotó

DolarToday / Jan 21, 2016 @ 7:30 pm

¡NI GOLPES DE ESTADO NI ENMIENDAS! La renuncia de Maduro debe ser inmediata el tiempo se agotó

El Presidente Carlos Andrés Pérez, no culminó periodo constitucional de su mandato; fue destituido, enjuiciado, declarado culpable y sentenciado. El Congreso Nacional de aquella época, tomó, lo que para muchos fue infame, política, pero constitucional decisión, por considerar, que el Presidente en funciones, estaba incurso en irregularidades o hechos punibles.

El periodista José Vicente Rangel denunció la malversación de 603.000 dólares pertenecientes a la partida secreta del Ministerio de Relaciones Interiores. El Fiscal General de la República, para ese entonces Ramón Escovar Salom, inició el antejuicio de mérito y el 20 de mayo de 1992, la Corte Suprema de Justicia lo declaró con lugar. El Senado autorizó el antejuicio el 21 de mayo de 1992, y Carlos Andrés Pérez tuvo que separarse de la Presidencia de la República. Octavio Lepage, Presidente del Congreso, fue designado Presidente encargado de la República. Quienes hoy ostentan el poder, lo apoyaron, e hicieron fiesta celebrando tal decisión.

La sentencia del Tribunal Supremo establece que los condenados deben resarcir los daños causados al patrimonio público al emplear los fondos reservados para financiar una misión policial a Nicaragua. En realidad existió una misión secreta, denominada Operación Orquídea, con la que el Gobierno envió un total de 40 policías venezolanos a Managua para custodiar a la entonces recién electa presidenta Chamorro. La devolución de los 603.000 dólares también recae sobre sus dos ex ministros Alejandro Izaguirre y Reinaldo Figueroa, y los ex administradores Óscar Barreto Leiva y Carlos Vera Aristiguieta. Si se dividiera entre los cinco responsables de haber manejado los cuestionados fondos reservados, les tocaría pagar 120.600 dólares a cada uno.

Cuanto le tocaría resarcir a nuestro patrimonio, a Nicolás Maduro y al Corrupto mayor, Ególatra, Payaso, Mentiroso, y Charlatán de Hugo Chávez, después de transcurridos 16 años robando y regalando nuestros recursos y bienes patrimonionales, comprando aliados para construir cantinflescos liderazgos, actuando como marionetas, con nuestro país entregado a Castro, sin disparar un tiro, convirtiéndonos en su feudo, sostén, financista e instrumento, insistiendo en resucitar en Latinoamérica arcaico y fracasado proyecto Castrocomunista, que nos llevado a la ruina total, después de dilapidar más de 2 Billones de dólares en 16 años

En Diciembre del año 2012, con un Chávez descerebrado y posteriormente muerto en Cuba, el ciudadano colombiano, nacionalizado venezolano, Nicolás Maduro Moros, vicepresidente en el anterior periodo constitucional de Chávez, inicia una nueva etapa en su interminable cadena de delitos (hasta ahora conocidos) simulación de hecho punible, forjamiento de documentos, decretos, leyes, usurpación de funciones, asociación para delinquir y delitos de toda índole, cometidos “antes”, “desde” y durante su irrita gestión. Los delitos imputados al Presidente Carlos Andrés Pérez, serian comparables hoy día a los de un roba gallinas, contrastados con los de Maduro: Traición a la patria, usurpación de funciones, saqueo de arcas públicas, represión, violación de derechos humanos, irregularidades de toda índole, abusos, nepotismo, peculado y complicidad en narcotráfico.

Un ignorante, incapaz, apoyado por Castro y el corpúsculo podrido de militares traidores, utilizando pandilla de mercenarios asesinos, delincuentes, narcotraficantes, para controlar el TSJ y demás poderes públicos, no puede continuar en el poder, imponiendo, la misma receta castrocomunista, que ha llevado el país a su ruina y perdición.

Entre rojos y familia, repartieron el botín del festín de dólares CADIVI, al igual que el capital operativo de PDVSA (ahora quebrada), que terminó en cuentas fantasmas de los rojos en la banca de Andorra. Acabaron con el Agro, confiscaron y quebraron el 70% del aparato productivo, hipotecados con China y Rusia el, barril de petróleo cercano al umbral de costo, la peor coyuntura económica y social de nuestros tiempos. No quedan suficientes dólares para importar ni siquiera materias primas, no hay medicinas, ni comida suficiente, empresas básicas, servicios públicos de salud, agua y luz colapsados por falta de mantenimiento y previsión. En lugar de rectificar ante este tétrico panorama continúan insistiendo en la misma historia del enemigo externo, el interno, la guerra económica, el mismo trillado cliché, fascista carente de soluciones reales.

Con nuestra actual situación, no podríamos renacer como el ave Fénix desde las cenizas, el tiempo se agotó, hipotecados y sin ingresos petroleros sustanciales, no puede postergarse un día más, la tragicomedia Castrocomunista que vivimos.  Ni golpes de Estado, ni constituyentes, ni referéndos ni enmiendas, la rectificación tiene y debe ser ahora, o no quedará que rectificar. Maduro renuncia o lo renuncian, un gobierno de transición es urgente, no hay otra solución, en un país arruinado, agobiado por el caos, improvisación y extrema ingobernabilidad.

Ruiz Pineda

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*