Psicopatología del difunto #ProhibidoOlvidar

@DolarToday / Oct 7, 2013 @ 7:20 pm

Ser-rico-es-malo-es-inhumano-hugo-chavez
El difunto sátrapa venezolano no fue el único pseudo-líder latinoamericano que pensaba ser indispensable. Un personajillo como Duhalde, en Argentina decía: “El único que puede gobernar este país después de Kirchner soy yo”. Durante su campaña presidencial de 2006, el domingo 24 de septiembre de ese año, el difunto afirmó: “Soy el único que puede gobernar a Venezuela. Ver https://www.youtube.com/watch?v=FX2Giz42q58, ya que no he podido localizar el original.

Y se lo creía. Ese narcicismo totalmente ilusorio, puesto que nadie puede atribuirse ese tipo de excepcionalidad, fue una de las características más relevantes de la anormalidad mental del difunto.

Otra característica de su personalidad patológica fue la de hacer siempre lo contrario de lo que decía. Predicaba incesantemente: “Ser rico es malo”, pero no se privó de ningún lujo. Vivió con opulencia, quizás como compensación de su pobreza de origen. Sus relojes eran obscenamente costosos y sus viajes, acompañado de un pequeño ejército de familiares, amigos, guardaespaldas, cocineros y médicos, requerían varios pisos en los mejores hoteles del planeta. Todo con el dinero de la Nación. Nunca diferenció el dinero de Venezuela de su propio dinero, una típica manifestación patológica.

Otra de sus características era la de identificarse siempre con el héroe, cuando la realidad le decía que él era el otro. En un momento trató de hacernos creer que él era el trovador Florentino. Y citaba sus frases casi como propias: “Yo soy como el espinito, que en la sabana florea, le doy aroma al que pasa y espino al que me menea”. Olvidó que el Florentino de Arvelo Torrealba era catire, así lo llamaban, y que el Diablo era el zambo pero trató de invertir los papeles. Así pintaba el poeta al Diablo: “Súbito un hombre en la puerta, indio de grave postura,ojos negros, pelo negro..” . Igualito al difunto.

El difunto llamaba “genocida” y “burro” a Bush mientras que su amigo del alma, Arias Cárdenas, afirmaba por la TV que el genocida era él. Lo de burro también le cuadraba perfectamente ya que no sabía multiplicar y dijo que el hombre había llegado a la Tierra hace 2000 años. Su hilarante explicación por TV del cambio de horas, acompañado por su hermano Adán, es antológica.

(Ver: http://elmundano.wordpress.com/2008/03/30/el-cambio-de-hora-por-los-hermanos-chavez/)

Otra característica de su anormal psiquis era la coprolalia, esa irresistible propensión a lo soez, al insulto. En el video http://www.youtube.com/watch?v=Ndyc_tGvBMM se puede apreciar esa carencia de control verbal. Olvidó que parte importante de la misión de un gobernante es educar. Su mal uso de la gramática, su atropello al buen hablar, fue una de sus especialidades y contribuyó a la prostitución del lenguaje en el país. Ahora llevada al máximo por Nicolás.

Fue notoria su carencia de un sentido de las proporciones, algo típico de los déspotas desequilibrados. Recordemos que, en una grotesca carta enviada a la Corte Suprema de Justicia en 1999, reclamó para sí “total discrecionalidad sobre los asuntos del Estado”. Hablaba de las acciones de gobierno como “lo que hice, lo que he decidido, lo que voy a a hacer”, algo que el pobretón de Nicolás Maduro ha tratado de imitar sonando más como un bufón. En un programa de TV el difunto le regaló $30 millones a Evo Morales, porque siempre se sintió generoso con los dineros que no eran suyos. Acompañado de una jauría de entusiastas adulantes que lo victoreaban a cada paso, el difunto se paseaba por Caracas “expropiando”, con voz estentórea, hasta los edificios que ya eran propiedad del Estado.

Su anormalidad llegó a mezclar de manera caótica sus prácticas religosas. Era anti-clerical pero le pedia la bendición a Monseñor Moronta. Era católico de escapulario pero insultó al Papa Juan Pablo y a los cardenales Velasco y Castillo Lara. Andaba besuqueando una cruz pero protagonizaba actividades tipo vudú, con gallo muerto y todo. Era evangelista, budista o musulmán dependiendo del sitio, el día y la hora. Es decir, era simplemente un exhibicionista desvergonzado.

Poseyó la astucia típica del demente. A las derrotas siempre le buscaba un ángulo que le permitiera sonar victorioso. Cuando se cayó el viaducto Caracas-La Guaira exclamó: “Se cayó el viaducto, viva el viaducto”. Cuando se hundió la gabarra Aban Pearl dijo: “No hubo víctimas, gracias a la eficiencia de la revolución”. Implantó el eufemismo como politica de estado, esa que le hacía hablar de los “niños de la patria” por hablaba de los niños de la calle y de “dignificados” cuando mencionaba a la pobre gente que lo había perdido todo durante los deslaves de Vargas. Con la ayuda de Danny Glover acuñó el término “afro-venezolanos” para exacerbar el resentimiento social. El desastre de Pudreval era bautizado como “soberanía alimentaria” y la entrega a China de la Faja como “soberanía petrolera”.

Asesorado por mercenarios como Norberto Ceresole y Marta Harnecker y por ideólogos trasnochados como Dieterich y El Troudi cocinó un arroz con mango de Bolívar, Marx, Velasco Alvarado y Mussolini que denominó Socialismo del Siglo XXI, algo que ni él mismo entendía y nunca se molestó en explicar.

Era un sádico. Trataba de manera despótica a sus colaboradores, los insultaba. Usó al pobre Aristóbulo como “punching ball”. A Cabello lo humillaba en público. A los venezolanos nos impuso a Nicolás como sucesor, así como Calígula pretendió nombrar a su caballo Incitato Cónsul y Gran Sacerdote.

No es posible equivocarse con el difunto. Fue un sociópata y como tal entró a la historia. Olvidarlo sería invitar la aparición de otro igual.

Gustavo Coronel

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*