¿CARROS NUEVOS? ¡NO HAY! Entre 400% y 500% se dispararon precios de los “USADOS”

DolarToday / Jul 15, 2014 @ 11:00 am

Si comprar una casa de proporciones pequeñas es un calvario para los tachirenses, no menos lo es adquirir un vehículo, aunque no sea una necesidad indispensable y así sea modesto, ya que los costos en el mercado secundario se han disparado entre 400% y 500%, a raíz de la contracción de la producción y oferta de unidades nuevas en los concesionarios, por la poca producción en las ensambladoras nacionales, que trabajan a 3% de su capacidad, según los personas vinculadas al sector, por falta de divisas para importar autopartes. Y, en el caso de los carros importados, la ausencia es total, desde hace un año.

CARROS-WEB

Aunque el incremento de los precios de los automóviles a nivel de concesionarios también ha ido en ascenso y es elevado, en algunos casos hasta 400%, no obstante, no es visto con tanto asombro por los usuarios debido a que no se consiguen y lo que más se observa en las calles son los exorbitantes precios del mercado secundario, donde, por ejemplo, un carro Ford Fiesta, que para la fecha cuesta 550 mil Bs en agencias, pero no se consigue con facilidad, está disponible en el mercado negro, pero en 2 millones. Y un Aveo LT, cuatro puertas, año 2014, que debe costar 430 mil, es ofertado hasta en 1 millón 800 mil bolívares. De hecho, las camionetas de mayor confort y lujosas pueden llegar a costar entre 5 y 8 millones de bolívares.

Hasta enero de este año, los precios de los vehículos en compañías automotrices, sin accesorios, ni matriculación, iban desde 136 mil 274 Bs, hasta 1 millón 105 mil 508,49. Según cifras reflejadas en los portales, hasta enero de este año, de Chevrolet, Toyota y Ford, los precios de los carros oscilaban entre 136.274 Bs. y 647.443. Un Spark tenía un costo de 136.274 Bs; el Aveo, cuatro puertas, 254.921 Bs.; un Fiesta Titanium se ofertaba en 394.987 bolívares, mientras que un Corolla Gli automático se cotizaba en 647.443 Bs.

Las camionetas iban desde 490.792, hasta 1.105.508,49 bolívares. El modelo Luv Dmax doble cabina costaba 490.792 bolívares; una Silverado 4×4 se ubicaba en 576.482 bolívares; la Fortuner 4×4 tenía un costo de 906.794 bolívares, mientras que la Explorer se cotizaba en 1.105.508,49 bolívares. Los camiones oscilaban entre 321.204 y 665.935,44.

Sin embargo, estos valores han sido reajustados en algunos de los pocos modelos que llegan a los concesionarios. En sondeo efectuado, se constató que los vehículos a precio de agencia oscilan entre 275 mil y 2 millones de bolívares, ajustados a la Ley de Precios Justos, que estipula 30% máximo de utilidad para los agentes autorizados, pero no hay inventarios.

Asimismo, Diario La Nación también constató que el precio del modelo Centauro, fabricado por Venirauto, hasta principios de este año era de 167.009 bolívares; al llamar a números que aparecen en los portales web de venta de vehículos y avisos de prensa, el mismo modelo oscila entre 500 mil y 700 mil bolívares. El Orinoco, ensamblado por Chery, se ofertaba en 196.310 Bs a través del portal gubernamental, mientras que en el mercado secundario cuesta entre 550 y 850 mil bolívares.

Escasez de dólares distorsiona costos

Una de las fuentes consultadas, a cargo de una concesionaria privada, reveló que: “El año pasado vendimos cerca de 200 carros, a final de año se empezó a sentir la decadencia y hasta lo que va de 2014, escasamente hemos comercializado 15 carros, pero casi no llegan pequeños o medianos, que son los más demandados; eso, comparado con la demanda que supera los 2 mil clientes en espera, solo en esta agencia, no es nada”, dijo.

“Las noticias no son muy alentadoras -dijo-. Nos notificaron hace unos días que nosotros dependemos de las plantas y las plantas dependen del Gobierno, y mientras no haya suficientes dólares, estas empresas nunca saldrán adelante”, comentó.

Añadió el vocero que: “Antes decíamos menos mal que tenemos repuestos, pero los anaqueles nuestros están como los de las farmacias, por la falta de divisas para importar. Sin embargo, seguimos guardando la esperanza de que las cosas mejoren”.

