¡NICOLÁS ESTAS PONCHADO! Maduro a tres outs

Dolar Today / Feb 14, 2016 @ 8:00 am

¡NICOLÁS ESTAS PONCHADO! Maduro a tres outs

El lunes de carnaval comenzó con una palpable atmósfera de viernes santo, no sólo por la típica desolación de las calles caraqueñas en esos días de asueto, sino porque evidentemente aún no se había disipado la mezcla de frustración y desencanto que dejó el fulminante final de la Serie del Caribe, la que por momentos pareció teníamos embolsillada. 

No resultó difícil durante una recorrida matinal toparse con los dolidos comentarios de los aficionados frente a los kioscos de periódicos o los que dejaban escapar, entre un chorrito de picante y otro de guasacaca a su empanada, quienes desayunaban en los puestos de fritangas y también, entre los vecinos de asiento en el metro o las busetas.

Entre mordida y mordida y sorbos de café, quejas y lamentaciones, la infaltable búsqueda de los culpables, que mayormente concluía en la pifia de la primera base Félix Pérez en la entrada donde les empataron el partido a los Tigres. El pobre andará ahora toda la vida como el Nazareno, con esa cruz a cuestas.

Era la comidilla del día.

Dicho sea en su descargo, que el lanzamiento que provocó su error era un auténtico misil, atajable por un Willie McCovey, un Tany Pérez o un Andrés Galarraga, no para un jugador fuera de posición como lo estaba el outfielder Pérez. Falla estructural del equipo.

Hay que ver cómo duelen esas derrotas internacionales en el deporte preferido de los venezolanos. De hecho, es difícil conseguir un aficionado criollo que no tenga entre los recuerdos más triste de su vida uno ligado a una histórica caída de su escuadra beisbolera, bien sea la local o de la representación nacional. Más todavía si el triunfo se deja escapar de las garras, tratándose de que los del equipo de Aragua se llaman y visten como Tigres, como ocurrió el domingo frente a los mexicanos Venados de Mazatlán, los nuevos reyes del Caribe.

Pero es que si usted hace las cosas mal, no espere que los resultados sean buenos. Si se supone que los peloteros de un equipo campeonil deben tener arrancada y garra de tigre, de leopardo o de cualquiera de esos felinos, pero corre las bases como si el venado fuera usted no cuente con que se va a traer la corona a casa. Y así fue. Se vino Hernán Pérez sin tiempo para la goma y terminó cazado en el plato como el propio Bambi. Inocentes criaturas del bosque animado de Disney también parecieron, inexplicablemente, otros tres potenciales anotadores que pudieron asegurar el partido y el campeonato. En cambio, dejamos vivos a los dos corredores mexicanos que a la postre nos empataron el juego.

Esa puede ser una explicación técnica, pero para otros, como lo decía uno de los mencionados saboreadores de fritanga mañanera, lo que pasó fue que la pava ciriaca de Nicolás y su combo tarde o temprano iba a alcanzar fatalmente al equipo que tiene dueño y gerente chavistas, pues depende de la gobernación de Aragua.

Algo de eso habrá, pero no es precisamente por ello que a Maduro, a su gobierno y al país le han caído las siete plagas, desde el derrumbe de la economía con terribles consecuencias sociales, los más insólitos escándalos de corrupción de sus familiares o de su funcionariado, el fenómeno de El Niño y hasta la aparición de la temida Zika. Y no es que las calamidades naturales no afecten a otros países, sino que nos han colocado en las peores condiciones para enfrentarlas.

Pero fundamentalmente, en la economía como en el beisbol, si hace las cosas mal no espere que los resultados vengan de perlas, sobre todo si usted le cae a batazos al aparato productivo y a bolazos por los omoplatos a todo aquel que intente aportar soluciones.

Mire usted cómo llevan absurdamente a Lorenzo Mendoza a punta de desboles. En adición, si varios de su elenco ministerial parecen fuera de posición como Félix Pérez, por esos huecos se van a seguir colando errores garrafales.

Es así como el gobierno de Maduro ha entrado en el noveno inning estando bien abajo en el score. Ya no hay expectativa más crucial para la atribulada afición que hacerle lo más pronto el definitivo out 27.

Imperioso, justo y necesario es.

Tal Cual 

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*