¡OÍDO AL TAMBOR! Sin Democracia no habrá Enero, ni “Voluntad Popular” que defender

DolarToday / Jul 17, 2015 @ 11:00 am

¡OÍDO AL TAMBOR! Sin Democracia no habrá Enero, ni “Voluntad Popular” que defender

Reclamo como ciudadano opositor más responsabilidad y sindéresis en esos sectores que con su actitud dañan la posibilidad de la alianza perfecta del mundo opositor y en consecuencia las posibilidades de obtener la amplia victoria democrática que es necesaria para abrirle cause al cambio

En el seno del movimiento democrático hay sectores que no comprenden las consecuencias catastróficas para el país si el chavismo renueve su mayoría en la Asamblea Nacional. No se dan cuenta que buena parte de sus posturas política llevan agua al molino del régimen. No entienden que sin diciembre no hay enero.

Régimen que vive sus peores horas en materia de popularidad y apoyo político hasta el extremo de que todos los sondeos de opinión serios y el clima de la calle le auguran una contundente derrota en los comicios de diciembre próximo. Y no podría ser de otra manera por cuanto el fracaso de la gestión gubernamental del chavismo así como el agotamiento de su Proyecto es colosal. No otra cosa demuestra la raquítica concurrencia de electores al remedo de primarias realizado por el oficialismo el 29 de junio.

Ante este panorama preñado de posibilidades para el cambio necesario y deseado por las grandes mayorías, la oposición democrática debe presentarse unida en una alianza perfecta: discurso compartido, candidatos comunes en todas las listas y circuitos y como remate para potenciar la competitividad y desarmar maniobras confusionistas: la Tarjeta Única.

Tal es el poderío de un frente político de tales características que el oficialismo urde y adelanta maniobras de todo tipo para evitar su materialización. A eso obedece la propuesta Ameliach de impedir la integración de la oposición en la tarjeta MUD y la tramposa resolución (no vinculante) del Ministerio de Elecciones sobre la paridad de género en las postulaciones. Con seguridad vendrán otras más para impedir el triunfo de la coalición democrática.

Como referíamos al comienzo de estas reflexiones hay quienes en la oposición persisten en no comprender la situación y se empeñan en impedir el aprovechamiento cabal de todas las potencialidades de victoria que la situación le ofrece a las fuerzas democráticas.

Por un lado está el partido Voluntad Popular que se empeña en no sumarse a la tarjeta única argumentando la necesidad de preservar su identidad y contarse como partido para supuestamente posicionarse como la primera fuerza opositora. Estos argumentos reflejan un sectarismo y una incomprensión tal del momento político que raya en la irresponsabilidad. Los mismos nada tienen que ver con las aspiraciones de cambio y los intereses de la mayoría del cuerpo social de la nación. Pareciera que Voluntad Popular estima que una victoria oficialista no traería consecuencias negativas para lo poco de democracia todavía existente y para la calidad de vida del cuerpo social. Al ciudadano común poco le importa la correlación de fuerzas en el seno de la oposición, sus prioridades son otras. La dirigencia de VP está a tiempo de reflexionar y enmendar el error que comete en este sentido.

Otra maniobra que complica el panorama opositor es la resolución del CNE referente a la paridad de géneros en las planchas, resolución que tiene todos los visos de intentar perjudicar la unidad opositora por cuanto fue tomada luego que la MUD resolviera la casi totalidad de sus postulados y antes que la coalición oficialista hiciera lo propio; lo incomprensible es que en el campo opositor haya quienes saludan tan parcializada decisión y presionen para que se adopte. En mi criterio esa postura es equivocada por cuanto es evidente que constituye una maniobra para dañar el trabajoso y complicado proceso de escogencia de los candidatos democráticos. También considero que la paridad a juro es inconveniente por artificial y porque puede en muchas ocasiones perjudicar la calidad de las candidaturas. Estas no pueden tampoco obedecer a criterios corporativos.

Reclamo como ciudadano opositor más responsabilidad y sindéresis en esos sectores que con su actitud dañan la posibilidad de la alianza perfecta del mundo opositor y en consecuencia las posibilidades de obtener la amplia victoria democrática que es necesaria para abrirle cause al cambio.

 

Fuente: Tal Cual

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*