En otra agencia se dijo que solo trece unidades, en su mayoría camionetas, es lo que ha llegado este año. Mientras que en el mismo período de 2013 recibieron 134 carros, de un total de 250 que llegaron hasta diciembre.

Comentó además que: “Hay mucha gente en cola por vehículo, no estamos aceptando listas nuevas, porque no hay garantía de nada”.

También las contrataciones colectivas en algunas ensambladoras dificultan la situación, ya que, según otra de las personas instruidas en el área, “ellos están negociando con los sindicatos para poder sacar algunos vehículos que ensamblaron, pero no han podido sacar para facturar”.

Ventas cayeron 85,6% el primer semestre de 2014

Según el último informe publicado por la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez), que agrupa a las siete ensambladoras automotrices del país: Ford, General Motors, Mack de Venezuela, Toyota, Chrysler, MMC Automotriz e Iveco, las ventas de vehículos en Venezuela, en el primer semestre de 2014 cayeron 85,6%, en relación con el mismo período del año pasado.

El informe detalla que, entre enero y junio de 2014, apenas se comercializaron en el país 8 mil 236 vehículos, cifra muy inferior a las 57 mil 280 unidades que se vendieron en el mismo lapso de 2013.

El acumulado de producción en lo que va de 2014 alcanza solo 4.635 unidades, un retroceso de más de 85%, respecto a los 31.153 carros ensamblados en el mismo período de 2013.

Además, en los primeros seis meses de 2014 solo se colocaron 8.173 carros nacionales

(-77,4%) y apenas 63 importados (-99,7%). Con respecto a los resultados de mayo de 2014, la caída en la venta de vehículos fue de 58,7%, pues en junio se comercializaron 1.089 unidades (solo 9 importados), mientras el mes anterior la cifra fue de 2.637.

A sólo 3% de su capacidad trabajan las ensambladoras

La no liquidación de divisas desde mediados de 2013 ha sido la razón esgrimida por las empresas automotrices para justificar el cese de actividades, toda vez que ello impidió solicitar el material de ensamblaje necesario para sus procesos.

Según Cavenez, las 645 unidades ensambladas en mayo 2014 representan una caída de 93% respecto al mismo mes del año pasado, y supone un retroceso de más de 96% respecto a los datos de mayo de 2007, cuando el ensamblaje de 17.592 carros constituyó un récord para ese mes.

Lo anterior indica que la industria automotriz trabajó a 3% de su capacidad instalada, de aproximadamente 22.000 autos mensuales, según datos del sector.

Si bien a mediados de mayo las ensambladoras locales resultaron beneficiadas a través de una subasta especial hecha por el Sicad I, lo cierto es que “el efecto en la reactivación del sector no será inmediato”, ya que según fuentes del sector, los trámites de envío y nacionalización del material de ensamblaje requieren tiempo, por lo que será a finales de junio o principios de julio que podría estar disponible para algunas marcas; otras firmas tendrán que esperar más a sus proveedores.

“Se acentúan escasez y sobreprecio de baterías, cauchos y autopartes”

Como crítica y preocupante, califica el representante de la Cámara Automotriz en Táchira la falta de insumos y materias primas con las cuales se elaboran los repuestos, así como el aumento entre 100% y 200% de los costos de algunas piezas terminadas que son importadas, esto en razón de que “no se han concretado medidas certeras del Gobierno nacional para liquidar las solicitudes de divisas a las empresas, a fin de abastecer el mercado con 90% de los insumos que se traen de otros países”.

Explica que, ante la falta de producción de vehículos nuevos, se incrementa el mantenimiento preventivo y correctivo de los vehículos que existen en el país, “por eso se requiere de inventarios suficientes de motores, trenes delanteros, aceites lubricantes, cauchos, componentes de seguridad y baterías, estas últimas muy escasas y costosas, por el efecto de la oferta y demanda”.

De hecho, señala que: “Existen empresas en el país que venden una sola batería por año y por vehículo. Si tenemos una flota de carros de transporte de productos farmacéuticos, por ejemplo, y hay 25 unidades a nombre de esa compañía, a esta solo le corresponde una batería, las demás deberá ubicarlas por su cuenta”.

—Los comerciantes y empresarios tratamos de dar el mejor servicio, los fabricantes de producir, pero para ello necesitamos acero, corcho, polímeros, polietilenos, aditivos para los aceites, grasas y lubricantes, pues muchos camiones y tractores están paralizados porque sus propietarios no consiguen estos productos para hacerles mantenimiento.

Leidy Zafra
Fuente: La Nación

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*