¡DRAMÁTICO REPORTAJE! NYT: En Venezuela, la falta de medicinas lleva a los enfermos mentales a la desesperacion y sicosis

Dolar Today / Oct 2, 2016 @ 4:00 pm

¡DRAMÁTICO REPORTAJE! NYT: En Venezuela, la falta de medicinas lleva a los enfermos mentales a la desesperacion y sicosis

El prestigioso diario estadounidense The New York Times publica hoy domingo como principal artículo en su portada, la pesadilla que en Venezuela viven los enfermos mentales por la falta de medicinas, que es sólo un aspecto de la dolorosa y terrible crisis socio económica que desgarra a nuestro país.

Tormento en Venezuela

La falta de medicinas lleva a los enfermos mentales a la desesperación y sicosis

Por Nicolás Casey para The New York Times | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

MARACAY, Venezuela – Las voces que atormentan a Accel Simeone se hacen cada vez más fuertes.

Los últimos suministros de medicación antipsicótica del país están desapareciendo y el Sr. Simeone ha estado semanas sin la droga que controla su esquizofrenia.

La realidad se estaba desintegrando con cada día que pasaba. Los sonidos en su cabeza pronto se convirtieron en personas, con nombres. Ellos fueron creciendo en número, colmando la pequeña casa que compartía con su familia, gritando obscenidades a sus oídos.

Ahora las voces le reclaman que mató a su hermano.

“Yo no quise  hacerlo” afirmó el Sr Simeone de 25 años de edad

Tomó un esmeril eléctrico del garaje de la familia. Y lo encendió.

Pero entonces, y en lugar de herir a su hermano, se atacó a sí mismo, realizándose cortes en su propio brazo hasta que su padre corrió y le quitó el esmeril de sus manos ensangrentadas.

El colapso económico de Venezuela ha diezmado su sistema de salud , dejando a los hospitales sin antibióticos, a los cirujanos sin guantes y pacientes que mueren en las mesas de las salas de emergencias.

Ahora, miles de pacientes de salud mental – muchos de los cuales habían estado viviendo una vida relativamente normal en virtud de la medicación – están a la deriva en la desesperación y la psicosis porque el país se ha quedado sin la gran mayoría de los medicamentos psiquiátricos, dejando a las familias y a los médicos impotentes para ayudarlos, afirman expertos médicos.

Las instituciones mentales han liberado a miles de pacientes debido a que ya no pueden tratarlos, según los médicos. Los pacientes que por ahora siguen siendo atendidos sufren el desmoronamiento de las salas que apenas pueden incluso darles de comer . Los médicos y las enfermeras temen ataques violentos y dicen que no tienen más remedio que atar a sus pacientes a sillas, encerrarlos o despojarlos de sus ropas para prevenir los suicidios.

En la ciudad de Barquisimeto, las escenas del Hospital Psiquiátrico El Pampero son de pesadillas. ( Vaya adentro de la disfuncional institución estatal acá )

La escasez de alimentos ha dejado a un viejo hombre esquizofrénico descarnado, como un esqueleto andante en un campo de concentración. Un hombre epiléptico privado de medicamentos cayó en convulsiones repetidas, mientras que otro paciente sin tratamiento yacía atado a una cama, atados a los tobillos. Una mujer mayor, sin medicamentos para controlar la esquizofrenia se arrastró por el suelo, y más allá de un paciente con hambre comía una fruta que había caído en un charco abierto de aguas negras.

Pero la mayoría de los pacientes del país están en manos de sus familias como los Simeones, dicen los médicos. Miembros de la familia deben elegir entre ir a trabajar y velar por sus seres queridos. Es una vida de búsqueda de drogas cada vez más escasas, esperando desesperadamente que sus familiares no se dañen a sí mismos, y otros, esperando el momento de mirar hacia otro lado.

“Cuando oí que podría herir a su hermano, me sentí destruída”, dijo Evelin de Simeone, la madre de Accel, recordando el día de junio en el cual su hijo cogió el esmeril eléctrico.

Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en algún tiempo produjo la mayor parte de sus propios fármacos. A rpincipios de la década del 2000, el presidente en ese momento, Hugo Chávez , inició una amplia estatización de los fabricantes de medicamentos en Venezuela, en un empeño de producir medicamentos más baratos. Las empresas extranjeras como Pfizer y Eli Lilly llenaron los vacíos mediante el envío de drogas del exterior.

Pero a continuación, los precios del petróleo cayeron. El gobierno comenzó a quedarse sin divisas , dejándolo incapaz de importar materias primas para las fábricas estatales que suministran a hospitales venezolanos. Muchas compañías farmacéuticas extranjeras dejaron de traer medicinas porque el gobierno les debía mucho dinero.

La consecuencia: Alrededor del 85 por ciento de los medicamentos psiquiátricos no están ahora disponibles en Venezuela, de acuerdo con el grupo comercial farmacéutico más importante del país.

“No disponemos de las cosas más elementales”, dijo Robert Lespinasse, ex presidente de la Sociedad Venezolana de Psiquiatría . “Nos sentimos impotentes”

Para algunos, la falta de medicamentos ha sido trágico. El 30 de junio, Yolanda Sayago, de 63 años de edad con depresión severa, se dirigió a la novena planta de un edificio en la ciudad de San Cristóbal y se subió a un volado. En sus últimos momentos, capturados en un video que circula en YouTube, la Sra Sayago miró hacia abajo una vez, se inclinó hacia delante y, con los brazos abiertos, saltó a su muerte.

Había pasado meses sin encontrar sus antidepresivos, dijo que su hijo, Jesús Guillén, de 43 años, quien trabaja para la compañía estatal de electricidad. Ella cayó en una recaída depresiva que la empujó hacia el suicidio, dijo.

“Ella siempre estaba diciendo que las medicinas eran imposibles de encontrar aquí”, dijo Guillén.

Obstaculizado por la escasez de este tipo, las instituciones mentales de Venezuela ahora se ocupan de sólo una pequeña parte de los pacientes que tenían hace unos años. En 2013, había 23.630 pacientes psiquiátricos a largo plazo en los hospitales públicos, cayendo a sólo 5.558 el año pasado, según un informe del Ministerio de Salud.

En público, el gobierno venezolano niega que sus hospitales estén sufriendo, y ha rechazado varias ofertas de ayuda médica internacional.

Pero, por invitación de médicos, periodistas de The New York Times visitaron seis pabellones psiquiátricos de todo el país. Todos informaron de la escasez no sólo de los medicamentos, sino también de alimentos.

 

Más información en La Patilla.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*