OCULTA Y SIN CONTROL: “Serratia Marcescens”, la peligrosa bacteria que ha provocado la muerte de 11 niños

DolarToday / Jun 7, 2018 @ 6:00 pm

OCULTA Y SIN CONTROL: “Serratia Marcescens”, la peligrosa bacteria que ha provocado la muerte de 11 niños

Oculta y sin control está lista para atacar. Con una alta capacidad de agresión a pocas de horas de su ingreso en el cuerpo de quienes no pueden evitar ser víctima de su intención destructiva, alerta de forma constante a especialistas que observan con preocupación su comportamiento.

Juan Diego Vílchez Valbuena/Diseño: Lizzie Suárez / El Impulso

Es la culpable de acabar con la vida de seres inocentes que, en medio de la angustia de sus progenitores, ansían sobrevivir a una bacteria intrahospitalaria resistente a los antibióticos disponibles y hasta escasos en Venezuela.

Unos tantos la vencen, pero otros indefensos, perdieron su batalla contra la serratia marcescens multiresistente cepa NDM (New Delhi Metalobetalactamasa) en el Hospital Universitario de Pediatría Dr. Agustín Zubillaga de Barquisimeto, estado Lara. El 100 % de las cepas aisladas de serratia marcescens produjeron las enzimas BLEE (Betalactamasas de Espectro Extendido), AMPc (Adenosinmonofosfato Cíclico) y NDM (New Delhi Metalobetalactamasa), causantes de resistencia a los antibióticos Levofloxacina, Tygeciclina y Amikacina.

Entre enero y marzo de 2018, se registraron 28 casos confirmados de infección grave por la bacteria (la mayoría neonatos y con menos de 1 año de edad).

El 85 % de los cultivos realizados a esos pacientes dio positivo, a través de tres métodos de diagnósticos: secreción traqueal, hemocultivo y líquido cefalorraquídeo (LCR). Al resto fue imposible, pues sus representantes no poseían el dinero para ir a laboratorio.

De las 28 personas que presentaron la serratia marcescens, 11 fallecieron: más de la mitad estaba en condición de desnutrición. Solo un pequeño tenía quemaduras graves en su cuerpo. También hubo 7 pacientes con una infección aguda (Fascitis Necrotizante) en sus miembros, que evolucionó rápidamente, hasta destruir los tejidos blandos.

Visibilización de un hecho
EL IMPULSO tuvo acceso a un informe de 24 páginas del cual se desprenden estos resultados, en el que se muestran pruebas auditables de los casos mencionados con serratia marcescens, durante el primer trimestre del presente año, presentado por la doctora Leymilena Jaime, pediatra intensivista de la Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica y Neonatal Dr. Francisco Finizolla Celli del HUPAZ, en el 64° Congreso Venezolano de Puericultura y Pediatría Dra. Mercedes Ramírez de Materán, realizado en Caracas del 21 al 24 de mayo de 2018, donde obtuvo el primer lugar. Además, el Decano de la Prensa Nacional, corroboró con investigación de campo, mediante técnicas de entrevistas, observación directa de los afectados y documentos físicos, así como antecedentes, los desagradables resultados de la bacteria a su paso por la humanidad de quienes van en busca de ayuda por alguna afección, pero se encuentran –sin saber– con una realidad difícil de encubrir.

Luego de los análisis estadísticos y descriptivos de los cultivos, se infirió que los servicios de hospitalización con más números de aislamientos de serratia marcescens fueron –hasta marzo– Atención Médica Inmediata (AMI), Pediatría General y Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

De acuerdo a la doctora Jaime, “a pesar de reportarse el brote, no se realizó el estudio epidemiológico adecuado, ni se implementaron las medidas de control necesarias para la erradicación del germen. La serratia marcescens –actualmente– sigue siendo aislada de pacientes ingresados en el HUPAZ”.

Destacó, que se enviaron documentos a representantes del centro asistencial los días 18 de enero, 13 de febrero y 8 de mayo de 2018, en los cuales se solicitaba una limpieza profunda. Tanto al doctor José Miguel Sánchez (cuando era encargado) como la doctora Mayli Carnevale, jefe de servicio de Infectología, estuvieron al tanto de lo ocurrido. Según la doctora Jaime “no dieron respuesta”, pero autoridades informaron que se realizaron cuatro limpiezas.

