Presidente de Copei: “Si hablar de transición es delito, también lo es hablar de revolución”

DolarToday / Feb 25, 2015 @ 4:00 pm

Presidente de Copei: “Si hablar de transición es delito, también lo es hablar de revolución”

El presidente de Copei, Roberto Enríquez, aseguró este martes que el Acuerdo para la Transición que Copei firmó en solidaridad con Antonio Ledezma, Leopoldo López y María Corina Machado y en un acto de “rebeldía cívica” no tiene “ni una coma ni un punto ni una comilla en donde, ni sutil ni expresamente, se induzca a violentar el orden constitucional”.

Explicó también, en esta conversación con Noticiero Digital, que el edificio en Las Palmas tomado por grupos armados el lunes en la madrugada le pertenece a Copei pero que desde hace años no se realiza allí labor política sino social. “Me da mucho dolor porque esa es una sede que nosotros en los últimos años la hemos utilizado para atender niños”.

A continuación la entrevista.

¿No está cayendo Copei en la provocación al firmar el Acuerdo para la Transición que el gobierno considera que propicia un golpe de Estado,y por el cual Antonio Ledezma fue detenido?

-El día que a nuestros códigos éticos los determine el gobierno, no merezco ser dirigente político. Nosotros hemos firmado ese Acuerdo más bien por una resolución de orden moral. Primero, por solidaridad cristiana con un compañero o unos compañeros. Segundo, por un acto de rebeldía cívica en defensa de la libertad y de la democracia de este país.

-Ese documento de la transición tú lo revisas de punta a punta y por ninguna parte te encontrarás ni una coma ni un punto ni una comilla en donde, ni sutil ni expresamente, se induzca a violentar el orden constitucional. En Venezuela no existen delitos semánticos. Si existiera el delito semántico, entonces por hablar de transición van a estar presos unos compañeros, entonces los que hablan de revolución también deberían estar presos porque esa palabra tampoco existe en la Constitución.

-Eso es parte del debate político y de una concepción que, a nuestra manera de ver, pasa porque los cambios sean en paz. La transición habla de cambios en paz; además, este documento se complementa con la estrategia de la ruta del cambio en paz que yo he hablado; que hemos hablado en Copei: cuyo primer paso es ganar la Asamblea Nacional (AN); segundo, la primera decisión por mayoría simple de esa AN, apelando al artículo 341 de la Constitución, que sea recortarle el mandato presidencial a Maduro y eliminar la reelección indefinida.

-Este artículo (el 341) ha sido utilizado por el gobierno. Yo me cansé de escuchar más de una vez al presidente Chávez; que en paz descanse, decir que esta Constitución nos abría tantas ventanas que evitaban golpes y salidas violentas; porque contemplaba el referendo revocatorio, las elecciones, la enmienda y la reforma constitucional. Eso no lo digo yo: lo dijo el presidente Chávez: bueno, nosotros queremos activar ese artículo y que a los 30 días; de aprobarse en la AN, eso debe ir a un referéndum aprobatorio y el pueblo venezolano decide si le recorta el mandato a Maduro o no.

-Si lo hace, hay que ir a unas nuevas elecciones presidenciales y allí es donde está el desafío de un gobierno de Unidad Nacional, de rescate económico y prosperidad social; que cabalgue sobre un proceso transicional, es decir, gradual, pacífico. El antónimo a transición es violencia, y nosotros no queremos cambios violentos. Preferimos cambios transicionales, pacíficos y por eso hemos suscrito el documento; por solidaridad cristiana con el compañero: me parece aborrecible lo que se ha hecho con Antonio.

-No estamos dispuestos a mirar para un lado pero también se trata de un acto de rebeldía cívica, y por eso es que hoy están firmando todas las direcciones políticas regionales, municipales y parroquiales, suscribiendo el documento y a partir del jueves 150 mil misioneros socialcristianos vamos a iniciar un proceso de recolección de firmas para que los venezolanos que quieran adherirse al documento, lo hagan; tenga el mismo carácter popular. Lo vamos a colocar en la página web también del partido.

-Estamos convencidos de que aquí se trata de derrotar al miedo porque Maduro no tiene cárcel para tanta gente y eso hay que decírselo: no tiene cárcel para tanta gente.

¿Qué estrategia tiene diseñada Copei para hacer sentir eso que ha anunciado de que se declara en rebeldía?

-Pues el gesto del lunes es un gesto de rebeldía cívica. No de rebeldía violenta. La rebeldía es una actitud ante todo ética, espiritual, de conciencia cuando tú sientes que tus valores están siendo sacudidos. Yo creo que esto lo he conversado varias veces contigo, Enrique, el principal problema que padecemos es por el orden de una crisis espiritual terrible; estamos atravesando un bache espiritual terrible, de valores, de afecto, de fraternidad.

-Esa receta hermosa que nos ofrece el Papa Francisco, que dice oración, humildad, trabajo, educación, desapego por lo mundano, por lo frívolo, por lo material; autocrítica y sinceridad. Bueno, yo creo que ahí hay todo un pergamino para la reconciliación del país y a partir de ahí es cuando viene la reconstrucción económica, política y social de Venezuela; pero, a nuestra manera de ver; primero se trata de atender la crisis espiritual que sufre el país; la reconciliación sin impunidad; el que tenga cuentas con la ley que las pague; pero no puede haber más persecución en Venezuela.

