¡PUEBLO EN LA CALLE! Los cabildos abiertos de la oposición le están alborotando la calle a Nicolás Maduro

Dolar Today / Jan 21, 2019 @ 8:00 am

¡PUEBLO EN LA CALLE! Los cabildos abiertos de la oposición le están alborotando la calle a Nicolás Maduro

La oposición escindida perdió la calle y la brújula en 2018. Luego de la abstención del 20 de mayo y de la salida de Acción Democrática de la MUD, parece que todo se venía abajo. De hecho, se vino abajo. Pero en política no hay muertos. Ni el Gobierno tenía absolutamente todas las de ganar ni la oposición absolutamente todas las de perder. Ahora parece reoxigenarse la oposición en la calle. Los últimos cabildos abiertos dan fe de ello. Pero cuidado. La tesis del “todo o nada” ya fracasó para la oposición en 2014 y 2017. Imposible retomar el conflicto con la dictadura repitiendo los errores del pasado que condujeron a la disidencia a la fractura absoluta.

Ahí va Nicolás Maduro. Repudiado por prácticamente toda la comunidad internacional. Arropado por la crisis económica que amenaza con alcanzar una hiperinflación de al menos 10 millones por ciento en 2019, según estimaciones del FMI, que siempre se quedan cortas para el caso venezolano. Maduro creyó haber borrado del mapa a la oposición. Se confió. Fue y se juramentó en el Tribunal Supremo de Justicia, y luego, presentó Memoria y Cuenta en la espuria ANC. El discurso que maneja el régimen ya no convence a nadie. Ni a la propia militancia del PSUV. La divergencia interna entre los distintos grupos de poder que quieren adueñarse de la marca “chavismo” tampoco es un factor que haya podido derrotar el presidente de facto, a pesar de la purga exitosa que emprendió contra varios representantes de eso que llaman “chavismo originario”.

Como tampoco ha podido purgar toda la disidencia en la Fuerza Armada. Porque no es muy normal que el generalato le jure lealtad a un presidente una docena de veces, dando a entender que la cuestión de fondo es un tema de confianza y de temor por lo que ocurre a lo interno de los cuadros medios y bajos del estamento militar.

Y ahí va la oposición. Una docena de veces derrotada y también una docena de veces reoxigenada. Cuando ya pocos apostaban un céntimo por la dirigencia opositora, una combinación de factores internos y externos provocaron un aparente despertar del combate político, pues los cabildos abiertos convocados por la Asamblea Nacional han comenzado a calentarle peligrosamente la calle a Nicolás Maduro, un tirano que ya demostró que tiene suficientes bríos para aniquilar las protestas sin importar el número de bajas. ¿Desde cuándo la oposición no convoca multitudes? Desde el 2017, cuando apostaron a la tesis del “todo o nada” y quedó la nada. Perdieron la calle y perdieron la brújula. El peor error fue apostar a los discursos viscerales de tarima encendidos. Ahí quedó más de un centenar de muertos y no pasó nada.

Claro. Ahora el contexto es otro. No estamos hablando del mismo Nicolás Maduro de 2017, ni en lo económico, ni en lo político ni en el plano internacional. Y allí es cuando la oposición que parece reoxigenada, ya no puede jugar a la tesis del “todo o nada”, porque carece de poder de fuego para enfrentar a la dictadura.

Ha llegado la hora, entonces, de la toma de decisiones. En Primero Justicia, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular, entre otras organizaciones que conforman el bloque mayoritario de la oposición en la Asamblea Nacional, parecen tener claro hacia dónde debe dirigirse la retoma del conflicto con el Gobierno, que en términos de calle, empezó a calentarse con los cabildos abiertos: con orden y sensatez, desechando las medidas inejecutables que terminan en profundas decepciones que conducen a la escisión y a la derrota.

El Cooperante.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*