¡QUÉ HABLÉ EL JEFE DEL CARTEL! Brasileños pagaban sobornos a militares de Venezuela para trasladar droga de las FARC

DolarToday / Jun 6, 2015 @ 4:00 pm

¡QUÉ HABLÉ EL JEFE DEL CARTEL! Brasileños pagaban sobornos a militares de Venezuela para trasladar droga de las FARC

Una operación de la Policía Federal de Brasil practicó la captura de aviones propiedad de empresarios de Sao Paulo y Mato Grosso que eran utilizados para el transporte de la droga colombiana; Militares venezolanos fueron sobornados para aprobar el acceso al código del espacio aéreo y evitar la masacre. Las aeronaves fueron luego quemadas

Por Marcelo Godoy y Fausto Macedo / RunRunes

Una organización criminal encabezada por empresarios brasileños fue la responsable del transporte de cocaína de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde Venezuela a Honduras, donde toneladas de droga fueron entregados a los carteles mexicanos de Sinaloa y Los Zetas. El grupo compraba códigos de identificación de control aéreo venezolanos para así evitar el derribo del avión. Cada vuelo costaba a la organización criminal hasta 400.000 dólares en sobornos a los militares venezolanos.

el Buró de Represión de Estupefacientes del superintendente estatal de la Policía Federal (PF) emitió el martes 13 órdenes de registro e incautación en los estados brasileños de São Paulo, Minas Gerais y Mato Grosso. Propiedades —bienes raíces y empresas— además de cuentas bancarias fueron incautadas por un Tribunal Federal.

La investigación, que comenzó en 2012, ya había dado lugar a la incautación en 2013 de un helicóptero con 445 kilos de cocaína en el estado de Espíritu Santo. La aeronave pertenecía a la empresa Limeira Participações, propiedad del senador Zeze Perrella (PDT-MG). La tercera búsqueda terminó la primera fase de la Operación Doña Bárbara, de la Policía Federal.

De acuerdo con el informe enviado por Rodrigo Levin, Jefe de Justicia, la investigación inició con la vigilancia de dos empresarios brasileños —Manoel Meleiro Gonsalez Ronald Roland. Estas personas estarían comprando aviones y preparando los envíos de cocaína —la ruta desde Venezuela hasta Honduras era sólo una sospecha. Los agentes comenzaron a vigilar los objetivos y sus aviones.

La investigación muestra las negociaciones entre los traficantes y militares de Venezuela descritas en los mensajes de móvil desde Brasil para el tráfico desde Colombia, Venezuela y Honduras. El grupo usaba sólo teléfonos BlackBerry, en la creencia de que sus mensajes no podían ser interceptados por la policía.

En uno de ellos, por ejemplo, un hombre acusado por la Policía Federal de ser el líder de la organización —el agricultor brasileño Paulo Flores— escribió a las 7:57 am del 5 de septiembre de 2013 al hondureño José Cristian Espinosa Erazo, diciendo que los aviones estaban esperando “el permiso de teles” (códigos) para entrar en el espacio aéreo venezolano.

Pago de sobornos

Hay varios mensajes que mencionan los montos de sobornos de hasta $ 400,000 para los militares venezolanos. Los aviones despegaban de ciudades en el interior del estado de Sao Paulo (MT), Sao Félix do Araguaia (TO) y Bacabal (MA). Antes de despegar, los pilotos recibían los códigos transpondedores —un número que hace que los aviones emitan una señal para que el vuelo sea identificado en los radares— de Venezuela.

La Policía Federal afirma que, al hacerse de los códigos, la Fuerza Aérea de Venezuela sabía que el avión había pagado sobornos y por tanto no los derribaba, incluso cuando la policía de ese país había sido informada por la Policía Federal brasileña acerca del vuelo ilegal. Las aeronaves aterrizaban en una aldea en el estado de Zulia, cerca de la base militar de Maracaibo. En al menos una ocasión, los traficantes intercambiaron mensajes diciendo que habían pagado sobornos adicionales de 100.000 dólares para guardar la aeronave en un hangar del Ejército venezolano.

Los traficantes citan a un “coronel” y un “general” como contactos para los pagos. Además, los aviones fueron cargados con droga traída por las FARC, desde Colombia. El venezolano Euder Jaramillo Perdomo era el encargado de cuidar la logística de los envíos. Con otro código de transpondedor, el avión partía con destino a Honduras. Allí, el soborno para la policía era de $ 200.000 por vuelo. La droga era luego entregada a los mexicanos —desde 700 kilogramos hasta 2,5 toneladas de cocaína.

Muchas aeronaves fueron abandonadas por los pilotos en Honduras —algunas fueron quemadas para no dejar evidencias. Los pilotos usaban pasaportes falsos de Honduras y Guatemala para regresar a Brasil a través de la frontera con Paraguay.

Inocentes

Estadao buscó las embajadas de Venezuela y Honduras, pero no obtuvo respuesta. Paulo Flores es uno de los tres acusados ​​del grupo que fue detenido durante la investigación con 2,3 millones de reales en efectivo. Flores, quien es propietario de siete empresas aéreas, afirma que es inocente. Ronald y Roland Manuel Gonsalez respondieron en la libertad y se llaman a sí mismos inocente.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*