-Nosotros tenemos que ir a un proceso de reconciliación que comience por reencontrar al país, no en torno a un partido o un caudillo sino en torno a unos valores, y que cosas como ésta, de tener a dirigentes políticos presos como Leopoldo, como ahora Ledezma, entre tantos, se terminen. No debe haber dirigentes políticos presos. Deben salir de la cárcel. Así lo exigimos; así como exigimos que sean los corruptos; que han saqueado los dineros del pueblo, quienes deben estar presos. En este país las gallinas están cantando como gallos: los dirigentes políticos presos y los corruptos libres.

¿Cuál es el balance que usted tiene de los efectos que causaron los atropellos de los que fueron víctimas algunas sedes de Copei a nivel nacional?

-Uno cuando está en esta lucha debe tener siempre mucha fortaleza. El cardenal Stefan Wyszynski era uno de los más cercanos colaboradores del Papa Juan Pablo II, y él decía que los pastores, los luchadores no pueden permitirse tener miedo. Porque si tienen miedo significa que no tienen fe; eso te aprieta la garganta y te ahoga el corazón. Tener miedo es hacerle fácil el trabajo al adversario de tu causa. No podemos tener miedo como sí fe, y yo estoy convencido de que a pesar de esta espiral retaliativa que hemos sufrido en estos días, seguimos adelante.

-¿Qué me duele? Me cuesta creer, chico, que sean cosas de Maduro: la sede de Solidaridad que nosotros tenemos ahí, en Las Palmas, todavía esté tomada. Unos grupos armados entraron de madrugada y sacaron a una gente que nosotros teníamos ahí durmiendo, y me da mucho dolor porque esa es una sede que nosotros en los últimos años la hemos utilizado para atender niños. Impartirles tareas dirigidas asistidos por psicopedagogas que atienden a esos niños; mientras sus padres que son muy humildes salen a trabajar.

-Tenemos ahí muchachos que vamos rotando; que vienen del interior del país, y, mientras se ubican les damos habitación. Es decir, allí no funciona Copei. Ahí no hay una sede política de Copei; una fundación de Copei: es verdad. Pero no se trata de una casa de operaciones políticas del partido. ¿Por qué no asaltaron la sede principal de Copei donde hay un despacho? ¿Por qué van a ir a un lugar, donde hay unos niños que reciben todos los días atención, cariño, amor y todo eso? ¿Por qué vienen, y les sacan a la gente muy humilde sus colchones; donde dormía?

-Esa es una forma de pasarse de la raya porque las diferencias políticas no pueden tener como rehenes a los niños; la retaliación política no puede terminar pagando los platos rotos por los niños y lo que se está haciendo en la sede de Solidaridad Social de Las Palmas es un atentado a la infancia. Y no quiero creer que el nivel de envilecimiento de Maduro y sus colaboradores haya llegado a tal punto.

-Yo tengo diferencias políticas con Maduro y su gobierno; diferencias de orden ético, de visión de país; pero atentar contra la propiedad privada y más aún, tratándose de un centro donde se atienden niños a mí me parece que es tan criminal, como contra cualquier delito cometido en contra de los derechos humanos fundamentales. Nosotros a la fecha estamos esperando que nos regresen ese inmueble. Esa es una operación controlada por colectivos pues uno de los mismos colectivos nos dijo que él estaba esperando órdenes del Estado; que ellos tenían otros refugios donde colocar a esa gente.

-Bueno, que respeten una cosa que es una propiedad privada y que se utiliza para fines sociales. Desde hace dos años no se utiliza para activismo político esa sede. De modo que yo te respondo, para ser honesto, que el atropello al centro de Solidaridad Social de Copei, eso sí me golpeó. Pero eso no significa que nos vamos a arredrar. No, vamos a seguir en pie de lucha, y no nos vamos a salir del derrotero de la paz. Ni que nos empujen ni que nos provoquen: nosotros no nos vamos a salir del derrotero de la paz. Pero que no crea el gobierno que nosotros estamos dispuestos a aceptar esto en una propiedad privada que estaba dedicada al servicio social, inspirada en la Pastoral Cáritas.

-Todo lo que nosotros aprendimos de la Pastoral Cáritas se hace ahí, en ese edificio; que forma parte de la iglesia. De manera tal que aprovecho tu medio para exigirle a Maduro que hable con esa gente y que nos devuelvan el bien; para nosotros poder seguir dedicándonos a la obra social que Copei ofrece allí; que nunca, por cierto, hemos hecho propaganda con eso. Esto está saliendo a la luz pública porque hay unos tipos armados allí. Además, recibieron apoyo del Sebin, del CICPC; Dirección de Explosivos. ¡Eso parecía Beirut!

-¿Qué queremos? Bueno, que nos devuelvan ese inmueble para nosotros seguir en nuestra obra social y que sigamos en el combate de las ideas, en la lucha política. Pero que, caramba, no se involucren a niños en nuestras diferencias políticas.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*