La primera víctima: lactante de 8 meses
Además de la falta de laboratorio en el HUPAZ y los recursos económicos de los padres para hacerle el cultivo en un centro privado, a 4 pacientes no se les tomó la muestra por fallecer a pocas horas de ser infectados. Sin embargo, “se le atribuyó el agente causal a serratia marcescens debido a la gran similitud entre casos y los pacientes con cultivos positivos para este germen”, aseguró la doctora Jaime.

A su juicio, el hecho de presentarse 28 casos en tan solo tres meses, es considerado “un brote epidémico”. Aunque tiene una particularidad, dice, se trata de contar con la presencia de la “cepa NDM (New Delhi Metallobetalactamase), que le confiere a la serratia marcescens, resistencia a un gran número de antibióticos betalactámicos y carbapenémicos).

El primer caso de serratia marcescens en 2018, según el historial médico, fue el 4 de enero. Se trató de un lactante de 8 meses, hospitalizado en Pediatría General, quien murió seis horas luego de haberse producido los primeros síntomas.

Él estaba en el cuarto piso, con recuperación tras presentar desnutrición tipo kwashiorkor, con larga permanencia hospitalaria. “No recibió terapia antimicrobiana para el momento de la aparición de los signos clínicos. Comenzó con lesiones en piel purpúricas, en miembros inferiores, además de fiebre, taquipnea, taquicardia, con rápida progresión de las lesiones. Se interpreta como shock séptico de punto de partida de piel”, recordó la doctora Jaime.

Misma historia, iguales resultados
Otro caso similar ocurrió el 8 de enero. Esta vez era una niña de 4 años de edad, con hidrocefalia congénita, retraso psicomotor y desnutrición severa como el lactante. Esta jovencita en Pediatría estaba por recuperación nutricional, pero informes de la doctora Jaime, revelan que también tenía “lesiones purpúricas en miembros inferiores de iguales características que el paciente lactante”. Ella, tan solo estuvo viva 12 horas después de estar contaminada. Tampoco, como al anterior, no se le tomaron muestra para el cultivo.

El tercer caso encendió las alarmas de la doctora Jaime, quien estaba sorprendida por la presencia de la serratia marcescens en el HUPAZ. Ante esta situación, nuevamente se le envió un escrito a la Unidad de Epidemiología del centro asistencial y a la Comisión de Infecciones Intrahospitalarias. El resultado obtenido fue la limpieza, durante enero, de Pediatría, AMI y UCI, “sin lograr los insumos necesarios para la desinfección del material, lavado de manos y seguimiento de los pacientes afectados”, explicó.

En esta ocasión se trataba de un neonato masculino. De él, se recibió solo el resultado de un hemocultivo, tras fallecer en la UCI, días antes de los anteriores pacientes. “Tenía shock séptico en falla multiorgánica, con coagulación vascular diseminada, y con lesiones de piel purpúricas generalizadas”, expresó la doctora Jaime.

La bacteria seguía su camino
La serratia marcescens se mantenía en el HUPAZ, aprovechando el momento para atacar el organismo de los niños hospitalizados. Cuatro pacientes menores de 2 años, que procedían de Pediatría y AMI, ingresaron a la UCI, con condiciones desfavorables. Los cultivos fueron tomados 48 antes de haber ingresado allí, dieron positivo.

La doctora Jaime recordó el caso de un estudiante de 9 años, quien estaba en UCI con quemaduras en 64 % de su piel por fuego directo. Él tenía sangrado en la piel y vías respiratorias, “signos clínicos compatible con síndrome de distress respiratorio agudo severo”. Igualmente, murió.

Informó que “luego de este reporte, logran ser identificados 19 casos de pacientes, 17 de ellos con aislamientos positivos para serratia marcescens y dos pacientes con clínica muy parecida a los cuales no pudo realizarse cultivos por no disponer de laboratorio en la institución ni contar con recursos económicos los padres para realizar los mismos. Es importante resaltar, que el HUPAZ se presentó un colapso de cloacas en el mes de febrero que afectó gran parte del hospital”.

Del total de los pacientes que dieron positivo por serratia marcescens, 19 eran del sexo masculino. Respecto a la edad, 13 (46.42 %) eran menores de tres meses, le siguieron 6 (21.42 %) lactantes entre tres y doce meses, 4 (14.28 %) pequeños entre 12 y 24 meses, y 5 preescolares/escolares (17.85 %).

DATOS EXTRAOFICIALES OBTENIDOS POR EL IMPULSO

Lea más en El Impulso

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*