“Por enésima vez, nos engañaron”: Cencoex, Sicad, Simadi: Las grandes mentiras de Maduro

@DolarToday / Apr 1, 2015 @ 1:00 pm

“Por enésima vez, nos engañaron”: Cencoex, Sicad, Simadi: Las grandes mentiras de Maduro
En artículos anteriores he tratado el desastre que ha sido el manejo de lo cambiario por parte de la dirección chavista de la economía, y en uno de ellos, referente al actual sistema, dije “propongo una quiniela para apostar en qué mes se volverá a reformar el sistema cambiario”.Parece que será muy pronto, pues lo que tenemos en este momento no sirve sino para aumentar la peladera. Veamos la situación actual.El Cencoex:
Aunque no tengo información precisa, lo que he leído y oído de los sectores alimentos y salud, que son los que iban a recibir dólares del Cencoex a 6,30, es que los tienen secos. ¿Qué vamos a comer y cómo nos vamos a curar?El Sicad:
El resto del aparato productivo iba a ser atendido por las “subastas” del Sicad con dólares a 12 o a como lo pusiera el Gobierno. Pues desde octubre no han hecho ninguna subasta, así que no le han tirado ni un solo $ en 5 meses. Increíble.

Fíjense bien: si de las tres vías “oficiales” para obtener dólares, las dos anteriores, sin duda las prioritarias (pues son como el aire para el aparato productivo nacional y para el consumo de la población), están casi o totalmente paralizadas, imagínense ustedes lo que nos espera cuando se agoten los inventarios. No profundizo más esto para no alarmar.

El Simadi:
Este tercer subsistema, de tremenda importancia por muchas razones, que iba a “pulverizar” al $ paralelo (ruego no reírse), fue saludado como “medida en la dirección correcta” por economistas, empresarios etc., ya que era un primer paso hacia la racionalización del sistema cambiario. Se ofreció que la tasa de cambio iba a ser fijada por la libre interacción de la oferte y la demanda, ¡Eureka!, y el Gobierno, siempre clarividente, vaticinó que el sector privado iba a ofertar un chorro tal de dólares que sería más que suficiente para satisfacer la demanda, desaparecer al $ paralelo, bajar la cotización del $ al nivel que ellos quieren (que vaya usted a saber cúal es),  y enrumbarnos definitivamente, a paso de vencedores, hacia la transformación de Venezuela en una potencia económica mundial (favor no burlarse).

¿Pero qué pasó? Que, por enésima vez, nos engañaron y se equivocaron.

Nos engañaron (qué raro): como los chavistas tienen una necesidad congénita de controlarlo todo, lo de que el precio lo iban a fijar la oferta y la demanda no fue así, pues el BCV decidió controlarlo, no permitiendo cerrar operaciones fuera del rango que él fija diariamente. También hay trabas en el sistema, más una serie de requisitos molestos para muchos, que prefieren seguir acudiendo al paralelo (nadie quiere que el Gobierno sepa que tiene o compra dólares). Así que de libre este mercado no tiene nada, y el $ paralelo, en contra de lo que esperaban los gurús de la economía, sigue vivito y coleando y montado sobre las nubes.

¿Por qué mienten de forma tan repetida, descarada e irritante? Es la tercera vez seguida que anuncian un mercado cambiario en que el precio del $ va a fluctuar según la oferta y la demanda, y después el BCV lo fija como le da la gana. ¿Por qué ese inaudito irrespeto?

Se equivocaron (qué raro): no entiendo cómo, si en este país más del 95% de las divisas las recibe el Gobierno, éste sea capaz de pensar que la oferta que puedan hacer los privados alcance para abastecer cualquier mercado cambiario. Aquí el que tiene que poner los dólares es el Gobierno, pues es el único que los recibe. Según una de mis fuentes, Bobolongo cambió 243 dólares que había reunido durante años, y está esperando que el Gobierno lo condecore por ello, pero los demás venezolanos que tienen dinero afuera no han seguido su ejemplo porque son súper malucos, apátridas y no quieren a Maduro. Así que nuevamente se cayeron de un coco, y el mismo $ Simadi, para el momento en que escribo esto, está a más de 190.

Entonces ¿qué tenemos?

Pues que hace mes y medio había dólares a 6,30, a 12, a 50, y a 220 en el paralelo, y ahora los tenemos a 6,30 y 12 (pero no hay), a 190 (que tampoco se consiguen), y a cerca de 250 en el paralelo.

Conclusiones:
1) En los dos mecanismos que deben surtir las cosas vitales para el consumo y la producción del país, Cencoex y Sicad, el $ está escasísimo o ausente;
2) El Sicad II, donde el $ estaba a Bs. 50, aunque casi no se conseguía, fue sustituido por el Simadi, donde también se consigue, si acaso, por cuenta gotas, pero ahora a 190;
3)  Seguimos sin un mercado libre de verdad; y
4) El paralelo sigue allí muerto de la risa, y sigue subiendo.
Así que el Gobierno va a cantarle al nuevo sistema cambiario lo del bolero de los años 50: “Tú serás mi último fracaso”, y lo de último no es porque no vaya a haber más, sino porque es el más reciente.

herbert_hudde@yahoo.es

El Universal

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*